Incluso las técnicas quirúrgicas y de radiación más recientes | 28 MAR 17

Tratamientos para el cáncer de próstata tienen efectos secundarios variados

Incluso la "vigilancia activa" podría conllevar riesgos, como la ansiedad

Los efectos a largo plazo de los distintos tratamientos para el cáncer de próstata varían, y conocerlos podría ayudar a los hombres a decidir cuál es el correcto para ellos.

Esa es la conclusión de dos estudios recientes publicados el 21 de marzo en la revista Journal of the American Medical Association.

Ambos siguieron a hombres que tuvieron un cáncer de próstata en etapa temprana tratado con métodos "modernos", que incluyeron las técnicas quirúrgicas y de radiación más recientes. Y ambos encontraron que los efectos secundarios a veces persistían hasta incluso tres años.

Pero los puntos específicos variaban.

Muchos hombres se sometieron a una cirugía para extirpar la próstata. En general, tendían a tener unos declives más grandes en su función sexual, frente a los hombres que eligieron radiación o "vigilancia activa".

También tenían más tendencia a la incontinencia urinaria.

Por otro lado, los hombres tratados con radiación normalmente tuvieron más problemas con la función intestinal. Si además recibieron terapia hormonal, también estaban en riesgo de síntomas relacionados con las hormonas, como sofocos y agrandamiento del pecho.

La buena noticia es que los problemas con la radiación se limitaban sobre todo el primer año después del tratamiento, dijo el Dr. Daniel Barocas, investigador líder de uno de los estudios.

No resultó sorprendente que ambos estudios encontraran que los hombres que optaron por la cirugía o la radiación tuvieran más síntomas a largo plazo que los que eligieron la vigilancia activa.

En ese método, los hombres posponen el tratamiento y eligen que su cáncer se monitorice mediante análisis sanguíneos y biopsias de forma periódica.

La vigilancia activa es una opción para el cáncer de próstata porque la enfermedad con frecuencia crece lentamente y podría no avanzar nunca hasta el punto de ser una amenaza para la vida de un hombre.

Pero eso no significa necesariamente que la vigilancia activa sea la mejor opción para cualquier hombre dado, dijo Barocas, profesor asociado de cirugía urológica en la Universidad de Vanderbilt, en Nashville.

Mucho depende de si el cáncer es "de bajo riesgo" o no, explicó. Los cánceres de próstata de riesgo bajo tienen características que los distinguen como menos agresivos.

"Si se está en ese grupo de riesgo bajo, la vigilancia activa podría ser la mejor opción, para evitar los efectos secundarios del tratamiento", planteó Barocas.

Pero a los hombres con tumores de próstata más agresivos por lo general se les aconseja el tratamiento para mejorar su supervivencia a largo plazo.

Barocas aseguró que en esos pacientes "está bastante claro que el tratamiento es mejor que no tratar".

El Dr. Freddie Hamdy es profesor de cirugía en la Universidad de Oxford, en Inglaterra.

En general, dijo, la investigación sugiere que cuando los hombres con un cáncer de próstata de riesgo bajo se eligen de forma cuidadosa para la vigilancia activa tienen unas tasas de muerte por la enfermedad "muy bajas".

En algunos hombres, la vigilancia activa podría provocar ansiedad, dijo Hamdy, autor de un editorial publicado con los estudios.

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2022