Su relación con las alergias | 26 ENE 15

Los ácaros en el hogar

Morfología, clasificación, comportamiento, enfermedades, diagnóstico y prevención.
Autor/a: Miguel Ritacco, Ex investigador CONICET, Investigador Consulto CNEA 
INDICE:  1. Desarrollo | 2. Bibliografía
Desarrollo

*Por Lic. Miguel Ritacco

1) Phylum Arthropoda:

Arthropoda (de arthros, articulación y podos, pié), son los animales invertebrados(1) que constituyen el phylum(2) más grande del reino animal. Hay especies que se alimentan de partes de plantas, otras visitan flores contribuyendo a la polinización; los necrófagos devoran materia orgánica muerta; los parásitos viven en otros individuos inmaduros(3) o adultos(4); los demás grupos son transmisores de patógenos entre animales, vegetales y humanos u otro tipo de dolencias.

La historia natural nos señala que los indicios más lejanos sobre la existencia de artrópodos se remontan al primero de los 6 periodos de la Era Paleozoica (Cámbrico), hace unos 540 millones de años. Los más primitivos fósiles de este phylum hallados fueron los Trilobites (del latín Trilobita, "tres lóbulos"), quienes vivieron unos 300 millones de años y han sido los primeros animales que pasaron del ambiente acuático al terrestre, siguiendo a los vegetales, donde se adaptaron a todos los hábitats. También había artrópodos anfibios,  anélidos y nemátodos, los que por sus cuerpos blandos, no dejaron depósitos fósiles.

Durante toda la Era Primaria, los Trilobites fueron evolucionando y dieron origen a las demás ramas de artrópodos distribuidas por el mundo, las cuales están asociadas a todos los demás seres vivos, también importantes en la vida del hombre y sus actividades diarias.

Aristóteles (384-322 a. C.) los cita en el Libro V de su Historia Animalium como "un animal de tamaño muy pequeño, blanco y que aparentemente carece de cabeza".


2) Características:

Simetría bilateral. Cuerpo segmentado y articulado con cabeza, tórax y abdomen diferenciados o fusionados. 3 pares de patas (insectos) y 4 pares (arácnidos), con músculos estriados. Exoesqueleto quitinoso(5). Son los únicos invertebrados voladores. Tubo digestivo completo entre boca inicial y ano terminal. Sistema circulatorio vascular (por donde circula la hemolinfa (6), abierto y lacunar con corazón dorsal. Respiración por branquias(7) o tráqueas(8) según desarrollen su vida en el agua o en la tierra. Excreción por medio de 2 ó más tubos de Malpighi(9) que vierten su producto en el aparato digestivo. Sistema nervioso ganglionar, con cordones nerviosos ventrales; órganos de los sentidos: antenas, pelos sensitivos con receptores químicos, ojos simples(10) y compuestos(11) y órganos auditivos. Sexos separados, con fecundación casi siempre interna, huevos vitelados con cáscara; 1 ó más fases larvarias o ninfales. Metamorfosis completa(12) o incompleta(13). 
 
De las Clases más significativas, describiremos en este documento a Arachnida, artrópodos terrestres y caminadores con 4 pares de patas (arañas, escorpiones y otros), con cefalotórax(14) y abdomen, dentro de los cuales se encuentra subclase Acarida (ácaros y garrapatas)   

2.1) Clase Arachnida

Se conocen alrededor de 20 mil especies de arácnidos, pertenecientes al subphylum Chelicerata (gr. khelé, pinza; kératos, portador), que habitan los desiertos, montañas, praderas, bosques, viviendas, depósitos. Algunas de ellas elaboran telas en las cuales quedan retenidas sus presas a quienes matan al inyectarle veneno y luego les succionan los líquidos internos.

Aunque con frecuencia se los confunde, se diferencian de los insectos porque no tienen antenas ni mandíbulas, por presentar 6 pares de apéndices de los cuales 2 corresponden a las piezas bucales y los restantes 4 son patas articuladas.

En general tiene una vida libre en zonas secas y cálidas. De hábitos carnívoros (excepto ácaros), determinadas especies pueden impresionar por su aspecto, pero en general son inofensivas; es mas, algunas de ellas son enemigos naturales(15) de insectos y otros artrópodos. No obstante hay alacranes y arañas que pueden afectar a los mamíferos superiores con sus picaduras y hasta pueden provocar la muerte de individuos sensibles.

Algunos ácaros son perjudiciales para las plantas y otros son parásitos del hombre o vectores de patógenos. Los principales enemigos naturales de las arañas son el hombre, las aves, los reptiles, los batracios y algunas especies de avispas. 

Subclase Acarida    
Constituyen uno de los grupos más antiguos de animales terrestres ya que se encontraron fósiles desde el  Devónico Inferior, es decir son seres que vivieron hace unos 400 millones de años con temperaturas superiores a 50° C. El fósil más antiguo, descubierto en Escocia, es Protacarus cravi (Hirst, 1923). Eran muy pequeños, sin ojos y muy móviles.    


Acaro fósil (revista Biology Letters)

Los ácaros miden hasta 2 mm de longitud, tienen las 3 partes del cuerpo fusionadas y carecen de segmentos porque al ir reduciendo el tamaño del cuerpo durante su evolución, fueron también perdiendo las marcas de segmentación.  

El cuerpo está cubierto por una resistente cutícula quitinosa que los protege de agentes físicos, químicos y biológicos. En algunas partes esta cutícula es más gruesa formando placas que les dan mayor protección y les sirven para la inserción de músculos. La rigidez de la cubierta no les permite un crecimiento constante, por esto tienen que deshacerse periódicamente de esta coraza mediante el proceso de la muda, crecen “a saltos”.       
          
En la región anterior, que se articula con el resto del cuerpo, se localizan las piezas bucales. Son de rápido desarrollo en condiciones favorables luego de depositar abundante cantidad de huevos. Las ninfas, con 3 pares de patas, crecen rápidamente para llegar al estado adulto con 4 pares de patas laterales y con cerdas. En cantidades significativas cubren al hospedante con una fina película polvosa despidiendo olor característico.  

Los ácaros abundan por el número de especies identificadas (unas 50.000), son fotofóbicos y se los encuentra en la tierra, alimentos almacenados, plantas y animales. Se alimentan de productos orgánicos en descomposición, otros sorben sangre, jugos de plantas o líquidos del cuerpo de vertebrados terrestres. Como la piel de los humanos produce una profusa cantidad de descamación, pueden criarse miles de ácaros durante varias generaciones, por esto se encuentran en abundancia en alfombras, ropa de cama, dentro del colchón y del somier dónde se multiplican constantemente.             
      
Durante su vida adulta pueden producir irritación y pústulas en la piel de personas sensibles al caminar sobre ella o hincar su aparato bucal en la misma, pero son inofensivos para los humanos porque no pican ni trasmiten patógenos. Entre los estadios ninfales no se advierten las partes bucales, pero se encuentra una ventosa que les sirve para adherirse a los insectos u otros animales con el fin de ser transportados por ellos. Pueden ocasionar trastornos de diferente magnitud a la salud de los animales no sólo por las toxinas que les inyectan al succionar la sangre, sino por los patógenos que pueden transmitir y causar enfermedades. No obstante, pueden permanecer varios meses sin alimento.

Existe un numeroso grupo de ácaros sobre los cuales no se conoce demasiado ya que por su microscópica talla (larvas de 100 micrones16 y adultos entre 0,5 y 2,0 mm) pasan inadvertidos, no obstante se encuentran en todas partes. Las formas más grandes, que se designan con el nombre común de “garrapatas”, son parásitas del ganado y de otros animales domésticos; cuando se las encuentra plenas por la sangre ingerida, pueden llegar a los 30 mm de longitud.   

La forma del cuerpo es variada: angosto y alargado o corto y ancho u ovalado, globoso, cónico, piriforme y romboidal; comprimido o deprimido. Las patas y las ornamentaciones presentan sedas o pelos y el cuerpo tiene aspecto estrellado o bien presenta fuertes placas que lo cubren.  


Diferentes especies de ácaros

Su color varía según la especie y pueden ser casi transparentes o ligeramente blanquecinos y en ellos puede distinguirse color en los órganos internos, que con frecuencia depende del alimento que ingieren. Así, los fitófagos(17) tienen color verde o café; los hematófagos(18) revelarán un color rojo oscuro y otros poseen capas de pigmento de color amarillo, café, azule, violeta, verde y rojo. 

Los apéndices se fueron modificando, transformándose los anteriores en partes bucales que ayudan al animal a comer, capturar y desgarrar su alimento. En los ácaros los apéndices están representados por un 1º par de quelíceros para morder, cortar, raspar, despedazar, triturar o picar y succionar.

El 2º par de apéndices llamados pedipalpos tienen una función prensil, ayudando a la captura de las presas, a las cuales sujetan firmemente; en otras especies actúan como estructuras sensoriales, estando entonces provistos de numerosos órganos receptores de estímulos externos y gracias a los cuales pueden percibir los olores, las vibraciones, la humedad, el calor, etc. Estos órganos sensoriales están representados por diversos tipos de sedas o pelos y otras estructuras.  

Luego están los 4 pares de patas locomotoras. El 1º a menudo tiene una función sensorial y lo llevan levantado hacia delante, como antenas, para poder detectar los estímulos a su alrededor para lo cual están provistas de diversos órganos sensoriales. Por medio de estas patas logran orientarse, encontrar a sus parejas, descubrir sus enemigos y a sus posibles presas.

Con los otros 3 pares de patas se desplazan o se sujetan a los diferentes sustratos; las formas acuáticas las utilizan para nadar a manera de remos. Las patas de algunos machos pueden estar modificadas para poder sujetar a la hembra durante el apareamiento. El último par de patas aparece en las larvas cuando se transforman en ninfa, por lo que ninfas y adultos tienen 4 pares de patas. 

Toda la superficie del cuerpo y las patas está cubierta de sedas de muy variada forma y de función generalmente táctil, aunque muchas de ellas son también sensibles a las vibraciones. Gran parte de las especies son ciegas, pero las hay también con 1 ó 2 pares de ojos simples (ocelos), situados en la superficie dorsoanterior del cuerpo. Es poco probable que estos ocelos lleguen a formar imágenes y posiblemente su función se concrete tan sólo a detectar los cambios en la intensidad de la luz.  

En la cara ventral del cuerpo de los adultos pueden observarse, además, 2 aberturas: la genital en la parte anterior y la anal en la posterior.

Los ácaros respiran por estigmas, que se continúan en tubos finos llamados traqueas; las formas juveniles o las especies muy pequeñas lo hacen a través de la piel.   

La fecundación de los ácaros es siempre interna, pero la forma de transferir el esperma del macho a la hembra varía entre las diferentes especies. Se pueden distinguir 3:

1) Por medio de un pene u órgano copulador, que inyecta directamente los espermatozoides en el cuerpo de la hembra, a través de su abertura genital.                                                                        

2) Con el auxilio de los quelíceros provistos de espermadáctilos, que funcionan como órganos copuladores y ayudan a introducir el esperma a orificios especiales situados cerca de las patas. La aparente abertura genital de la hembra, en estos casos, no funciona como vulva sino que a través de ella salen los huevos.                                                                                                  

3) Por medio de espermatóforos, es decir, pequeños saquitos dentro de los cuales se conserva el esperma; los hay de 2 tipos, sin pedicelo, pasando directamente de la abertura genital del macho al de la hembra, cuyos cuerpos están vientre con vientre; con pedicelo, en cuyo caso los machos depositan los espermatóforos en el suelo, pegándolos al sustrato mediante un pequeño tubérculo; las hembras, sexualmente maduras, que encuentren estos espermatóforos, se encargarán de introducirlos ellas mismas a su organismo, a través de la abertura genital.  
 
La mayor parte de los ácaros son ovíparos (ponen huevos), otros son ovovivíparos (ponen huevos, pero llevan adentro un embrión ya formado y próximo a nacer) y, además, hay especies vivíparas (nacen organismos ya formados). Durante su desarrollo cambian de forma (hay metamorfosis) y durante su ciclo de vida pasan por 4 estados: huevo, larva, ninfa y adulto. Algunos pueden presentar 3 estadios ninfales (protoninfa, deutoninfa y tritoninfa). Los ácaros viven unos 30 días y la hembra deposita desde 20 hasta 30 huevos.   
 
Se encuentran distribuidos por todo el mundo y están adaptados para vivir en todos los ambientes. Entre las formas de vida libre hay una gran cantidad de especies terrestres y acuáticas, encontrándoselos en ecosistemas con materia orgánica en descomposición y en ambientes con musgos y líquenes; en la hojarasca de los bosques llegan a constituir hasta el 90% de la fauna edáfica(19). 
 
El ácaro Varroa s/p produce en las abejas la enfermedad “varroasis”, descrito por A. Oudemans (1904) quien dedicó el nombre genérico a Marco Terencio Varrón o Marcus Terentius Varro (116-27 a. C), profuso escritor romano que advirtió a sus contemporáneos  evitar los pantanos y las marismas (auténticos humedales), ya que "hay una raza de ciertas criaturas diminutas que no se pueden ver por los ojos, pero que flotan en el aire y entran al cuerpo por la boca y la nariz y causan enfermedades graves". Es un ectoparásito de la especies de abejas Apis mellifera y A. cerana reproduciéndose sobre sus larvas, pupas y adultos. El ácaro absorbe la hemolinfa del insecto disminuyendo su peso o masa corporal y proteínas totales. En estado larval es más crítico debido a que los adultos nacen con menos del 30 % de peso de un adulto no parasitado.

Puede destruir las colmenas generalmente en invierno. En Apis cerana la cantidad de ácaros adultos alcanza los 700 individuos, generándose un equilibrio donde coexisten el huésped (la abeja) y el parásito (el ácaro). Las hembras son quienes parasitan a las abejas, pero el macho no está adaptado para tal cometido. Cuando las etapas inmaduras de abejas son parasitadas por más de 8 ácaros, las pupas mueren y por tanto no emergen abejas adultas, presentándose signos parecidos a la enfermedad “Loque americana” (la que se manifiesta por presencia de la bacteria Bacillus larvae).

Varroa s/p se distribuye por todo el mundo debido al movimiento de colmenas, núcleos y reinas entre países y entre continentes, lo que define a la causa de su  distribución mundial como antropógena. En Argentina se introdujo en 1976 y se considera una enfermedad apícola endémica.

 Hay un grupo grande de especies que se alimenta de granos y otros productos almacenados, alimentos con elevado contenido en proteínas (como queso y jamón) y  muebles de madera.

Estos ácaros son motivo de particulares estudios, ya que se les ha relacionado con padecimientos en las vías respiratorias. Algunas especies de ácaros prefieren alimentos azucarados, que por acción bacteriana forman ácidos (acético, succínico, láctico), por ello pueden encontrarse en la leche en polvo, vinos, dulces, mermeladas y caramelos. Cuando estos alimentos afectados son ingeridos, los parásitos pueden colonizar el intestino, originando acariasis intestinales20. Hay otras muchas acariasis que estos artrópodos pueden producir tanto en el hombre como en otros animales y que recibirán distintos nombres de acuerdo con el órgano que invadan.           
      
Existen también numerosos ácaros fitófagos que se alimentan desde bacterias hasta las grandes fanerógamas. Entre ellos hay algunos que se consideran plagas muy dañinas para la agricultura porque pueden atacar maíz, tomate, alfalfa, cítricos y algodón, entre otras plantas que al hombre le sirven de alimento, forraje, ornamentación, etc.
      
Finalmente, hay una variedad enorme de ácaros, asociados en alguna forma a todos los demás grupos de animales, biorrelación que puede ser: 

a) ecológica, forman parte de las diferentes y numerosas comunidades terrestres acuáticas; 

b) forética, al aprovechar a otros animales rastreros y voladores para ser transportados a fuentes más ricas de alimento para su reproducción y desarrollo;                                                                

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2023