¿Están los italianos preparados para un nuevo virus? | 09 SEP 20

Percepciones de riesgo para la salud en la era del nuevo coronavirus

Un estudio transversal sobre la susceptibilidad personal percibida y comparativa a las enfermedades infecciosas
Autor/a: E.Commodaria, V. L. La Rosaa, M.A.Coniglio Fuente: Public Health Volume 187, October 2020, Pages 8-14 https://doi.org/10.1016/j.puhe.2020.07.036 Health risk perceptions in the era of the new coronavirus: are the Italian people ready for a novel virus?

Aspectos destacados

• La pandemia de COVID-19 hace que la susceptibilidad percibida sea una preocupación importante.

• El sexo, la edad y el estado civil influyeron en la susceptibilidad personal percibida.

• La empatía, la autoeficacia y la imaginación influyeron en la susceptibilidad percibida.

Introducción

La percepción del riesgo relacionado con la salud es un juicio subjetivo que las personas hacen sobre los peligros que afectan su bienestar personal. Tales juicios dictan acciones de precaución e influyen en la probabilidad de cumplir con las recomendaciones relacionadas con la salud.

Un componente principal de la percepción de riesgo es el concepto de 'susceptibilidad', que se refiere a cómo los individuos califican su probabilidad de contraer una enfermedad específica. La susceptibilidad percibida, también llamada vulnerabilidad percibida, incluye dos dimensiones:

  1. La susceptibilidad personal percibida, que es la probabilidad de que uno sea perjudicado por un peligro.

     
  2. La susceptibilidad percibida comparativa, que es la probabilidad percibida de que uno sea más susceptible a un peligro dado en comparación con otras personas de la misma edad y sexo.

La adopción exitosa de comportamientos preventivos para controlar la propagación de enfermedades depende en gran medida de la susceptibilidad percibida.

Si bien las personas suelen ser conscientes de la importancia de adoptar conductas adecuadas para asegurar una buena salud para ellas mismas y para los demás, varias variables subjetivas, como la autoeficacia, la personalidad y las variables sociodemográficas, influyen en la percepción y adopción efectiva de medidas preventivas.

La contribución de las variables subjetivas en la determinación de la percepción del riesgo es de extrema importancia a la hora de planificar campañas preventivas o en situaciones que requieran la adhesión a modelos de comportamiento específicos.

La 'autoeficacia' se refiere a la confianza que las personas tienen en su capacidad personal para adoptar medidas conductuales preventivas. Está influenciada por la cultura y afecta la práctica clínica y el cambio conductual, contribuyendo a predecir las prácticas en los comportamientos de salud.

Rasgos de la "personalidad" se refieren a los elementos que subyacen a nuestras diferencias cognitivas, emocionales y de comportamiento individuales. Los rasgos de personalidad pueden ayudar a predecir las respuestas individuales a las enfermedades, los comportamientos de salud, los riesgos de mortalidad y la vulnerabilidad percibida a las enfermedades en comparación con o en asociación con varios factores sociodemográficos. variables, como la edad y el sexo.

Además, se relacionan prospectivamente con el estado de salud en la edad adulta e influyen en la adopción de conductas preventivas. Al respecto, Gaygisiz et al. encontró que los rasgos de personalidad influyeron mucho en las respuestas conductuales a la gripe durante la pandemia de 2009.

A la luz de estas consideraciones y de la emergencia sanitaria y social actual que representa la creciente propagación del nuevo coronavirus, el presente estudio, realizado en los últimos meses de 2019, tuvo como objetivo investigar la susceptibilidad percibida a un nuevo virus hipotético no definido.

El objetivo principal fue evaluar el impacto de las variables psicológicas y sociodemográficas sobre la susceptibilidad personal y comparativa percibida a las enfermedades causadas por un virus nuevo y desconocido.

Estos hallazgos son particularmente relevantes en este período de emergencia relacionado con el nuevo coronavirus, ya que aumentan la información disponible sobre cómo las personas perciben su susceptibilidad a las enfermedades infecciosas y ayudan en la organización de campañas preventivas efectivas.


Resumen
Objetivos

Este estudio tiene como objetivo evaluar el impacto de las variables psicológicas y sociodemográficas sobre la susceptibilidad personal y comparativa percibida a las enfermedades causadas por un virus nuevo y desconocido.

Diseño del estudio

Estudio transversal.

Métodos

Un total de 438 adultos (200 hombres y 238 mujeres) fueron entrevistados en las salas de espera de tres consultorios externos de medicina de atención primaria. Los participantes completaron tres cuestionarios validados: el cuestionario de ajuste italiano de la percepción del riesgo de enfermedades infecciosas, la escala de autoeficacia general (GSE) y la versión italiana del inventario de personalidad (ITAPI).

Resultados

Solo el 5% de los encuestados cree que es probable que contraiga una enfermedad causada por un virus nuevo en los meses siguientes, aunque el 5,9% considera esta probabilidad más alta que la de otras personas de la misma edad y sexo.

El sexo (P <.04), la edad (P = .002) y el estado civil (P = .002) afectaron significativamente el riesgo percibido de contraer una enfermedad causada por un virus nuevo.

La autoeficacia (p <0,001), la imaginación (p <0,001) y la empatía (p <0,001) fueron predictores significativos de la susceptibilidad personal percibida.

La autoeficacia (P = .04) y la imaginación (P = .04) fueron predictivas de la susceptibilidad comparativa percibida.


Discusión

Los resultados del presente estudio mostraron el impacto de las variables sociodemográficas y psicológicas sobre la susceptibilidad percibida. Curiosamente, la influencia de los factores subjetivos en la percepción del riesgo para la salud es relevante, incluso si el riesgo percibido se refiere a una patología no específica, como una enfermedad hipotética relacionada con un virus desconocido.

Desde una perspectiva de salud pública, estos datos son particularmente interesantes porque cuando surge un nuevo virus con potencial pandémico, como el SARS-CoV-2 responsable del brote real de COVID-19, las 'estrategias comunitarias de mitigación' pueden ayudar a retrasar la transmisión del virus en comunidades.

La estrategia comunitaria de mitigación es un conjunto de acciones no farmacéuticas enfocadas principalmente en implementar acciones para proteger a las personas con mayor riesgo de enfermedades graves. Estas acciones involucran a individuos, comunidades, empresas y organizaciones de atención médica para ayudar a retrasar la propagación de la infección por el virus, especialmente antes de que una vacuna o un medicamento estén disponibles.

En el caso del SARS-CoV-2, las personas más vulnerables son los ancianos y las personas de cualquier edad con afecciones médicas subyacentes que pueden aumentar el riesgo de enfermedad grave por COVID-19.

De acuerdo con las recomendaciones de CDC / COVID-1939, las acciones apropiadas se basan en lo siguiente:

(i) Enfatizar la responsabilidad individual para implementar las acciones recomendadas a nivel personal.

(ii) Empoderar a las organizaciones comunitarias (por ejemplo, escuelas, empresas, etc.) para implementar las acciones recomendadas para proteger a las poblaciones más vulnerables a enfermedades graves.

(iii) Centrarse en entornos que brindan servicios críticos a personas con mayor riesgo de enfermedad grave.

Nuestro estudio muestra claramente que las personas entrevistadas se consideraban a sí mismas en menor riesgo de contraer un virus conocido que uno nuevo, a pesar de que algunas de estas enfermedades infecciosas comunes, como la gripe, son conocidas en toda la población.

Estos datos son en este momento particularmente útiles para planificar e implementar actividades de control de salud pública contra el brote de COVID-19, ya que las personas deben seguir estrictamente las estrategias de prevención recomendadas, como evitar la exposición siguiendo los procedimientos de higiene recomendados (por ejemplo, lavado de manos, boca y nariz). cubrirse al toser y estornudar, limpieza diaria y desinfección de superficies tocadas, etc.), aislamiento de personas infectadas con SARS-CoV-2 y distanciamiento social.

Los encuestados mayores de nuestra muestra se percibieron a sí mismos en mayor riesgo de contraer una enfermedad relacionada con un virus nuevo en comparación con los encuestados más jóvenes.

Estos datos son particularmente importantes por dos razones principales, al menos.

  1. En primer lugar porque, como ya se ha subrayado, las personas mayores corren un mayor riesgo de sufrir un COVID-19 grave. Por lo tanto, una percepción de alto riesgo podría significar que las personas mayores tienen más probabilidades de adoptar comportamientos protectores.
     
  2. Por otro lado, los niños tienen menos probabilidades de infectarse o sus síntomas son tan leves que su infección podría escapar a la detección, lo que tiene importantes implicaciones epidemiológicas. Por esta razón, la implementación de estrategias de comportamiento adecuadas para los jóvenes es necesaria para proteger a los niños y mayores.

Las estrategias de autocontrol para intervenciones conductuales podrían ayudar a los jóvenes a aprender las habilidades necesarias para practicar e implementar cambios conductuales, adoptar medidas de prevención o eventualmente corregir errores.

En particular, los jóvenes pueden requerir personas de apoyo externo (por ejemplo, padres, maestros o analistas de conducta) para conocer las medidas de prevención establecidas para reducir la transmisión de COVID-19 u otras enfermedades transmisibles en la población mediante la correcta aplicación de medidas de protección personal.

Estas medidas se refieren a la higiene de las manos y las vías respiratorias, la etiqueta para la tos y el uso de máscaras faciales en la comunidad, según lo recomendado por el ECDC.41 Los apoyos externos deben proporcionar un modelo de habilidades para que los jóvenes observen, animarlos a practicar y corregir errores.

Obviamente, los adultos modelarán los comportamientos apropiados ellos mismos en los mismos contextos donde se espera que los jóvenes exhiban esas habilidades (escuelas, centros comerciales, parques públicos, etc.).

A medida que los jóvenes aprenden cómo realizar habilidades y cuándo y dónde realizarlas, deben aprender a autocontrolar su propio comportamiento en contextos apropiados.

Conclusiones

En conclusión, nuestro estudio muestra cómo los factores subjetivos afectan significativamente la percepción del riesgo para la salud, incluso en el caso de una patología inespecífica, como una hipotética enfermedad relacionada con un virus desconocido.

En este sentido, nuestros resultados sugieren tener en cuenta el papel de las variables psicológicas, especialmente la empatía, la autoeficacia y la imaginación, en la promoción de intervenciones psicoeducativas efectivas dirigidas a empoderar a la población en la adopción de las medidas de prevención y contención necesarias.

A la luz del actual brote de COVID-19 en todo el mundo, es importante adoptar programas específicos para potenciar las características de la personalidad que juegan un papel importante en la adopción de conductas saludables y preventivas para limitar la propagación del virus y evitar consecuencias desastrosas tanto a la salud como a la salud. nivel económico.

 

 

Comentarios

Usted debe ingresar al sitio con su cuenta de usuario IntraMed para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión. Si ya tiene una cuenta IntraMed o desea registrase, ingrese aquí

AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2020