El impacto de los residuos 2.0 | 12 NOV 12

La basura electrónica amenaza la salud

Expertos advierten que materiales presentes en estos desechos, como el plomo y el mercurio, pueden aumentar el riesgo de padecer enfermedades si no reciben un tratamiento adecuado.

Por Martina Rua

Bomba toxica. En el país se generan cada año más de 120 mil toneladas de residuos electrónicos que terminan en rellenos sanitarios.

En Argentina, cada año se descartan 400 millones de pilas y se generan más de 120 mil toneladas de basura electrónica. Cada habitante desecha tres kilos de este tipo de residuos por año, considerando computadoras, impresoras, monitores, fotocopiadoras y celulares en desuso. Según los datos de la Unesco, en América latina y el Caribe ya se acumulan más de 800 mil toneladas de desechos informáticos. Sin embargo, en el país aún no existe un sistema de gestión que haga frente a esta fracción de residuos en constante crecimiento y le dé un tratamiento adecuado.
 
Esta semana la organización Greenpeace reclamó en el Congreso que la Ley de Gestión de Residuos de Aparatos Eléctricos y Electrónicos, ya aprobada en el Senado, no pierda estado parlamentario y sea tratada durante el mes de noviembre por la Comisión de Presupuesto y Hacienda de la Cámara de Diputados (ver recuadro). Mientras la ONG reclamaba, también la comunidad científica debatía el tema. El jueves el Instituto Tecnológico de Buenos Aires (ITBA), la Asociación Argentina de Oncología Clínica (AAOC) y la coalición Salud sin Daño realizaron la jornada “Radiación, residuos electrónicos y cáncer”.
 
Allí se analizaron los principales problemas que causan la acumulación de residuos electrónicos. De hecho, se estima que una computadora tiene en su interior más de cincuenta sustancias tóxicas que, además de contaminar el medio ambiente, pueden producir serios daños a la salud de quien la manipula una vez desechada, como incrementar el riesgo de padecer cáncer. Marcelo Risk, investigador del Conicet y director de Investigación y Bioingeniería del ITBA, especificó los componentes de artefactos eléctricos y electrónicos que impactan en la salud. Por ejemplo, el plomo presente en los tubos de rayos catódicos que se ubican en los monitores. La exposición a este material puede producir daños cognitivos en los niños y perjudicar el sistema nervioso, reproductivo y circulatorio en adultos. También hay estudios que relacionan el mercurio que se utiliza en las lámparas de pantallas LCD como dispositivo de iluminación, con efectos adversos sobre el sistema nervioso central, cardiovascular y pulmonar y daños en los riñones y la vista. Otros compuestos potencialmente tóxicos son el berilio presente en transmisores y el cadmio en los televisores
 La exposición prolongada a dichos elementos es altamente perjudicial. Por lo cual, Risk habló sobre el reciclado de computadoras como una de las vías para disminuir los residuos electrónicos. “A las computadoras consideradas obsoletas se les puede instalar sistemas operativos que les permitirán seguir siendo funcionales para tareas de oficina y hasta para trabajos más complejos como cálculos científicos”, aconsejó Risk.
 
También explicó que a través del desmantelamiento de las computadoras existe la posibilidad de recuperar piezas y componentes que pueden ser utilizados para la producción de futuros dispositivos o para el arreglo de otros. De hecho, estudios de la Unión Europea afirman que los apartos eléctricos están compuestos en el 70% de materiales reciclables. “Más del 95% de un celular puede ser recuperado. No sólo se contamina el ambiente sino que se dilapidan recursos valiosos que deberían ser reaprovechados por la industria”, le dijo a PERFIL Consuelo Bilbao, de Greenpeace.

 María Della Rodolfa, responsable de programas de Salud sin Daño, remarcó la necesidad de que la sociedad comience a concientizarse sobre el uso que se les da a los artefactos. “Nos exponemos a alrededor de 100 mil sustancias de manera continua. Sólo del 10% sabemos si son o no perjudiciales para la salud. En Argentina, a diferencia de otros países, las etiquetas contienen la información en dos renglones”, concluyó.

 

Comentarios

Usted debe ingresar al sitio con su cuenta de usuario IntraMed para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión. Si ya tiene una cuenta IntraMed o desea registrase, ingrese aquí

Contenidos relacionados
Los editores le recomiendan continuar con las siguientes lecturas:
AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2021