Lo que los psiquiatras deben saber | 14 ABR 20

Pacientes con enfermedades mentales graves en la era de COVID-19

Los psiquiatras que atienden a personas con enfermedades mentales graves necesitan información sobre vulnerabilidades y requisitos de tratamiento de esta población durante la pandemia de COVID-19
Autor/a: J. Geller y M. Abi Zeid Daou Fuente: Psychiatric News Patients With EMG in the Age of COVID-19: What Psychiatrists Need to Know

Introducción

El tsunami de información sobre COVID-19 nos ha abrumado a todos. Los avisos y directivas, en su mayor parte, se han dirigido a la población en su conjunto. Las personas con discapacidad se han desplazado a un lado y pocos atienden los problemas que enfrentan en esta pandemia.

En este artículo se analizan las personas con enfermedades mentales graves (EMG) y se examinan los problemas de COVID-19 que afectan tanto a pacientes hospitalizados como a pacientes ambulatorios, observando síntomas, comorbilidades y medicamentos.

Además, los autores examinan cómo el COVID-19 afecta los prejuicios contra las personas con EMG y cómo algunos pacientes muestran una mejoría clínica como resultado de la pandemia.

El objetivo es aumentar la conciencia y facilitar el tratamiento de las personas con EMG durante esta pandemia, en cada hospital y entorno ambulatorio.


Síntomas

La respuesta mundial a COVID-19 debe entenderse en el contexto de los síntomas de los pacientes, ya que los síntomas pueden alterar significativamente la respuesta de la población general.

Paranoia. Las formas de comunicación a distancia pueden aumentar la paranoia de los pacientes, ya que se les exige que se comuniquen a través de herramientas electrónicas, por ejemplo, ver a su psiquiatra en una pantalla. El miedo experimentado por el personal lo sienten los pacientes cuyo pensamiento paranoico se puede magnificar.

Delirios. Algunos pacientes han incorporado COVID-19 a sus arraigadas creencias, como que los Illuminati tienen el control de la pandemia mundial o que la población mundial merece ser castigada. Otro ejemplo podría ser un paciente que cree que es médico y que da consejos médicos erróneos sobre COVID-19 a otros pacientes de la unidad.

Alucinaciones. Las personas con EMG pueden atribuir la información que reciben a sus "voces" o escuchar el ruido de los virus. Lo más importante es la necesidad de que el psiquiatra sea sensible al hecho de que las alucinaciones auditivas pueden interferir con la capacidad de comunicarse por teléfono. El paciente mezcla todas las voces, incluidas las del psiquiatra. La pérdida de señales visuales puede comprometer seriamente la comunicación entre el médico y el paciente que previamente era efectiva.

Déficit cognitivo. Las personas con déficit cognitivo pueden no entender de qué se trata todo esto, lo que lleva a su incapacidad para comprender la gravedad de la situación. Es posible que no recuerden lo que les han enseñado sobre el virus y pueden requerir recordatorios varias veces al día para que adopten nuevos hábitos, como lavarse las manos con más frecuencia y practicar el distanciamiento social. Las personas con déficit cognitivos pueden ser incontinentes, lo que lleva a los cuidadores a tener contacto físico con el individuo varias veces al día, lo que empeora si los pacientes presentan agitación o agresividad. ¿Cómo hace el personal para detener y contener a alguien y mantener a su vez la distancia social?

Desorganización. Al igual que aquellos con déficits cognitivos, los pacientes desorganizados pueden tener dificultades para seguir los procedimientos sobre higiene de manos y distanciamiento social. También pueden estar confundidos acerca de su estadía en el hospital o por qué no pueden recibir visitas.

Ansiedad. Los pacientes con síntomas de trauma previos o trastorno de estrés postraumático (TEPT), especialmente TEPT complejo, pueden ser provocados por temores sobre COVID-19: "El hospital ya no es un lugar seguro"; "Mi terapeuta ni siquiera puede reunirse conmigo en persona". Los síntomas de COVID-19, especialmente la disnea, pueden agravar la ansiedad y los ataques de pánico que experimentan los pacientes. Esto puede conducir a dificultades para respirar, confundiendo dos orígenes para una oxigenación deficiente. La ansiedad puede llevar a ignorar los primeros síntomas del virus o a confabular los síntomas.


Incidencia de EMG

Durante esta pandemia, es razonable esperar que surjan nuevos casos de EMG y que la fuerza laboral psiquiátrica actual deba abordarlos. Pero hay razones para creer que habrá casos adicionales que imiten o de hecho puedan convertirse en EMG.

En 1919, Karl Menninger informó que, como resultado de la epidemia de gripe española, las personas infectadas que vio en el Boston Psychopathic Hospital tenían síntomas psicóticos que parecían ser el resultado de su infección. Un tercio de estos pacientes fueron diagnosticados de esquizofrenia (demencia precoz). De los casos que se pudieron rastrear de uno a cinco años después, aparentemente dos tercios se habían recuperado. La exposición al coronavirus podría ser un factor de riesgo comórbido en personas diagnosticadas con EMG.

Lo que esto significará en el contexto de COVID-19 aún está por verse. Los departamentos de emergencias, las unidades psiquiátricas y los hospitales estatales podrían ver presentaciones psicóticas en personas con COVID-19 que necesitan tratamiento, reconociendo que estos síntomas con toda probabilidad no disminuirán cuando los síntomas de la infección se hayan disipado. Estas personas necesitarán un seguimiento a largo plazo de sus síntomas psicóticos.

No sorprende que la ansiedad esté en niveles altos durante la pandemia en los Estados Unidos. Uno esperaría que las personas presenten síntomas de estrés postraumático. En China, las mujeres han experimentado tasas más altas de volver a experimentar traumas, alteraciones negativas en la cognición o el estado de ánimo e hiperactivación. Muchas personas necesitarán tratamiento agudo para estos síntomas, y algunas progresarán a TEPT y requerirán tratamiento a largo plazo.

En los trabajadores de la salud expuestos a COVID-19 en China, la depresión mostró una tasa mayor que cualquier síntoma que no sea angustia, superando a la ansiedad y el insomnio. Al igual que con el estrés postraumático, algunos lograrán la resolución de esos síntomas a través de intervenciones breves, pero otros progresarán a un trastorno depresivo mayor y necesitarán un tratamiento a más largo plazo.

Además, más allá del miedo a la exposición o infección real por coronavirus que produce síntomas psiquiátricos, la cuarentena y aislamiento en sí induce síntomas psiquiátricos. La cuarentena no solo exacerbará los síntomas en las personas con EMG conocida, sino que también puede llevar al tratamiento a las personas con EMG, que previamente no fueron diagnosticadas y / o no fueron tratadas debido a la exacerbación de los síntomas.


Configuraciones

Además de las restricciones ya establecidas para todos los hospitales, los hospitales psiquiátricos tienen que promulgar restricciones adicionales que limiten el movimiento de pacientes dentro del edificio: en los hospitales con múltiples unidades, los pacientes están restringidos a su propia unidad. Los esfuerzos fuera de la unidad, como actividades grupales y comidas, se han trasladado a la unidad. Muchas de estas unidades, especialmente aquellas en instalaciones recién construidas, nunca fueron diseñadas para que los pacientes permanecieran en ellas durante todo el día.

El aumento de las restricciones y el hacinamiento conducen a un aumento de los ataques de comportamiento anómalo, lo que lleva a una mayor participación del personal y, por lo tanto, una mayor exposición de éste. La mala higiene en los hospitales, donde no hay ventanas abiertas y el aire se recicla a través de un sistema de ventilación, es un riesgo, o los pacientes y el personal lo perciben como un riesgo elevado de transmisión viral.

Los pacientes en hospitales psiquiátricos prestan, intercambian o roban posesiones. Estos objetos han estado en las manos y contra las caras de los pacientes. Los pacientes a menudo comparten alimentos a pesar de las reglas que lo prohíben. Si bien tal vez no sea la máxima prioridad, los hospitales psiquiátricos deben tener un equipo de protección personal (EPP) adecuado para sus trabajadores.

Dado que la comunidad de pacientes ambulatorios no puede dar cabida a los egresos como antes, la estadía en el hospital de los pacientes se prolonga. Los psiquiatras están haciendo análisis de riesgo-beneficio inexplorados: ¿el paciente y otras personas tienen más o menos riesgo si el paciente permanece en el hospital o si se le da de alta con un plan de alta subóptimo?

Comunidad. En algunos lugares, como en el área metropolitana de la ciudad de Nueva York, los psiquiatras están cambiando, en pacientes en los que se cree que pueden manejar el cambio, inyectables de acción prolongada a píldoras para que no necesiten salir de su residencia para recibir una inyección. Otra vez, se está en una nueva frontera del análisis de riesgo-beneficio. Si el resultado es un número sustancialmente mayor de descompensaciones psicóticas, lo que lleva a más visitas al servicio de urgencias, entonces se habrá fallado. Si solo un pequeño porcentaje de los que cambiaron necesita una intervención aguda y todos los demás se han quedado en casa, entonces se tendrá éxito.

Los entornos residenciales para personas con EMG están realizando intervenciones preventivas, como hacer que los residentes pasen muy poco tiempo en las áreas comunes de la casa, escalonando las comidas y evitando las visitas. Los residentes que visitan a su familia deben permanecer con la familia hasta que termine la crisis.

El uso indebido de sustancias es otro problema en la comunidad. La tasa de compartir agujas y cigarros puede aumentar a medida que los suministros son más escasos. Las personas con recursos limitados o aquellas en las que la farmacia se quedó sin sus medicamentos están tomando fármacos que nunca se les recetaron.

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2022