11 años de experiencia con las intervenciones percutáneas | 15 AGO 11

Tratamiento endovascular de arteria femoral es seguro

El tratamiento endovascular es una alternativa segura para pacientes con una obstrucción ateroesclerótica de la arteria femoral común (AFC).

Por Will Boggs / NUEVA YORK (Reuters Health) -

Las lesiones de la AFC ya no son "tabú" para los especialistas endovasculares porque la mayoría de las veces pueden tratarlas de manera percutánea, indicó el doctor Robert F. Bonvini, del Hospital Universitario de Ginebra.

El doctor John R. Laird coincidió en un artículo editorial en que "se pueden lograr resultados excelentes en el corto plazo con una angioplastia con balón y un stent provisorio".

Pero un análisis de la práctica revela "una reducción significativa de la permeabilidad" al año, mientras que a los cinco años los resultados "son inferiores a los que se obtienen con la endarterectomía y la angioplastia de (injerto de) parche", según indicó Laird.

Bonvini dijo que la decisión de operar o utilizar terapia endovascular debería depender de los factores de riesgo de cada paciente, sus deseos y la experiencia local en el uso de intervenciones riesgosas, como las que se realizan en las bifurcaciones de la AFC.

El equipo describe en Journal of the American College of Cardiology 11 años de experiencia con las intervenciones percutáneas de la AFC: 360 procedimientos en 321 pacientes.

Al 98,6 por ciento se le hizo una angioplastia de balón como intervención primaria y al 36,9 por ciento se le colocó un stent. Veintitrés pacientes (el 6,4 por ciento) tuvieron complicaciones asociadas con el procedimiento; sólo cinco necesitaron cirugía.

La tasa de reestenosis fue del 27,6 por ciento y la tasa de revascularización de la lesión blanco fue del 19,9 por ciento, aunque el seguimiento duró en promedio menos de un año.

Las fallas fueron más comunes con las bifurcaciones de la AFC. El uso de stent fue el único factor protector independiente contra las fallas de procedimiento, la reestenosis al año y la revascularización de la lesión blanco.

"A pesar de los buenos resultados obtenidos en el subgrupo tratado con stent, se deberían considerar varias advertencias antes de generalizar el uso de stent para tratar las lesiones de la AFC", destaca el equipo.

Cuando es posible, hay que preservar el acceso a la AFC para poder realizar intervenciones percutáneas coronarias y periféricas, o quirúrgicas, añadieron los expertos.

"En nuestra institución, si es técnicamente viable, el enfoque endovascular siempre es el tratamiento de primera elección", comentó Bonvini. La cirugía se utiliza sólo si los resultados endovasculares no son satisfactorios.

"Esperamos que las próximas guías tomen en cuenta nuestros resultados positivos con las intervenciones en la AFC porque, junto con los resultados que llegarán pronto, ya no habría que considerar las lesiones de la AFC como una contraindicación endovascular", concluyó.

Laird, de la University of California y el Centro Médico Davis, en Sacramento, escribe en el editorial que "hay que felicitar a los investigadores por este aporte significativo al conocimiento del tratamiento endovascular de la enfermedad de la AFC".

Aun así, destaca que, según el análisis de Kaplan-Meier, sólo la mitad de los vasos siguen permeables a los cinco años.

"Estos resultados destacan (...) que la angioplastia de balón con o sin stent aún no puede reemplazar la cirugía como el tratamiento 'de primera elección' para la enfermedad oclusiva de la AFC. Para eso sería necesario contar con evidencias de permeabilidad de largo plazo con enfoques endovasculares más nuevos", concluye Laird.

FUENTE: Journal of the American College of Cardiology, 16 de agosto del 2011

 

Comentarios

Usted debe ingresar al sitio con su cuenta de usuario IntraMed para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión. Si ya tiene una cuenta IntraMed o desea registrase, ingrese aquí