Conferencia del Dr. Salim Yusuf | 26 MAR 14

¿Seremos capaces de reducir en un 50% la enfermedad cardiovascular en una generación?

Aspectos destacados de la conferencia del Dr. Salim Yusuf el día 19 de octubre de 2013 en el XXIV Congreso Interamericano de Cardiología en exclusiva para IntraMed

El profesor Salim Yusuf inició su disertación diciendo que estaba encantado de volver a la hermosa ciudad de Buenos Aires a la que conoce a través de numerosas visitas desde 1996. Para él, lo más llamativo es el cambio favorable que registró en los hábitos de los porteños en lo relativo al menor consumo de tabaco y mayor actividad física.

La conferencia de Yusuf se basó sobre el desafío de cómo reducir en un 50% las enfermedades cardiovasculares (ECV) a lo largo de una generación. Las respuestas no son necesariamente médicas, sino sociales, económicas y de políticas sanitarias.

La ECV, que en 1990 ocupaba el quinto lugar entre las causas de mortalidad después de las infecciones respiratorias, la muerte perinatal, las diarreas y la depresión mayor, pasará en 2020 al primer lugar, superando a los accidentes de tráfico que del noveno puesto se ubicarán en el tercero. Los accidentes cerebrovasculares (ACV), pasarán del sexto al cuarto lugar.


Los factores de riesgo

10 factores de riesgo modificables son responsables de más del 90% del riesgo de ECV y de ACV

Lo que se debe destacar es que alrededor de 10 factores de riesgo potencialmente modificables son responsables de más del 90% del riesgo de ECV y de ACV. Así lo demostraron los estudios controlados INTERHEART e INTERSTROKE, publicados en Lancet de 2004 y 2010, respectivamente.

Es necesario establecer cuáles son las causas de los factores de riesgo, si todos ellos están causalmente relacionados al infarto de miocardio y al ACV y por último, qué variaciones existen entre regiones y países. Yusuf consideró que la causa genética se puede descartar, en primer lugar porque no es un factor modificable y en segundo lugar porque la mortalidad por ECV aumentó considerablemente en los últimos 50 años y los genes no han cambiado. Asimismo, otros países y regiones lograron bajar la mortalidad cardiovascular sin que tampoco variaran los genes.

Existen cuatro factores importantes de carácter industrial fuertemente involucrados en el riesgo de ECV que se pueden controlar a través de medidas legislativas y son:

  • El tabaquismo.
  • Los automóviles y la urbanización (se camina menos y se usa menos la bicicleta).
  • Los alimentos con altas calorías y las gaseosas y refrescos.
  • Los alimentos muy procesados que contienen grasas trans, azúcar y sal en exceso. 

Con respecto a los alimentos muy procesados y las bebidas, Yusuf dijo que en sus viajes por América Latina observó un alto consumo de los mismos en la población infantil.

En lo referente al tabaquismo, la evidencia de 60 años de políticas legislativas y de 15 años de negociaciones produjo un tratado internacional denominado Framework Convention on Tobacco Control, que fue firmado por 180 países. Este tratado incluyó los siguientes aspectos:

  • Erradicación completa de la promoción y la publicidad del cigarrillo.
  • Avisos y etiquetas de advertencia sobre el daño al organismo.
  • Prohibición de mensajes engañosos.
  • Protección a los no fumadores.
  • Regulación de los contenidos del cigarrillo.
  • Prohibición de la venta a menores de edad.
  • Aumento del impuesto al tabaco. 

El riesgo, el ambiente, la cultura

Cinco países (China, Brasil, India, Colombia y Canadá) se sumaron al llamado EPOCH (Environmental Profile of a Community's Health), un instrumento diseñado para evaluar los factores que influyen sobre conductas relacionadas con la salud. Se identificaron cuatro dominios principales relacionados con el ambiente:

  • El cigarrillo
  • La actividad física
  • La alimentación
  • El aspecto social y económico 

El EPOCH consta de dos partes, la primera tiene 5 secciones: las características de la comunidad, que produce una lista de la estructura y de los servicios esenciales de una comunidad. La segunda sección o recorrido de observación en la comunidad, se desarrolla en el distrito comercial donde la gente realiza sus compras habituales. Los investigadores se desplazan a lo largo de un kilómetro desde el punto de inicio, que puede ser un supermercado. Durante el recorrido, registran los distintos tipos de avisos y negocios, incluyendo la calidad del pavimento y las veredas. Esta etapa dura una hora aproximadamente.

La tercera y cuarta secciones se refieren a la detección, el acceso y la ubicación de los locales de venta de tabaco y de alimentos. Por último, la quinta sección consiste en la ubicación de restaurantes y bares.

La segunda parte del EPOCH es un cuestionario que se efectúa a los participantes e incluye aspectos sobre el conocimiento de las leyes locales, las regulaciones, los programas de salud, si consideran que son muchas las personas que fuman, si las leyes son cumplidas y la opinión personal sobre todos estos ítems.

De los cinco países que participaron se evaluaron 93 comunidades urbanas y rurales. Se analizó según el estatus socio económico combinándolo con el número de artefactos utilizados desde ninguno o 0 hasta 3 (automóvil, televisión, computadora).

El EPOCH es un instrumento único que en el contexto de un estudio de cohorte prospectiva posee el potencial de ser empleado en estudios de múltiples niveles y explorar cambios en el ambiente de la comunidad y los factores de riesgo de ECV.

El Dr. Yusuf mostró cómo el cine también envía mensajes subliminales que pueden favorecer enormemente a las empresas que producen alimentos chatarra. En Hombres de Negro, los extraterrestres están comiendo hamburguesas y bebiendo Coca Cola y lo mismo sucede en la película Ghostbusters. Por su parte, a James Bond se lo ve tomando Heineken y Batman come tacos.

Un estudio mostró que las películas donde el actor principal fuma, estimulan la tendencia al hábito entre los adolescentes.


El riesgo y las condiciones socio-económicas

La incidencia de mortalidad por ECV fue muy baja en las poblaciones de altos recursos en relación con las de bajos recursos y esta diferencia fue muy significativa. Sin embargo, cuando se incluyeron todos los casos de ECV, tanto los que fallecieron como los que sobrevivieron, la diferencia perdió significación estadística (Figura 1).

Esto indica que la tasa de ECV es bastante similar en los distintos estratos sociales, pero la discrepancia se debe a que los de clase alta tienen mejor cobertura médica, que les permite una atención más rápida y de mejor calidad y por lo tanto la supervivencia es mayor que en la población de bajos recursos.

Por lo tanto, una de las formas de reducir la mortalidad por ECV es reducir la brecha entre ricos y pobres y que los gobiernos establezcan medidas para mejorar la asistencia en los sectores de bajo nivel socio económico.

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2022