Dirigida a médicos y pacientes | 09 SEP 19

Nueva guía para Enfermedad de Parkinson (Canadá)

Incluye una nueva sección sobre cuidados paliativos, avances recientes en el tratamiento
3
7
Autor: David Grimes, Megan Fitzpatrick, Joyce Gordon, Janis Miyasaki, Edward A. Fon, Michael Schlossmacher, et al Fuente: CMAJ September 09, 2019 191 (36) E989-E1004; DOI: https://doi.org/10.1503/cmaj.181504  Canadian guideline for Parkinson disease
Una guía canadiense nueva e integral proporciona orientación práctica para médicos, profesionales de la salud, pacientes y familias sobre el manejo de la enfermedad de Parkinson, según las últimas pruebas. La guía se publica en CMAJ (Canadian Medical Association Journal), acompañada de una infografía y un podcast fáciles de consultar.

La enfermedad de Parkinson es una afección neurológica progresiva y debilitante que afecta la calidad de vida de los pacientes y sus cuidadores.

Desde la publicación de la primera guía canadiense en 2012, ha habido avances sustanciales en la literatura sobre la enfermedad de Parkinson. La nueva directriz, financiada por Parkinson Canadá, se basa en las últimas evidencias y avances en el diagnóstico, tratamiento y manejo de síntomas, y contiene una nueva sección sobre cuidados paliativos. Expertos de diversas disciplinas de salud de todo Canadá ayudaron a desarrollar la guía.

"Esperamos que esta guía ayude a los médicos y otros profesionales de la salud a mejorar la atención de las personas con enfermedad de Parkinson", dice el Dr. David Grimes, neurólogo del Hospital de Ottawa y el Instituto de Investigación del Cerebro y la Mente de la Universidad de Ottawa, Ottawa, Ontario.

La guía se divide en 5 secciones para facilitar su uso.

Comunicación

  • Se debe alentar a las personas con enfermedad de Parkinson a participar en las elecciones sobre su propia atención.
     
  • La comunicación debe ser tanto verbal como escrita.
     
  • Las discusiones deben buscar el equilibrio entre proporcionar información realista sobre el pronóstico y promover el optimismo.
     
  • Las familias y los cuidadores deben estar informados sobre la condición y los servicios de apoyo disponibles.

Diagnóstico y progresión

  • Sospeche la enfermedad de Parkinson en cualquier persona con temblor, rigidez, lentitud, problemas de equilibrio o trastornos de la marcha.
     
  • La tomografía computarizada o la resonancia magnética del cerebro no deben usarse de manera rutinaria para diagnosticar la enfermedad de Parkinson.
     
  • Ninguna terapia es efectiva para frenar o detener la degeneración cerebral en la enfermedad de Parkinson.

Tratamiento

  • Un régimen de ejercicio regular iniciado temprano ha demostrado ser beneficioso.
     
  • Los pacientes con posible diagnóstico de enfermedad de Parkinson pueden beneficiarse de una prueba de terapia de reemplazo de dopamina para ayudar con el diagnóstico.
     
  • La estimulación cerebral profunda y la infusión de gel ahora se usan habitualmente para controlar los síntomas motores.
     
  • Los terapeutas de rehabilitación con experiencia en la enfermedad de Parkinson pueden ayudar a los pacientes recién diagnosticados y a otros en todas las etapas.

Características no motoras

  • La toxina botulínica A ayuda a controlar el babeo.
     
  • El manejo de la depresión debe adaptarse al individuo y su terapia actual.
     
  • La demencia no debe excluir un diagnóstico de enfermedad de Parkinson, incluso si está presente temprano.
     
  • El trastorno del comportamiento del sueño por movimientos oculares rápidos puede ser anterior al diagnóstico de la enfermedad de Parkinson.

Cuidados paliativos

  • Las necesidades de cuidados paliativos de las personas con enfermedad de Parkinson deben considerarse en todas las fases de la enfermedad.
     
  • Si el paciente pregunta, se debe discutir la opción de asistencia médica para morir.
 

Además de su utilidad para los profesionales de la salud, la directriz puede ser utilizada por los encargados de formular políticas, organizaciones benéficas y financiadores, así como por personas con enfermedad de Parkinson y sus familias.

"Una limitación para implementar la directriz es la falta de acceso a proveedores de atención médica con experiencia en el cuidado de personas con enfermedad de Parkinson", dice el Dr. Grimes. "Además de los médicos especialistas, necesitamos más enfermeras y terapeutas del habla, ocupacionales y físicos con capacitación en esta área, así como cuidados paliativos adecuados para pacientes con Parkinson".

La directriz, que se basa en las recomendaciones de Escocia, el Reino Unido, la Unión Europea y los Estados Unidos, se centra en las recomendaciones relevantes para el sistema de salud canadiense.

"La guía proporciona recomendaciones basadas en la evidencia para mejorar el estándar general de atención de las personas con enfermedad de Parkinson en Canadá, no solo para los profesionales de la salud, sino también para los encargados de formular políticas, los propios pacientes y sus cuidadores", escribe la Dra. Veronica Bruno, Departamento de Neurociencias Clínicas, Programa de Trastornos del Movimiento e Instituto del Cerebro Hotchkiss, Universidad de Calgary, Calgary, Alberta, y coautor en un comentario relacionado. "Manejar la complejidad de la enfermedad de Parkinson requiere procedimientos claros y estandarizados que puedan ser utilizados por todos los actores involucrados".

La guía "representa un gran esfuerzo para racionalizar el manejo de la enfermedad de Parkinson en todo Canadá", escriben.

 

Comentarios

Usted debe ingresar al sitio con su cuenta de usuario IntraMed para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión. Si ya tiene una cuenta IntraMed o desea registrase, ingrese aquí