En las mujeres mayores | 25 NOV 16

Las "dietas yo-yo" no son buenas para el corazón

Pero al menos una experta en nutrición dice que es demasiado pronto para sacar conclusiones


Millones de estadounidenses tienen dificultades de por vida con el tamaño de su cintura, y hacen dieta, pierden peso y luego vuelven a recuperarlo de nuevo.

Es un patrón conocido como "dieta yo-yo", y un nuevo estudio sugiere que no es beneficioso para el corazón de las mujeres mayores.

"Las mujeres con un [peso] normal que siguen una dieta yo-yo a lo largo de su vida adulta tienen un riesgo más alto de muerte súbita cardiaca y de muerte por enfermedad cardiaca coronaria", comentó el líder del estudio, el Dr. Somwail Rasla.

El riesgo de muerte súbita cardiaca fue casi 3.5 veces mayor, y el riesgo de muerte vinculado con la enfermedad cardiaca coronaria fue un 66 por ciento más alto, según Rasla, residente de medicina interna en el Hospital Conmemorativo de Rhode Island, en Pawtucket.

Los expertos saben desde hace tiempo que tener sobrepeso en la mediana edad está vinculado con un riesgo más alto de muerte por enfermedad cardiaca. Puede aumentar también las probabilidades de muerte súbita cardiaca, una afección en la que el sistema eléctrico del corazón deja de funcionar de forma abrupta.

Pero se sabe menos sobre el modo en que aumentar y perder de peso de forma repetida podría afectar al riesgo de muerte por enfermedad cardiaca de una persona.

Para realizar el nuevo estudio, el equipo de Rasla examinó los historiales autorreportados sobre el peso de más de 158,000 mujeres mayores postmenopáusicas. Los investigadores pusieron a las mujeres en 4 categorías: peso estable, aumento de peso constante, pérdida de peso mantenida o patrón de "dieta yo-yo".

El peso estable se definió como aumentar o perder no más de 10 libras (4.5 kg) a lo largo de la vida adulta, dijo Rasla.

Luego se hizo un seguimiento de la salud de las mujeres durante más de 11 años.

A lo largo del periodo de seguimiento, un poco más de 2,500 mujeres fallecieron de enfermedad cardiaca coronaria y 83 fallecieron de muerte cardiaca súbita, una afección mucho más rara, mostró el estudio.

Las mujeres que empezaron el estudio con un peso saludable (y luego ganaron y perdieron peso de forma repetida a lo largo de los años) tenían el riesgo más alto de mortalidad por enfermedad cardiaca coronaria o muerte cardiaca súbita, encontraron los investigadores.

Mantener un peso estable parecía ser clave. Por ejemplo, el estudio no encontró ningún aumento en el riesgo de mortalidad para las mujeres que dijeron que aumentaron de peso y no lo perdieron, o para las que perdieron peso y no lo recuperaron de nuevo.

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2022