Un síntoma a tener en cuenta durante el puerperio | 02 JUL 09

La falta de sueño puede ser un síntoma de la depresión posparto

El insomnio debe ser vigilado y controlado en las mujeres que acaban de dar a luz.

NURIA BAENA

Los tres meses posteriores al parto están caracterizados por el cambio contínuo en los parametros del sueño, por lo que las mujeres que acusan cansancio durante este periodo suelen atribuirlo a la falta de reposo. Sin embargo, esta fatiga podría en ocasiones tener su origen en una depresión. Esto es lo que sostiene el estudio publicado en el último número de la revista ''Sleep'', que sugiere que la depresión posparto podría agravar los trastornos del sueño de las mujeres que los padecían previamente y que, además, dichas disfunciones pueden ser, en sí mismas, un síntoma de depresión.

Según apunta el trabajo, dirigido por la psiquiatra Karen Dørheim, del hospital universitario Stavanger de Noruega, el sueño podría ser un elemento que interactúa y modera el resto de factores de riesgo asociados a la depresión posparto y, por otra parte, puede constituir el desencadenante de la depresión en las mujeres que sufren cambios en los patrones del sueño.

La investigación señala que, en muchas ocasiones, la depresión posparto no es identificada por las madres recientes, a pesar de que el cansancio y la falta de sueño son una de sus quejas más frecuentes. Aunque dichos síntomas suelen atribuirse a un descanso insuficiente, la fatiga puede estar causada por la propia depresión.

Los datos se extrajeron de una muestra de 2.830 mujeres, que dieron a luz entre septiembre de 2005 y septiembre de 2006 en el hospital Stavanger. Todas respondieron a un cuestionario que les fue enviado a las siete semanas del alumbramiento. Entre ellas la prevalencia de problemas del sueño fue del 57,7% y la de la depresión del 16,5%. La media de horas de sueño fue de 6,5 horas y el ''rendimiento'' del sueño fue del 73%.

El estudio destaca que la depresión, los trastornos del sueño anteriores al parto, ser primípara, combinar la lactancia con otros métodos de alimentación o tener un bebé varón fueron factores que contribuyeron a una pobre calidad del sueño tras dar a luz. Además, la falta de sueño fue asociada a la depresión al combinarse con otros elementos, como una pobre relación de pareja, haber sufrido depresión antes del embarazo o durante el mismo y haber vivido situaciones estresantes a lo largo de la vida. Las interrupciones durante el descanso o una calidad deficiente del mismo fueron los aspectos del sueño que mostraron una mayor incidencia en la depresión.

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

CONTENIDOS RELACIONADOS
AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2023