Beneficios | 25 JUN 12

Analizan el efecto de las estatinas sobre la morbilidad y la mortalidad a largo plazo

Su uso a largo plazo, además de mantener los efectos beneficiosos, no estaría asociado con un incremento en la incidencia de cáncer ni de enfermedades no vasculares.
Autor/a: Dres. Bulbulia R, Bowman L, Collins R y colaboradores Fuente: SIIC Lancet 378(9808):2013-2020, Dic 2011

Introducción

Los hallazgos de varios estudios aleatorizados amplios han demostrado que la disminución del colesterol asociado a lipoproteínas de baja densidad (LDLc) en alrededor de 1 mmol/l, que se logra con la terapia con estatinas, reduce la morbilidad y la mortalidad por causa vascular en aproximadamente un cuarto en un gran número de pacientes (incluidos los adultos mayores y aquellos con baja concentración de colesterol), sin aumentar el riesgo de mortalidad y morbilidad de causa no vascular durante un período de 5 años de tratamiento. Como consecuencia, a muchos pacientes se les prescribe actualmente estatinas con el fin de reducir el riesgo vascular.

Sin embargo, los estudios de observación han señalado que las bajas concentraciones de colesterol se asocian con tasas más altas de algunos tipos de cáncer, así como con aumento en la morbilidad y la mortalidad por causa no vascular. Por lo tanto, se ha sugerido que el descenso en los niveles de LDLc podría producir un aumento en las tasas de cáncer u otro tipo de eventos adversos que tomarían más de 5 años en aparecer.

Dado que hasta el momento existe escasa información disponible acerca de la seguridad a largo plazo de las estatinas, se decidió llevar a cabo un estudio para evaluar los efectos de reducir el LDLc sobre la mortalidad y la morbilidad por causa específica en el largo plazo.

Métodos

El presente trabajo es una extensión del período de seguimiento de un amplio estudio aleatorizado que se llevó a cabo con el objetivo de evaluar la eficacia y la seguridad del tratamiento con estatinas en la reducción de la concentración del LDLc. El estudio original reclutó 20 536 participantes entre julio de 1994 y mayo de 1997, de entre 40 y 80 años, que presentaban incremento en el riesgo de eventos vasculares. A cada paciente se le asignó en forma aleatoria 40 mg/día de simvastatina o placebo. Al final del período de estudio (mayo a octubre de 2001), los participantes podían optar por continuar el tratamiento con estatinas.

Durante el período en que duró el ensayo se realizaron consultas de seguimiento a los 4, 8 y 12 meses, y luego, cada 6 meses. Se recogió información sobre la presencia de infarto de miocardio (IM), accidente cerebrovascular (ACV), procedimientos vasculares, cáncer u otros eventos adversos graves. El seguimiento posterior al período en estudio se llevó a cabo mediante cuestionarios enviados a todos los participantes sobrevivientes a noviembre de 2001 y, luego, anualmente hasta noviembre de 2006.

Los efectos del tratamiento sobre la concentración de colesterol fueron evaluados mediante análisis de sangre de todos los participantes que concurrieron al seguimiento entre agosto de 2000 y febrero de 2001, y a partir de muestras obtenidas de un grupo de participantes (5%) que fueron seleccionados para realizar seguimiento cada año alrededor de la misma época. Durante el período posterior al ensayo, se obtuvo el perfil lipídico de 1 500 participantes seleccionados aleatoriamente, entre mayo y agosto de 2004, es decir, 3 años después de finalizado el período del estudio original.

El principal resultado a evaluar en el análisis de seguimiento a largo plazo fue el primer evento vascular grave producido luego de la distribución aleatoria, definido como IM no fatal o mortalidad de origen coronario, ACV fatal o no fatal o revascularización coronaria o no coronaria. Como resultados secundarios se consideraron los siguientes: eventos vasculares graves durante cada año de seguimiento y en varias subcategorías de pacientes; eventos coronarios graves, ACV y revascularización considerados en forma separada; mortalidad por causa vascular y no vascular considerada en forma separada y cáncer de cualquier localización.

Resultados

El seguimiento promedio durante el período en estudio fue de 5.3 ± 1.2 años y el promedio total de seguimiento para los participantes que sobrevivieron hasta el final del período posterior, de 11.0 ± 0.6 años.

Durante el período en estudio, la diferencia promedio en la concentración del LDLc entre el grupo que recibió simvastatina y el tratado con placebo fue de 1.0 ± 0.02 mmol/l. Por su parte, durante el período posterior al ensayo, el uso de estatinas resultó ser similar en ambos grupos; de hecho, la concentración de LDLc luego de 3.2 años de seguimiento también fue similar en ambos grupos.

Por otra parte, durante el período en estudio, el grupo tratado con simvastatina obtuvo una reducción proporcional del 23% en la aparición de un primer evento vascular grave. Si bien no se observaron diferencias significativas durante el primer año del ensayo, en cada uno de los años siguientes se hallaron reducciones de aproximadamente un cuarto. Una nueva reducción del 14% fue registrada en el primer año posterior al estudio en los pacientes originalmente tratados con simvastatina, pero se observó escasa diferencia entre ambos grupos de ahí en adelante. Por lo tanto, la proporción acumulada de participantes que presentó eventos vasculares graves difirió a lo largo del período en estudio, diferencia que persistió prácticamente inalterada durante el período posterior.

Se observaron patrones similares para cada componente de los eventos vasculares graves. Durante el período en estudio se registró una reducción del 27% para los eventos coronarios graves, del 24% para el ACV y del 24% para los procedimientos de revascularización. Sin embargo, en el período de seguimiento posterior, las tasas de incidencia de estos eventos fueron similares en ambos grupos. Asimismo, la reducción proporcional para la mortalidad vascular durante el período en estudio fue del 18%, con tasas similares en ambos grupos en el seguimiento, por lo que la supervivencia ganada durante el período en estudio persistió posteriormente.

En cuanto a la mortalidad por causa no vascular, durante el período en estudio se observó una reducción significativa marginal en las muertes atribuidas a enfermedad respiratoria en el grupo de pacientes tratados con simvastatina, pero las muertes por cáncer u otras causas no vasculares no difirieron significativamente. En el período de seguimiento, la tasa de mortalidad de origen no vascular fue similar en ambos grupos, sin diferencias informadas en las muertes por cáncer, enfermedad respiratoria u otras causas no clínicas. Además, en el presente ensayo no se observó aumento de la mortalidad por causa no vascular en personas mayores de 70 años ni en aquellas con concentraciones inicialmente bajas de colesterol, tal como había sido postulado en ensayos previos.

El 14% de reducción proporcional en la mortalidad por cualquier causa observada durante el período en estudio reflejó la combinación de un 18% de reducción de la mortalidad vascular sumada a un ligero efecto sobre la mortalidad no vascular. En el período de seguimiento no hubo mayor reducción en la mortalidad vascular ni se modificó la mortalidad no vascular, por lo que la reducción absoluta en la mortalidad por cualquier causa, alcanzada por el grupo tratado con simvastatina durante el período en estudio, se mantuvo prácticamente inalterada a lo largo de los 11 años de seguimiento.

Por último, la incidencia de cualquier tipo de cáncer fue similar en los dos grupos durante ambos períodos considerados. Asimismo, la incidencia de cáncer genitourinario, gastrointestinal, respiratorio, hematológico o de cualquier otro tipo de enfermedad maligna no varió significativamente entre los grupos, ni siquiera en pacientes mayores de 70 años o con concentración inicialmente baja de colesterol previo al tratamiento.

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2022