Asociación y estigmatización | 07 ABR 14

Variables vinculadas con la relación comórbida entre obesidad y depresión

Se reconocieron algunas variables vinculadas con la asociación entre depresión y obesidad, entre las que se destacan la magnitud de la obesidad, el nivel socioeconómico y la experiencia de estigmatización.
Autor/a: Dres. Preiss K, Brennan L, Clarke D Fuente: SIIC Obesity Reviews 14(11):906-918, 2013

Introducción

La prevalencia mundial de obesidad (definida por un índice de masa corporal [IMC] no menor de 30 kg/m2) se ha incrementado en las últimas décadas, en el contexto de la asociación de esta afección con la enfermedad cardiovascular, la diabetes tipo 2, la hipertensión arterial, la artrosis y el cáncer, entre otras.

Por otra parte, la depresión constituye otra enfermedad de repercusión en términos de salud pública, dado que se considera la causa principal de discapacidad en hombres y mujeres. A semejanza de la obesidad, la depresión se vincula con el incremento del riesgo de diversas afecciones crónicas, como las cardiopatías, la diabetes y el accidente cerebrovascular, así como con una mayor tasa de mortalidad.

La prevalencia de depresión aumenta en las personas obesas; este incremento es motivo de preocupación, dada la elevación del riesgo global de afecciones crónicas asociado con cada una de estas enfermedades en forma independiente.

Asimismo, se postula que la depresión se correlaciona con repercusiones negativas sobre el tratamiento de la obesidad. Por consiguiente, se señala la importancia de una mejor comprensión de la comorbilidad entre la depresión y la obesidad, con el fin de mejorar la prevención y las intervenciones terapéuticas.

De acuerdo con los resultados de estudios recientes y de un metanálisis de los datos disponibles, se verifica una relación bidireccional entre estas enfermedades. En modelos en los cuales se valoraron factores biológicos, conductuales y sociales, se identificó a la magnitud de la obesidad, el sexo y la condición socioeconómica como variables asociadas con la modulación del riesgo de depresión en sujetos obesos.

Se presume que la depresión puede inducir obesidad por medio de vías directas (fisiológicas) e indirectas (psicosociales), con la participación de constructos como:

  • Estrés
  • Disfunción inmunitaria
  • Eje hipotálamo-hipófiso-suprarrenal
  • Cognición negativa
  • Desregulación de la alimentación y del cumplimiento terapéutico inapropiado.

En el presente ensayo se describe una revisión sistemática de la bibliografía relacionada con las variables biopsicosociales que vinculan a la obesidad con la depresión.

Métodos

Se llevó a cabo una revisión de acuerdo con las normativas sugeridas por las normas Preferred Reporting for Systematic Reviews and Meta-Analyses. Se identificaron los estudios informados en las principales bases de datos biomédicos, editados en inglés, en revistas con arbitraje, que incluían participantes de entre 18 y 65 años, sin exclusión en función del año de publicación.

Sólo se consideraron aquellos artículos en los que se habían evaluado correlaciones, factores predictivos, moduladores o mediadores entre la depresión o los síntomas depresivos y la obesidad como criterios de valoración. No se incluyeron los estudios de intervención, dado que no integraban el objetivo de esta revisión.

Se obtuvo información relacionada con las características de la población de estudio, el diseño de los protocolos, las variables de vinculación entre la obesidad y la depresión y los niveles de significación.

Resultados

De los 46 artículos que cumplieron los criterios de inclusión, sólo 2 ensayos fueron estudios longitudinales. Estos 2 protocolos se analizaron en forma diferenciada, en función de una mejor metodología estadística, para la identificación de la potencial relación causal de la asociación entre ambas enfermedades. Se analizaron también los estudios transversales para obtener información adicional acerca de la presunta vinculación entre obesidad y depresión.

Las variables evaluadas incluyeron los parámetros demográficos, la magnitud de la obesidad, la experiencia en la niñez de las conductas relacionadas con la salud, los patrones de alimentación, la salud física, la imagen corporal, la eficacia interpersonal y la experiencia de estigmatización. Cada grupo de variables se analizó para la pesquisa de patrones de asociación, con evaluación de las características del grupo de estudio y los constructos relevantes.

En los 2 estudios longitudinales encontrados se había investigado al sexo como factor moderador de la asociación entre la depresión y la obesidad. En uno de los protocolos se identificó que la depresión fue un factor predictivo del cociente cintura-cadera sólo en mujeres de mediana edad. En el otro ensayo se observó que el antecedente de obesidad representaba una variable que modula la relación entre los síntomas depresivos y la propia obesidad en las mujeres.

Asimismo, en los estudios transversales se intentó definir la repercusión de las variables demográficas sobre la asociación de obesidad y depresión.

En 20 protocolos se analizó el papel del sexo como factor modulador de esta correlación; en 12 de esos ensayos se destacó que el sexo femenino se asoció significativamente con mayor riesgo de comorbilidad entre depresión y obesidad.

Por el contrario, en 8 protocolos en los cuales se estudió el potencial papel del grupo étnico en esta relación, no se reconoció una repercusión significativa, si bien se admitió que la identidad étnica podría asociarse con el vínculo entre obesidad y depresión en subgrupos poblacionales específicos.

La repercusión de la edad sobre la correlación entre depresión y obesidad fue evaluada en 7 estudios transversales, en los que se eligió el trastorno depresivo mayor o los trastornos del estado de ánimo (4 ensayos) o a los síntomas depresivos (3 estudios) como criterios de valoración.

Solo en 2 protocolos se identificó un vínculo entre el grupo etario y esta comorbilidad, dado que los individuos más jóvenes podrían presentar mayor riesgo de obesidad y depresión coexistentes (la edad podría representar un factor de protección contra la asociación de estas enfermedades).

El nivel socioeconómico fue analizado mediante sucedáneos, como el nivel educativo o el ingreso financiero. Los datos disponibles para la educación fueron contradictorios en relación con su vínculo con la obesidad y la depresión; sin embargo, los problemas financieros parecieron asociarse con mayor riesgo de comorbilidad entre estas afecciones.

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2022