"Journal of the American Medical Association" | 16 ABR 10

Preocupaciones monetarias retrasan tratamiento de cuadros cardíacos

Un estudio halla que incluso los que tienen seguro a veces dudan por su situación financiera.

Investigadores hallan que las personas que no están aseguradas o que son beneficiarias de Medicaid son más propensas a posponer la búsqueda de atención de emergencia para el ataque cardiaco.

Según hallazgos recientes, para muchas personas, estos factores conducen a retrasos en la búsqueda de atención por seis horas o más desde la aparición de los síntomas.

El estudio, sobre el que se informa en la edición del 14 de abril de la Journal of the American Medical Association, señala que, incluso entre las personas que tienen seguro privado de salud, los problemas monetarios se relacionan con retrasos en la llegada al hospital para recibir tratamiento.

"Hemos identificado algo que potencialmente podría tener mucho que ver con cómo acuden los pacientes a los hospitales, no solo por ataque cardiaco, sino potencialmente para otras emergencias", señaló el Dr. Paul S. Chan, autor principal del estudio y cardiólogo del Instituto cardiaco Mid America del St. Luke's Health System de Kansas City, Misuri.

Que las personas tengan seguro y el tipo de cobertura que tengan son cosas que potencialmente se pueden modificar, explicó Chan, mientras que los factores anteriormente relacionados con retrasos en la atención del ataque cardiaco, como ser negro o mujer, no.

La reforma a legislación nacional sobre salud expandirá el acceso a la cobertura, según los expertos, pero no es la panacea para las preocupaciones de los estadounidenses sobre el pago de su porción de su cuenta de servicios médicos, como deducibles y coaseguros por admisiones hospitalarias.

El Dr. Clyde W. Yancy, director médico del Instituto cardiaco y vascular del Centro médico de la Universidad Baylor de Dallas y presidente de la American Heart Association, describió los hallazgos del estudio como sorprendentes.

"Lo que esto significa es que la ventana crítica en la que podemos intervenir con mayor éxito se cierra cuando esos pacientes se presentan a atención por ataque cardiaco, lo que significa que tienen más consecuencias, lo que significa que, irónicamente, necesitan más atención médica", aseguró Yancy.

La Dra. Angela F. Gardner, profesora asistente de medicina de emergencia del Centro Médico Southwestern de la Universidad de Texas en Dallas y presidente del Colegio Estadounidense de Médicos de Emergencia (American College of Emergency Physicians), aseguró que los hallazgos coinciden con lo que los médicos ven en su práctica diaria.

"Yo creo que la gente sí retrasa la atención por temores a las repercusiones financieras", dijo, y describió incidentes en los que la gente refiere síntomas mucho antes de acudir a un médico o se niega a transporte en ambulancia por preocupaciones respecto al costo.

Para el estudio, Kim G. Smolderen, autora líder, de la Universidad de Tilburgo en los Países Bajos y sus colegas investigadores en los EE. UU. examinaron datos de un registro de 3,721 personas que sufrieron ataques cardiacos y fueron hospitalizadas a uno de 24 hospitales estadounidenses entre el 11 de abril de 2005 y el 31 de diciembre de 2008.

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2022