'British Journal of Dermatology'. | 11 DIC 08

El linfoma cutáneo infantil se diagnostica con años de retraso.

Las lesiones de este tipo de cáncer se parecen a las de otras enfermedades cutáneas.

LAURA TARDÓN

Los parches escamosos, el enrojecimiento y la sequedad de la piel son signos habituales de algunas alteraciones de la piel como el eccema (muy frecuente durante la infancia), pero también pueden ser los primeros síntomas del linfoma cutáneo de células T, un cáncer de piel de evolución lenta que afecta a los ganglios linfáticos. La facilidad para confundirlos y la escasa incidencia de este cáncer en los más pequeños hace que el diagnóstico de esta enfermedad se retrase, según los autores de un estudio publicado en ''British Journal of Dermatology''.

Este trabajo hace una revisión médica sobre el diagnóstico y el tratamiento de la micosis fungoide en los más pequeños, el tipo más frecuente de linfoma cutáneo de células T. Se desarrolla de forma indolente a lo largo de los años y comienza como lesiones que se pueden confundir con enfermedades de la piel mucho más frecuentes. "Nadie piensa que hay que hacer una biopsia ante síntomas que parecen una psoriasis, eccemas o reacciones alérgicas", explica Juan José Lahuerta, hematólogo del Hospital 12 de Octubre de Madrid.

La micosis fungoide tiene una incidencia anual de un caso por cada 100.000 habitantes. Normalmente, esta afección aparece en adultos. El 75% de los diagnosticados supera los 50 años de edad. Sólo el 1% de los casos ocurre en niños y adolescentes.

 

Comentarios

Usted debe ingresar al sitio con su cuenta de usuario IntraMed para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión. Si ya tiene una cuenta IntraMed o desea registrase, ingrese aquí

Contenidos relacionados
Los editores le recomiendan continuar con las siguientes lecturas:
AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2021