Por mutaciones en su genoma | 30 MAR 19

La mujer incapaz de sentir dolor

Una mutación genética provoca que una británica de 71 años produzca más sustancias relacionadas con la felicidad en su cerebro, según un equipo internacional de científicos
Autor/a: Manuel Ansede El País, Madrid

Las Tierras Altas de Escocia están llenas de leyendas de hadas, hombres lobo y misteriosas criaturas bajo el lago Ness, pero esta historia es real. En el hospital Raigmore de Inverness, la capital de la región, todavía recuerdan el día en el que una mujer de 66 años entró por la puerta para extraerse un hueso de la muñeca de la base del dedo pulgar a causa de una osteoartritis. “No hace falta que me pongas anestesia, porque no siento el dolor”, le dijo con una sonrisa la señora al anestesista, Devjit Srivastava. Él, incrédulo, siguió con el protocolo habitual y durmió a su paciente, pero se quedó pensativo. ¿Y si era cierto? Y lo era.

Un equipo internacional de investigadores presenta hoy jueves el caso de Jo Cameron, una mujer “dicharachera, feliz, optimista” y con “insensibilidad al dolor”, unas características producidas, según los científicos, por dos mutaciones en su genoma que hacen que tenga casi el doble de cannabinoides endógenos en su cerebro. “Es muchísimo. Esto me hace ridículamente feliz y es molesto estar conmigo. A la gente le gusta estar triste”, bromea Cameron por teléfono.

"Me quemo a menudo en la cocina y no me entero hasta que huele a carne quemada", explica Jo Cameron

Tras aquella operación que debía ser dolorosa, el anestesista Srivastava se propuso estar atento a aquella mujer. Observó que le administraban una sola dosis de paracetamol, “posiblemente por rutina”, y Cameron ya no pidió más, rememora todavía asombrado. El médico probó a darle pellizcos y como si nada. Comenzaron las preguntas.

Un año antes, Cameron se había sometido a otra cirugía para reemplazar su cadera por una prótesis. Tampoco sintió dolor, aseguró. “Me quemo a menudo en la cocina y no me entero hasta que huele a carne quemada. Tengo muchas cicatrices en mi cuerpo”, explica por teléfono. “No es algo bueno. Esto tiene sus ventajas y sus inconvenientes. El dolor te avisa de que algo malo está pasando. Y yo no me entero”.

Srivastava dio la voz de alerta a otros colegas y el insólito caso llegó a instituciones como las universidades de Oxford, Cambridge y California. Su estudio, publicado hoy en la revista especializada British Journal of Anaesthesia, señala a las presuntas causas de la felicidad sin dolor de Jo Cameron. Cada célula humana funciona gracias a un manual de instrucciones de 3.000 millones de letras.

Un párrafo de ese libro minúsculo controla la producción de FAAH, una enzima que degrada la anandamida, un compuesto químico que a su vez permite la comunicación natural entre neuronas en el cerebro. El nombre de anandamida deriva de la sensación que produce. Ananda, en sánscrito, significa felicidad. Se considera un cannabinoide endógeno porque sus efectos son similares a los de la planta del cannabis, la marihuana.

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2022