Los signos de declive surgen hasta 10 años antes | 07 AGO 21

Pérdida de la condición física y riesgo de muerte

Función física cada vez más deficiente a partir de los 65 años relacionada con un mayor riesgo de muerte

La función física (motora) deficiente a partir de los 65 años se asocia con un mayor riesgo de muerte, según una investigación publicada en The BMJ.

Los signos de un deterioro creciente, como la dificultad para levantarse de una silla o vestirse, surgen hasta 10 años antes de la muerte, muestran los hallazgos.

Por lo tanto, los investigadores sugieren que la detección temprana de cambios en la función motora "podría ofrecer oportunidades para la prevención y las intervenciones específicas".

Es bien sabido que la función motora, también conocida comúnmente como función física o capacidad física, disminuye con la edad, pero las tasas de disminución difieren ampliamente de una persona a otra. Y aunque los estudios muestran que el deterioro de las habilidades cognitivas (mentales) puede surgir hasta 15 años antes de la muerte, no está claro si lo mismo ocurre con las habilidades físicas.

Para explorar esto más a fondo, los investigadores examinaron varias medidas de la función motora para sus asociaciones con la mortalidad durante un período de 10 años desde alrededor de los 65 años.

Sus hallazgos se basan en más de 6.000 participantes del estudio Whitehall II, que reclutó a participantes de 35 a 55 años en 1985-88 para analizar el impacto de los factores sociales, conductuales y biológicos en la salud a largo plazo.

Entre 2007 y 2016, los participantes se sometieron a evaluaciones de la función motora hasta en tres ocasiones. Estos incluyeron medidas de velocidad al caminar, tiempo de levantamiento de la silla y fuerza de agarre, junto con medidas autoinformadas de funcionamiento y dificultades con las actividades de la vida diaria, como vestirse, usar el baño, cocinar y hacer las compras.

Luego se registraron las muertes por cualquier causa hasta octubre de 2019.

Después de tener en cuenta otros factores potencialmente influyentes, los investigadores encontraron que una función motora deficiente se asoció con un mayor riesgo de mortalidad del 22% para la velocidad al caminar, el 15% para la fuerza de agarre y el 14% para las elevaciones cronometradas de la silla, mientras que las dificultades con las actividades de la vida diaria se asociaron con un 30% más de riesgo.

Estas asociaciones se hicieron progresivamente más fuertes con las evaluaciones de la vida posterior.

Un análisis más detallado mostró diferentes patrones de cambio entre los participantes que murieron y los que sobrevivieron.

Por ejemplo, los participantes que murieron tuvieron peores tiempos de subida de la silla que los supervivientes hasta 10 años antes de la muerte, peor funcionamiento autoinformado hasta siete años antes de la muerte y más dificultades con las actividades de la vida diaria hasta cuatro años antes de la muerte.

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

CONTENIDOS RELACIONADOS
AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2022