Estudio en Wuhan, China | 16 JUN 20

Uso de equipos de protección personal COVID19 en sanitarios

Los sistemas de atención médica deben dar prioridad a la adquisición y distribución de equipos de protección personal y proporcionar capacitación adecuada a los profesionales de la salud en su uso.
41
11
Autor/a: Min Liu, Shou-Zhen Cheng, Ke-Wei Xu, Yang Yang, Qing-Tang Zhu, et al. Fuente: BMJ 2020; 369 doi: https://doi.org/10.1136/bmj.m2195  Use of personal protective equipment against coronavirus disease 2019 by healthcare professionals in Wuhan, China: cross sectional study

Introducción

La pandemia de la enfermedad por coronavirus 2019 (covid-19) ahora se ha extendido a más de 200 países.1 En la fase inicial del brote en Wuhan, China, el sistema de salud se vio abrumado a medida que aumentó el número de pacientes con enfermedad grave y muchos profesionales de la salud se infectaron.2 Problemas similares ocurrieron en Europa y los Estados Unidos.345

Durante una epidemia, la infección de los profesionales de la salud tiene un gran impacto negativo en la capacidad de tratar a los pacientes, en la moral de los profesionales y en la confianza del público. Por lo tanto, la protección adecuada de los profesionales de la salud es de suma importancia en la respuesta a covid-19 en cualquier sistema de salud.

Durante la fase inicial del brote no estaba claro qué equipo de protección personal proporcionaría protección suficiente a los profesionales de la salud cuando atienden a pacientes con covid-19. Un ensayo clínico demostró que los respiradores N95 son superiores a las máscaras médicas para prevenir la infección del virus respiratorio en los trabajadores de la salud.6

Un metaanálisis informó que la higiene regular de las manos proporcionaba un efecto protector significativo y el uso de mascarillas se asociaba con un efecto protector no significativo contra infección por influenza durante la pandemia de 2009.7 Se desconocía si estos hallazgos se aplicarían a la infección por coronavirus 2 del síndrome respiratorio agudo severo (SARS-CoV-2).

Cuando la epidemia en Wuhan se aceleró a fines de enero de 2020, los profesionales de la salud de otras provincias y ciudades municipales se desplegaron en Wuhan.8 Estos profesionales de la salud trabajaron en primera línea y tuvieron contacto directo con pacientes con covid-19 durante 6-8 semanas. La mayoría estuvo expuesta a pacientes con enfermedad grave en unidades de cuidados intensivos donde realizaron procedimientos de generación de aerosol, y el riesgo de infección fue probablemente alto.

Estos equipos de socorro estaban equipados con equipos de protección personal relativamente abundantes y apropiados, por lo que este estudio examinó si dicha disposición protege a los profesionales de la salud de la infección por SARS-CoV-2.

Objetivo

Examinar los efectos protectores del equipo de protección personal adecuado para los profesionales de atención médica de primera línea que brindaron atención a pacientes con enfermedad por coronavirus 2019 (covid-19).

Diseño estudio transversal.

Establecimiento cuatro hospitales en Wuhan, China.

Participantes

420 profesionales de la salud (116 médicos y 304 enfermeras) que fueron enviados a Wuhan por dos hospitales afiliados de la Universidad Sun Yat-sen y el Hospital Nanfang de la Universidad Médica del Sur durante 6-8 semanas del 24 de enero al 7 de abril de 2020.

Estos participantes del estudio fueron provistos de equipo de protección personal adecuado para brindar atención médica a pacientes ingresados ??en el hospital con covid-19 y que participaron en procedimientos de generación de aerosoles.

77 profesionales de la salud sin antecedentes de exposición a covid-19 y 80 pacientes que se habían recuperado de covid-19 fueron reclutados para verificar la precisión de las pruebas de anticuerpos.

El resultado principal midió los síntomas relacionados con Covid-19 (fiebre, tos y disnea) y evidencia de infección grave por síndrome coronavirus 2 del síndrome respiratorio agudo (SARS-CoV-2), definida como una prueba positiva para ácidos nucleicos específicos de virus en hisopos nasofaríngeos, o un prueba positiva para anticuerpos IgM o IgG en las muestras de suero.

Resultados

La edad promedio de los participantes del estudio fue de 35.8 años y el 68.1% (286/420) eran mujeres. Estos participantes del estudio trabajaron turnos de 4 a 6 horas durante un promedio de 5.4 días a la semana; trabajaron un promedio de 16.2 horas cada semana en unidades de cuidados intensivos.

Los 420 participantes del estudio tuvieron contacto directo con pacientes con covid-19 y realizaron al menos un procedimiento de generación de aerosol. Durante el período de despliegue en Wuhan, ninguno de los participantes del estudio informó síntomas relacionados con covid-19.

Cuando los participantes regresaron a casa, todos dieron negativo para ácidos nucleicos específicos de SARS-CoV-2 y anticuerpos IgM o IgG (intervalo de confianza del 95%: 0.0 a 0.7%).


Respuesta serológica al síndrome respiratorio agudo severo coronavirus 2 (SARS-CoV-2). Las concentraciones de anticuerpos IgM e IgG específicos de SARS-CoV-2 en muestras de suero de profesionales de la salud que habían estado expuestos a la enfermedad por coronavirus 2019 (covid-19) en Wuhan se cuantificaron mediante inmunoensayo de quimioluminiscencia (n = 420). Se utilizaron muestras de suero de profesionales de la salud sin exposición a covid-19 como controles negativos (n = 77). Las muestras de suero de pacientes que se habían recuperado de covid-19 se usaron como controles positivos (n = 80). Los datos se expresan como media ± desviación estándar. Referencia especificada por el fabricante (<10 AU / mL).


Discusión

El estudio investigó si el equipo de protección personal adecuado puede proteger a los profesionales de atención médica de primera línea que están expuestos a la infección por SARS-CoV-2. A pesar del alto riesgo de exposición, no se encontró evidencia de infección en ninguno de los 420 participantes, como lo demuestran los resultados negativos de las pruebas de ácidos nucleicos y anticuerpos IgM o IgG específicos.

Un gran número de profesionales de la salud en todo el mundo han sido infectados con SARS-CoV-2.12. En un informe inicial emitido por la Misión Conjunta OMS-China, 3387 profesionales médicos en 476 hospitales habían sido infectados con SARS-CoV-2.13 Otro estudio de un solo centro Wuhan informó que de 138 pacientes en el hospital con covid-19, el 29% eran trabajadores de la salud.14 La mayoría de los profesionales de la salud afectados se infectaron en la fase temprana del brote y la razón principal fue probablemente la falta de equipo de protección personal adecuado.15

Durante el brote del síndrome respiratorio agudo severo en 2003, las máscaras, las batas y el lavado de manos fueron efectivos para reducir el riesgo de infección, mientras que los profesionales de la salud con menos equipo de protección personal tuvieron una mayor incidencia de infección.16

Un estudio reciente propuso que el equipo de protección personal apropiado para SARS-CoV-2 consta de máscaras protectoras, gorras redondas, guantes, ropa protectora, cubrebotas y gafas o una careta. Al usar esta protección, el riesgo de infección entre los profesionales de la salud locales se redujo considerablemente, aunque no se eliminó por completo.17

Durante la fase temprana del brote, se sabía poco sobre el SARS-CoV-2. Los informes sugirieron que el virus se transmitió principalmente entre las personas a través de gotitas respiratorias y vías de contacto, y que la transmisión en el aire podría ocurrir en circunstancias específicas cuando se realizan procedimientos que generan aerosoles.18

En nuestro estudio, todos los participantes fueron responsables de la atención de los pacientes en el hospital con covid-19 grave, que incluyó la realización de procedimientos de generación de aerosoles de forma rutinaria. Por lo tanto, implementamos un protocolo más estricto para nuestros participantes como precaución necesaria, que incluía usar respiradores N95 y máscaras quirúrgicas al mismo tiempo. Además, los participantes estaban bien entrenados en higiene de las manos, ponerse y quitarse el equipo de protección personal y realizar procedimientos de generación de aerosoles. Fuera del trabajo, los participantes se hospedaron en hoteles designados, siguieron reglas estrictas, incluido el distanciamiento social, y usaron máscaras en las áreas públicas.

Nuestros resultados indican que el equipo de protección personal adecuado, además de cumplir con las recomendaciones estándar, había protegido eficazmente a nuestros participantes de la infección por SARS-CoV-2 en entornos clínicos con un alto riesgo de exposición.

La prueba de ácido nucleico del SARS-CoV-2 mediante el uso de la reacción en cadena de la polimerasa de la transcriptasa inversa se está utilizando a nivel mundial para diagnosticar covid-19. Sin embargo, los informes sugieren que la tasa de falsos negativos de las pruebas de ácido nucleico podría ser tan alta como 21.4%.1920 Se han aislado anticuerpos contra SARS-CoV-2 de pacientes con covid-19, algunos de los cuales han demostrado una fuerte potencia neutralizante.

De los 420 participantes en nuestro estudio, ninguna de las muestras de suero dio positivo para anticuerpos IgM o IgG contra el SARS-CoV-2.

Los profesionales sanitarios de control sin antecedentes de exposición también resultaron negativos, pero los pacientes que se habían recuperado de covid-19 dieron positivo. Aunque se han informado pruebas de falsos negativos para muestras de hisopos de garganta en varias etapas de la enfermedad,22 un estudio previo mostró anticuerpos detectables en el 100% de los pacientes con covid-19 desde el día 15 después del inicio.23

Debido a que las pruebas serológicas se realizaron dos semanas después de nuestro los participantes habían regresado de Wuhan, los falsos negativos eran poco probables. Nuestros hallazgos también sugieren que estos profesionales de la salud no adquirieron inmunidad protectora y continuaron siendo susceptibles al nuevo coronavirus.

Conclusión

Antes de que una vacuna segura y efectiva esté disponible, los profesionales de la salud siguen siendo susceptibles a covid-19. A pesar de estar en alto riesgo de exposición, los profesionales de la salud que estaban protegidos adecuadamente no contrajeron infección ni desarrollaron inmunidad protectora contra el SARS-COV-2.

Los sistemas de atención médica deben dar prioridad a la adquisición y distribución de equipos de protección personal y proporcionar capacitación adecuada a los profesionales de la salud en su uso.

Qué es lo que ya se sabe sobre este tema

  • La infección por coronavirus 2 del síndrome respiratorio agudo severo (SARS-CoV-2) entre los profesionales de la salud fue muy común en Wuhan y en otros países en la fase temprana del brote.
     
  • Se cree que el equipo de protección personal inapropiado es un factor importante en la prevalencia de infección por SARS-CoV-2 entre los profesionales de la salud.
     
  • Se desconoce la epidemiología y la respuesta serológica de los profesionales de la salud con alta exposición al SARS-CoV-2.

Lo que agrega este artículo

  • El equipo de protección personal adecuado brinda a los profesionales de la salud un alto nivel de protección contra la enfermedad por coronavirus 2019 (covid-19).
     
  • A pesar del alto riesgo de exposición, no se detectaron signos de infección o respuesta serológica en ninguno de los participantes del estudio que fueron enviados a Wuhan para atender a pacientes con covid-19.
 

Comentarios

Usted debe ingresar al sitio con su cuenta de usuario IntraMed para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión. Si ya tiene una cuenta IntraMed o desea registrase, ingrese aquí

Contenidos relacionados
Los editores le recomiendan continuar con las siguientes lecturas: