Especialmente en pacientes cardíacos | 24 FEB 11

Aconsejan retrasar transfusiones tras cirugía de cadera

Esperar hasta que la hemoglobina disminuya hasta 8 mg/dL o el paciente tenga síntomas.

Por Fran Lowry

NUEVA YORK (Reuters Health) - En los pacientes cardíacos con cirugía por fractura de cadera, un enfoque sintomático de la transfusión reduce más de la mitad la necesidad de sangre sin modificar la mortalidad o la función, afirma un equipo de Canadá y Estados Unidos.

La estrategia incluye esperar hasta que la hemoglobina disminuya hasta 8 mg/dL o el paciente tenga síntomas.

"Antes, la literatura sugería que en la población mayor y frágil, como la de nuestro estudio, crecía el riesgo cardíaco si se retrasaba la transfusión, pero hallamos exactamente lo contrario", dijo el doctor David Sanders, de la University of Western Ontario, en Canadá.

El estudio se diseñó para probar la teoría de que un umbral más alto para realizar transfusiones mejoraría la recuperación funcional y reduciría la morbilidad y la mortalidad.

El equipo reunió a 2.016 pacientes con antecedentes cardiovasculares y hemoglobina inferior a 10 g/dL dentro de los tres días siguientes a la cirugía. Los participantes provenían de 47 centros de Estados Unidos y Canadá; tenían alrededor de 82 años y el 76 por ciento era mujer.

Al azar, recibieron sangre suficiente como para elevar el nivel de hemoglobina por encima de 10 g/dL cuando bajaba de ese umbral o una transfusión sólo cuando aparecían los síntomas de anemia.

Si el nivel de hemoglobina disminuía más allá de 8 g/dL y el paciente no tenía síntomas, se podía realizar la transfusión, pero no se exigía hacerlo.

Esta semana, en la reunión anual de la Academia Estadounidense de Cirujanos Ortopédicos en San Diego, el equipo informó que los 1.007 pacientes tratados con el umbral de transfusión de 10 g/dL recibieron 1.866 unidades de sangre (U) para un nivel promedio de 9,2 g/dL. Los 1.009 pacientes del grupo con síntomas recibió 652 U para un nivel de hemoglobina de 7,9 g/dL.

No hubo diferencia entre ambos grupos, aseguró el equipo de Sanders, incluidos los resultados principales de mortalidad o incapacidad de caminar sin asistencia humana.

"El estudio demuestra que un régimen transfusional más agresivo no tiene beneficios", dijo Sanders.

"Podemos ahorrar decenas de miles de unidades de sangre por año si adoptamos un protocolo de transfusión más restrictivo. Además, el ahorro de gastos con este tipo de enfoques será enorme y sin efectos adversos para los pacientes", agregó.

 

Comentarios

Usted debe ingresar al sitio con su cuenta de usuario IntraMed para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión. Si ya tiene una cuenta IntraMed o desea registrase, ingrese aquí

AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2020