Sobreestiman los comentarios negativos | 19 JUL 19

Las adolescentes que se autolesionan y las redes sociales

Perciben una retroalimentación más negativa de la que realmente reciben, y son más sensibles a las respuestas "pulgar hacia abajo"
1
Autor: Irene Perini, Per A. Gustafsson, J. Paul Hamilton, R. Kämpe, Leah M. Mayo, Markus Heilig, et al. Fuente: The Lancet DOI:https://doi.org/10.1016/j.eclinm.2019.06.016 Brain-based Classification of Negative Social Bias in Adolescents With Nonsuicidal Self-injury: Findings From Simulated Online Social Interaction

Qué agrega este estudio

En este estudio, los individuos con autolesiones no sucidas experimentaron una retroalimentación social evaluativa más negativa que los controles después de participar en una tarea que simulaba la interacción social en línea.

Además, el análisis de patrones multivoxel (MVPA) de los datos de respuesta neural produjo una clasificación significativa de individuos con autolesiones no sucidas y los índices de clasificación se correlacionaron selectivamente en individuos con sensibilidad elevada a la retroalimentación social negativa.

Según nuestro conocimiento, este es el primer estudio que identifica diferencias significativas en el comportamiento y el cerebro en el procesamiento de la información social en individuos con NSSI (independiente del diagnóstico psiquiátrico), en comparación con los controles.

Implicaciones de toda la evidencia disponible

Al utilizar una tarea de interacción social ecológicamente válida, proporcionamos nuevos conocimientos sobre el comportamiento y la funcionalidad neuronal de cómo las personas con NSSI experimentan las interacciones sociales.

Las adolescentes que se autolesionan sienten que reciben una retroalimentación más negativa de la que realmente reciben, y son más sensibles a las respuestas "pulgar hacia abajo", en comparación con otras adolescentes. Estos son los hallazgos presentados por Irene Perini, investigadora del Centro para la neurociencia social y afectiva (CSAN) en la Universidad de Linköping, en un artículo recientemente publicado en The Lancet.

Irene Perini ha examinado previamente lo que sucede en los cerebros de los adolescentes cuando usan las redes sociales. Usó imágenes tomadas en una cámara de resonancia magnética nuclear para mostrar que es una expectativa de juicio social que inicia procesos en el cerebro. Las áreas del cerebro que dirigen nuestra atención hacia lo que es más relevante para nosotros, que forma lo que se conoce como la red de atención, se ven particularmente afectadas.

"Cuando publicamos una imagen o un comentario en las redes sociales, el cerebro registra una expectativa de ser juzgado, de recibir afirmación, como algo importante". Irene Perini, investigadora, Centro para la neurociencia social y afectiva (CSAN), Universidad de Linköping

Ella ha continuado examinando el efecto más a fondo y comparó un grupo de 27 niñas sanas con 27 niñas con autolesión no suicida (NSSI), que se refiere a la destrucción intencional del propio tejido corporal sin intención de suicidio y con fines no sociales. sancionada. El proyecto es una colaboración con otros científicos, entre ellos Maria Zetterqvist, psicóloga clínica e investigadora CSAN, que trabaja con adolescentes con autolesiones no sucidas.

"Sabemos que las interacciones sociales saludables son particularmente importantes para los adolescentes, y también sabemos que el estrés social y las autolesiones están vinculadas entre los jóvenes. El estrés interpersonal, la crítica percibida y el rechazo social percibido son factores desencadenantes comunes del NSSI", dice Irene Perini. .

En la prueba, usó un juego en línea que simula la interacción entre los jóvenes en las redes sociales. Se les pidió que decidieran si les gustaban los otros jugadores, y ellos mismos fueron juzgados. No importa cómo interactuaron, recibieron el mismo número de pulgares hacia arriba y hacia abajo.
Historias relacionadas

Con respecto a la activación de la red de atención, el experimento no encontró diferencias entre los dos grupos. Sin embargo, también se les pidió que respondieran a varias preguntas sobre el juego. ¿Con qué frecuencia conseguiste un pulgar hacia abajo? ¿Cómo te hizo sentir? ¿Te gusta ver tu propia cara (una selfie)? Las respuestas a estas preguntas diferían significativamente entre los dos grupos.

Las chicas que se autolesionaron creían que habían recibido el pulgar hacia abajo con una frecuencia significativamente mayor que la que realmente era el caso, y la retroalimentación negativa las afectó más que al grupo de control. Su gusto por su oponente era menor, y su gusto por su propia cara también era menor que el grupo de control.

"La calidad de la interacción se mantuvo artificialmente neutral, a fin de investigar posibles sesgos en la interpretación de experiencias sociales. De hecho, las niñas con autolesiones no sucidas manifestaron un claro sesgo negativo", dice Irene Perini.

El análisis detallado de las imágenes de la cámara de resonancia magnética funcional (IRMf) ha demostrado que otra parte del cerebro se activa durante la expectativa en el grupo de niñas que se autolesionan, la parte que generalmente se asocia con las emociones y la reflexión.

"Pero debemos tener cuidado al interpretar imágenes de fMRI, particularmente hasta que los resultados puedan reproducirse en estudios posteriores", señala. Al mismo tiempo, tiene la esperanza de que los resultados del trabajo puedan ayudar a los terapeutas a hacer avances, ahora que saben que existe un sesgo negativo, que los pacientes interpretan que la situación es peor de lo que es.


Percepción subjetiva de la interacción social medida por preguntas posteriores al escaneo.
Los individuos del NSSI fueron significativamente diferentes en todas las puntuaciones, excepto en la sensibilidad a la aceptación.

¿Deberían los terapeutas recomendar cuidados al usar las redes sociales?

"Probablemente sea una buena idea que los padres y terapeutas dejen en claro a los adolescentes con autolesiones no sucidas que son más sensibles y que sobreinterpretan lo negativo", responde Irene Perini.


Resultados de análisis basados en GLM de todo el cerebro.
(una). Activaciones significativas de rAI y ACC para la perspectiva del factor (per voxel p <0 · 002, alfa = 0 · 05 error corregido de la familia). (segundo). Los gráficos de barras muestran valores β significativamente más altos para "auto" frente a "otras" condiciones en ACC y AI. En los valores β de rAI, se observó una interacción perspectiva x perspectiva (p = 0 · 004), con un aumento significativo de la actividad hacia el auto rechazo en comparación con la autoaceptación. Las barras de error representan el error estándar de la media. * indica p <0 · 01, ** indica p <0 · 001.


Discusión

Sensibilidad de rechazo

Según nuestro conocimiento, el primero en examinar el funcionamiento neuronal durante una interacción simulada en línea en pacientes con autolesiones no sucidas. Se evaluó la muestra más grande de adolescentes hasta la fecha, tanto conductual como neurológicamente, para caracterizar el procesamiento de estímulos sociales.

Encontramos que los adolescentes con autolesiones no sucidas mostraron un sesgo negativo en la interpretación de la retroalimentación social evaluativa de otros.

Encontramos que este sesgo se asoció con distintos patrones de respuesta neural a la evaluación social, como se identificó mediante el análisis de patrones de multivoxel.

La relevancia clínica del sesgo negativo de evaluación social que observamos se indica por su correlación con el tiempo transcurrido desde el episodio más reciente. La relevancia clínica de los patrones de respuesta neural para las autolesiones no sucidas se sugiere por la correlación significativa entre las puntuaciones del clasificador y la sensibilidad de rechazo.

Las autolesiones no sucidas son un problema clínico importante, representado en exceso en mujeres adolescentes y jóvenes adultas y sigue siendo la causa de una discapacidad considerable en un subgrupo a medida que se convierten en adultos.

Hay una falta de biomarcadores diagnósticos y predictivos en las autolesiones no sucidas que podrían aplicarse a este trastorno. Las  autolesiones no sucidas pueden ocurrir con e  independientemente de varios diagnósticos psiquiátricos; cuando se estudia en grupos reclutados sobre la base de trastornos psiquiátricos con autolesiones no sucidas, la relación de los hallazgos con la clínica puede ser difícil de determinar. Por lo tanto, un punto fuerte de nuestro estudio es el uso de autolesiones no sucidas como el criterio de inclusión principal.

En resumen

  • Este estudio utilizó una simulación de la interacción social en línea para proporcionar una visión novedosa de los mecanismos de comportamiento y neurológicos de autolesiones no sucidas .
     
  • Los hallazgos de este paradigma ecológicamente válido pueden promover un tratamiento eficaz, como el entrenamiento conductual con neurofeedback multivariado en tiempo real.

Referencia:

Perini, I. et al. (2019) Clasificación basada en el cerebro de sesgos sociales negativos en adolescentes con autolesiones no suicidas: hallazgos de la interacción social simulada en línea. Medicina eclínica. doi.org/10.1016/j.eclinm.2019.06.016.

 

Comentarios

Usted debe ingresar al sitio con su cuenta de usuario IntraMed para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión. Si ya tiene una cuenta IntraMed o desea registrase, ingrese aquí