Reporte de un caso de madre infectada a recién nacido | 27 MAR 20

Posible transmisión vertical de SARS-CoV-2

Un recién nacido nacido de una madre con COVID-19 tenía niveles elevados de anticuerpos y resultados anormales de la prueba de citocinas 2 horas después del nacimiento
1
1
Autor/a: Lan Dong, MD; Jinhua Tian, MD; Songming He, MD; et al Fuente: JAMA. Published online March 26, 2020. doi:10.1001/jama.2020.4621  Possible Vertical Transmission of SARS-CoV-2 From an Infected Mother to Her Newborn

El coronavirus 2 del síndrome respiratorio agudo severo (SARS-CoV-2) es altamente infeccioso, con múltiples vías posibles de transmisión. Existe controversia sobre si el SARS-CoV-2 puede transmitirse en el útero de una madre infectada a su bebé antes del nacimiento. Una serie de 9 mujeres embarazadas no encontraron transmisión materno-infantil.

Reportamos un recién nacido con anticuerpos IgM elevados al SARS-CoV-2 nacido de una madre con enfermedad por coronavirus 2019 (COVID-19)

Métodos

Se evaluó a una madre con COVID-19 y su bebé nacido el 22 de febrero de 2020 en el Hospital Renmin, Wuhan, China. La junta de revisión institucional de la Universidad de Wuhan aprobó el estudio y se obtuvo el consentimiento informado por escrito.La información clínica se obtuvo de la entrevista de la madre y los registros clínicos.

Tanto la madre como el bebé se sometieron a tomografía computarizada (TC) de tórax; reacción en cadena de la transcriptasa inversa-polimerasa en tiempo real (RT-PCR) para el ácido nucleico del SARS-CoV-2 de los hisopos nasofaríngeos; y anticuerpos IgM e IgG, citoquinas y otras pruebas bioquímicas en sangre.

La madre también se sometió a pruebas de RT-PCR de secreciones vaginales en el parto.

La sensibilidad de la IgM para el SARS-CoV-2 alcanzó el 70,2% y la especificidad fue del 96,2%. La sensibilidad de la IgG para el SARS-CoV-2 alcanzó el 96,1% y la especificidad fue del 92,4% 3.

Resultados

El 28 de enero de 2020, una mujer primípara de 29 años (34 semanas 2 días de gestación) sospechosa de estar expuesta al SARS-CoV-2 desarrolló una temperatura de 37.9 ° C y congestión nasal, que progresó a dificultades respiratorias.

El 31 de enero, una TC de tórax mostró opacidades irregulares de vidrio esmerilado en la periferia de ambos pulmones. La RT-PCR en un hisopo nasofaríngeo fue positiva.

El 2 de febrero, el paciente ingresó en el Hospital Renmin y recibió terapias antivirales, antibióticas, corticosteroides y de oxígeno.

Los resultados de 4 pruebas repetidas de RT-PCR fueron positivas. El 21 de febrero, los niveles de anticuerpos IgG e IgM contra SARS-CoV-2 fueron 107.89 AU / mL y 279.72 AU / mL, respectivamente (IgM e IgG normales <10 AU / mL).

Los resultados de una prueba de RT-PCR de las secreciones vaginales de la paciente fueron negativos.

El 22 de febrero, mediante una cesárea dio a luz a una niña en una sala de aislamiento de presión negativa. La madre llevaba una máscara N95 y no sostenía al bebé.

Su peso al nacer fue de 3120 gr las puntuaciones de Apgar fueron de 9 a 1 minuto y de 10 a 5 minutos. El recién nacido no tenía síntomas y fue puesto en cuarentena inmediatamente en la unidad de cuidados intensivos neonatales.

A las 2 horas de edad, el nivel de IgG de SARS-CoV-2 fue de 140.32 UA / mL y el nivel de IgM fue de 45.83 AU / mL.

Las citoquinas estaban elevadas (IL-6, 28.26 pg / mL; IL-10, 153.60 pg / mL), así como un recuento de glóbulos blancos de 18.08 × 109 / L.

La TC de tórax fue normal.

El recién nacido fue transferido a un hospital infantil según el protocolo.

Los resultados de 5 pruebas de RT-PCR en torundas nasofaríngeas tomadas de 2 horas a 16 días de edad fueron negativas. Sus niveles de IgM (11.75 AU / mL) e IgG (69.94 AU / mL) todavía estaban elevados el 7 de marzo y fue dada de alta el 18 de marzo.

El 28 de febrero, la leche materna de la madre tuvo un resultado negativo en la prueba de RT-PCR.

El 29 de febrero, su nivel de IgG fue de 116.30 UA / mL y su nivel de IgM fue de 112.66 AU / mL.

Un examen de CT mostró una resolución moderada de las opacidades del vidrio esmerilado.

Discusión

Un recién nacido nacido de una madre con COVID-19 tenía niveles elevados de anticuerpos y resultados anormales de la prueba de citocinas 2 horas después del nacimiento.

El nivel elevado de anticuerpos IgM sugiere que el neonato se infectó en el útero.

Los anticuerpos IgM no se transfieren al feto a través de la placenta. El bebé podría haber estado expuesto durante 23 días desde el momento del diagnóstico de COVID-19 hasta el parto. Los resultados de laboratorio que muestran inflamación y daño hepático apoyan indirectamente la posibilidad de transmisión vertical.

Aunque no se puede descartar la infección durante el parto, los anticuerpos IgM generalmente no aparecen hasta 3 a 7 días después de la infección, y la IgM elevada en el neonato fue evidente en una muestra de sangre extraída 2 horas después del nacimiento.

Además, las secreciones vaginales de la madre fueron negativas para el SARS-CoV-2. Los resultados de la prueba de RT-PCR repetidamente negativos del bebé en los hisopos nasofaríngeos son difíciles de explicar, aunque estas pruebas no siempre son positivas con infección. Los anticuerpos IgG pueden transmitirse al feto a través de la placenta y aparecer más tarde que la IgM. Por lo tanto, el nivel elevado de IgG puede reflejar infección materna o infantil.

Las limitaciones de este informe incluyen el caso único y que no se realizaron pruebas de PCR de líquido amniótico o placenta. Se debe realizar un examen adicional de muestras maternas y neonatales para confirmar esta observación preliminar.

 

Comentarios

Usted debe ingresar al sitio con su cuenta de usuario IntraMed para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión. Si ya tiene una cuenta IntraMed o desea registrase, ingrese aquí