Ahorro de luz diurna | 05 NOV 08

Efectos del cambio horario sobre el reloj circadiano de los seres humanos

El ritmo circadiano humano no se ajusta a los cambios horarios de primavera y otoño para el ahorro de luz diurna.
Autor/a: Dres. Kantermann T, Juda M, Merrow M y Roenneberg T Fuente: SIIC Current Biology 17(22):1996-2000, Nov 2007
Introducción

Una cuarta parte de la población mundial es sometida a un cambio horario de 1 hora 2 veces al año para el ahorro de luz diurna. Esto supone una modificación en los relojes sociales, pero no en los medioambientales (por ejemplo, el amanecer). El impacto del cambio de hora para el ahorro de luz no se ha comprendido por completo. Los relojes circadianos utilizan la luz diurna para sincronizar el ambiente de los organismos. La sincronización es tan exacta que los seres humanos se ajustan a la progresión este-oeste del amanecer dentro de una determinada zona horaria. A pesar de que aproximadamente 1.6 miles de millones de personas en todo el mundo experimentan el fenómeno del cambio de horario para ahorrar luz diurna, pocos estudios evaluaron su impacto sobre la fisiología y la conducta de los seres humanos. En esta reseña se describen algunos de los estudios realizados y se presentan los efectuados por los autores.

Estudios realizados                                            

Uno de los estudios realizados sobre el impacto del cambio horario para el ahorro de luz diurna no encontró efectos sobre los trastornos psiquiátricos, mientras que otros trabajos han investigado el efecto sobre los accidentes de tránsito con resultados no concluyentes. Los ensayos sobre la conducta de los individuos sometidos a estos cambios son escasos. Monk y Folkard (65 sujetos, 6 días antes y 11 días después del cambio de horario otoñal) mostraron un ajuste total del horario al despertarse luego de 5 días; Nicholson y Stone registraron electroencefalogramas durante el sueño y concluyeron que la estructura del sueño se ajustó varios días después del cambio horario realizado en primavera. El estudio más amplio (Monk y Aplin), realizado en 101 individuos, halló un ajuste instantáneo de la hora de irse a dormir después del cambio de horario en primavera y otoño, mientras que el ajuste de la hora de despertarse tomó aproximadamente 1 semana. El estudio de Valdez y colaboradores, el de mayor duración, de 4 semanas respecto del cambio de horario de primavera, halló diferencias entre los individuos en el ajuste (de 1-2 días hasta 2 semanas), pero no observaron efectos en el cambio horario realizado en el otoño. La primera investigación (Lahti y colaboradores) que consideró las preferencias de los individuos halló una reducción en la duración del sueño de aproximadamente 1 hora después del cambio de horario en primavera, a la mañana y a la noche. Si bien los horarios de las actividades se ajustaron inmediatamente, las horas de sueño tomaron 1 semana.

El estudio de los efectos del ahorro de luz diurna con los cambios de horario de primavera y otoño comprende la capacidad potencial de adaptación de los individuos a un nuevo horario social
 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

CONTENIDOS RELACIONADOS
AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2023