Los horarios de la comida y de sueño son fundamentales | 05 DIC 18

Restablecer el reloj circadiano podría aumentar la salud metabólica

El sueño, los patrones de alimentación y la dieta pueden desincronizar los relojes del cuerpo y contribuir a los problemas metabólicos como la obesidad o la diabetes
Autor/a: Bridget M. Kuehn Fuente: JAMA. Publicado en línea el 15 de marzo de 2017. doi: 10.1001 / jama.2017.0653 Resetting the Circadian Clock Might Boost Metabolic Health
Introducción

Considere lo que pasa en el juego de fútbol americano: si lanza la pelota demasiado pronto su receptor no estará en su lugar; si lanza el balón demasiado tarde corre el riesgo de ser expulsado. En cualquiera de los dos casos, el jugador no está en sincronía con su equipo para mover el balón hacia arriba del campo. Un escenario similar puede ocurrir cuando los hábitos alimenticios y de sueño están fuera de sincronía con el reloj circadiano del cuerpo, dando lugar a trastornos metabólicos.

Durante los últimos 20 años los científicos han reunido una imagen más clara de los relojes circadianos que mantienen la fisiología humana sintonizada en el ciclo de 24 horas luz-oscuridad. Ahora, la ciencia básica está dando paso a los estudios en humanos que revelan cómo los hábitos de sueño de una persona, los patrones de alimentación y la dieta pueden desincronizar los relojes del cuerpo y contribuir a los problemas metabólicos como la obesidad o la diabetes.

Los hallazgos han llevado a los científicos a buscar maneras de restablecer el reloj y restaurar un metabolismo saludable. Hasta el momento dos intervenciones conductuales resultaron prometedoras en los estudios en animales y preliminares en humanos.

 1. Mejorar el sueño mejorado

2. El tiempo de restricción de la alimentación

"Estamos viendo comportamientos que afectan la hora circadiana del día y el sueño como comportamientos humanos que podemos alterar", dijo Fred Turek, PhD, director del Centro de Sueño y Biología Circadiana en la Universidad Northwestern de Evanston, Illinois.

Manteniendo el tiempo

El núcleo supraquiasmático del cerebro (SCN) actúa como un marcapasos central para el sistema circadiano humano. Cuando la retina procesa longitudes de onda de luz emitidas típicamente por el sol, una serie de eventos de transducción de señales activan la expresión de genes circadianos dentro del SCN. En respuesta a estos cambios en la expresión génica impulsada por el ciclo luz-oscuridad, el SCN también estimula la liberación de la hormona cortisol que desencadena el despertar y la hormona melatonina, que señala cuando es hora de dormir. La expresión cíclica de los genes circadianos en el SCN regula la expresión de cientos, incluso miles, de genes en todo el cuerpo incluyendo muchos involucrados en el metabolismo.

Para los órganos internos, que no están expuestos a la luz del día, la ingesta de alimentos es un importante marcador de la hora del día

Más recientemente, los investigadores han descubierto que los órganos y tejidos periféricos tienen ritmos circadianos o "relojes" propios controlados por la expresión cíclica de los genes del reloj en sus células, explicó Eve Van Cauter, PhD, profesora de medicina en la Universidad de Chicago. Estas oscilaciones genéticas circadianas son particularmente importantes para los órganos involucrados en el metabolismo de la glucosa, el hígado, los músculos, el tejido graso, las células beta y el intestino. Para estos órganos internos, que no están expuestos a la luz del día, la ingesta de alimentos es un importante marcador de la hora del día.

"La sincronización de los alimentos (horarios de comida) sincroniza estos osciladores periféricos [circadianos]", dijo Van Cauter. Cuando los alimentos se cronometran para coincidir con el ciclo luz-oscuridad -como habría sido evolutivamente- los relojes centrales del SCN y los relojes periféricos trabajan juntos para promover el metabolismo saludable. Pero si los relojes centrales o periféricos son alterados ​​-por ejemplo, comiendo fuera de las horas o habiendo alterado el sueño- puede causar desincronización entre ellos, lo que resulta en problemas metabólicos.

Aunque el descubrimiento de los relojes periféricos es bastante nuevo, el del metabolismo de la glucosa ligado a un ritmo circadiano e influenciado por la sincronización de los alimentos se realizó ya en los años 1970 y 1980 por los médicos que tratan la diabetes, señaló Satchidananda Panda, PhD, Laboratorio de Biología en el Instituto Salk en La Jolla, California. Explicó que algunos pacientes que respondieron mal a un test de tolerancia a la glucosa durante la noche no tenían signos de diabetes cuando se les administró el mismo test en la mañana. Incluso los individuos sanos, observó Panda, procesan el azúcar de las comidas nocturnas más lentamente de lo que procesan las comidas de la mañana aunque sean comparables.

"Esto demostró que hay un hermoso ritmo en el metabolismo de la glucosa", dijo Panda.

Estudios que involucran animales, particularmente ratones, ayudaron a iluminar cómo las interrupciones de los relojes circadianos del cuerpo pueden conducir a la obesidad y a otras condiciones metabólicas. Un estudio seminal realizado en 2005 mostró que los ratones con mutaciones en un gen circadiano llamado Clock se convierten en obesos incluso cuando se alimentan con una dieta típica de ratones y desarrollan signos de síndrome metabólico, incluyendo colesterol alto, glucosa alta y producción insuficiente de insulina. También duermen alrededor de 2 horas menos y alteran los patrones de alimentación. Mientras que los ratones típicos comen principalmente durante sus horas activas por la noche, los ratones mutantes dividen su consumo de alimentos casi igual entre las horas de luz y las horas oscuras. El aumento de peso en los animales mutantes se exacerba cuando se alimentan con una dieta rica en grasas.

Otro estudio mostró que los ratones típicos alimentados con una dieta rica en grasas durante el día, cuando normalmente duermen, ganaban mucho más peso que los ratones alimentados con la misma dieta durante la noche durante sus horas normales de vigilia. Cuando los científicos observaron lo que estaba ocurriendo con los patrones circadianos de expresión génica en los ratones que comían a horas impares del día, encontraron que el SCN permanecía sincronizado al ciclo de 24 horas de día y noche, observó Turek. Pero los cambios en los comportamientos de sueño y alimentación rápidamente interrumpen y “enfrían” los ritmos circadianos de la expresión génica en los órganos periféricos a pesar de que los relojes centrales estén sintonizados. "Cuando los osciladores periféricos no están sincronizados con el oscilador central, el metabolismo trastornado produce aumento de peso y desarrollo de intolerancia a la glucosa", explicó Van Cauter.

Los seres humanos fuera de sincronía

Los seres humanos no son inmunes al tipo de interrupciones del reloj documentado en ratones. Décadas de estudios epidemiológicos muestran que los trabajadores con turnos nocturnos u otros horarios fuera de sincronía con el ciclo de luz y oscuridad tienen un mayor riesgo de aumento de peso y diabetes. Las mutaciones genéticas en los genes del reloj humano se han asociado con la obesidad y la enfermedad metabólica. Por el contrario, una variación en el gen que codifica el receptor de melatonina se ha relacionado con un mayor riesgo de desarrollar diabetes tipo 2.

Incluso aquellos sin mutaciones genéticas u horarios inusuales pueden estar en riesgo de alteraciones del reloj. Gracias a la contaminación lumínica y al creciente uso nocturno de lámparas y dispositivos electrónicos que emiten las mismas longitudes de onda de luz que el sol, muchas personas, por lo demás sanas, pueden experimentar alteraciones del sueño o perturbaciones circadianas.

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2022