Diarrea infantil | 21 SEP 09

Tratamiento de la diarrea aguda por rotavirus con nitazoxanida o probióticos en los niños

La nitazoxanida y los probióticos logran reducir la duración de la diarrea y de la internación en los niños con infección por rotavirus.
Autor/a: Dres. Teran CG, Teran-Escalera CN y Villarroel P (IJID) 13(4):518-523, Jul 2009

Introducción

Los rotavirus son la causa más frecuente de diarrea infecciosa en los niños en todo el mundo. En los países en desarrollo, suele causar cuadros graves asociados con deshidratación. También son responsables de alrededor de 440 000 muertes por diarrea por año. Según indican los autores, se estima que 1 205 niños mueren diariamente por diarrea por esa causa y que el 80% de dichas defunciones se producen en los países más pobres.

El tratamiento de la diarrea por rotavirus no tuvo cambios en los últimos 35 años. Este se basa en la rehidratación por vía oral, la continuidad de la lactancia y la realimentación temprana. En algunos trabajos se ha demostrado la eficacia de los probióticos en el tratamiento de las diarreas agudas, puesta de manifiesto por la disminución de la gravedad y de la duración de las infecciones por rotavirus. También se ha explicado el efecto beneficioso de los probióticos por el acortamiento del tiempo de supervivencia de los rotavirus, la normalización de la permeabilidad intestinal alterada por el virus y el aumento de la expresión de células secretoras de IgA que enfrentan la infección.

Por otra parte, los investigadores refieren que la nitazoxanida, un agente antiparasitario eficaz para el tratamiento de las parasitosis por protozoos y helmintos, ha demostrado tener efectos antivirales. En estudios in vitro se ha observado que su metabolito activo tiene efectos citoprotectores sobre las células infectadas por rotavirus. Además, en estudios controlados en niños y en adultos, agregan, se ha verificado una disminución de la duración promedio de la diarrea en los casos afectados en comparación con placebo.

Métodos

Diseño del estudio y población. Los investigadores diseñaron un ensayo prospectivo, aleatorizado, controlado y a simple ciego para determinar la eficacia de la nitazoxanida respecto de los probióticos y el tratamiento de rehidratación administrados a un grupo control. El trabajo fue llevado a cabo en el Centro Pediátrico Albina Patiño, en Cochabamba, Bolivia, desde agosto de 2007 a febrero de 2008. Ingresaron niños de ambos sexos, de 28 días a 24 meses, que cursaban una diarrea aguda acuosa por rotavirus de no más de 72 horas de evolución, con un grado de deshidratación de moderado a grave.

Se excluyeron los casos con malnutrición grave, con infección sistémica con necesidad de antibioticoterapia y a los portadores de enfermedades crónicas graves. Tampoco ingresaron al estudio los casos en los que fueron identificados 1 o más gérmenes enteropatógenos en materia fecal ni los que estuvieran recibiendo antibióticos, probióticos o nitazoxanida en las 3 semanas previas a la internación.

Procedimientos. Los padres o las personas encargadas de los niños desconocían qué preparado les fue asignado a sus hijos para su tratamiento. Dicha medicación fue administrada por el personal de enfermería. Los pacientes fueron seleccionados al azar para integrar tres grupos diferentes. El primero de ellos recibió una solución de nitazoxanida (100 mg/5 ml) en dosis de 15 mg/kg/día dividido en 2 tomas durante 3 días. El segundo fue asignado a una preparación de probióticos que contenía Lactobacillus acidophilus, L. rhamnosus, Bifidobacterium longum y Saccharomyces boulardii a razón de 1.25 mil millones de células por gramo en dosis de 1 g/día durante por lo menos 5 días. El tercer grupo recibió rehidratación por vía oral o sistémica según la evolución de la diarrea.

Los dos primeros grupos recibieron, además, rehidratación por vía oral o parenteral según la evolución de su cuadro clínico. Los niños fueron alimentados de acuerdo con lo indicado para su edad.

Se efectuaron análisis microscópicos y cultivos de materia fecal para descartar otros agentes etiológicos de diarrea. El diagnóstico de la infección por rotavirus o por adenovirus fue efectuado con una prueba de inmunocromatografía. Se consignaron el número y la consistencia de las deposiciones y la aparición de fiebre, vómitos y de efectos adversos posibles atribuibles a la medicación.

Una vez que los pacientes fueron dados de alta, se los citó para una consulta a las 48 a 72 horas. Los niños con diarrea recurrente fueron excluidos del análisis.

Definiciones. La diarrea se definió por la presencia de por lo menos 3 deposiciones diarias de consistencia acuosa. La duración se consideró desde el momento de la admisión hasta la aparición de deposiciones blandas durante por lo menos 24 horas. Se otorgó el alta hospitalaria después de 24 horas de la resolución de la diarrea.

El tiempo entre la primera dosis del probiótico o de nitazoxanida y la aparición de la primera deposición blanda fue considerado uno de los objetivos principales del trabajo.

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2022