"La verdad y otras mentiras" | 27 FEB 08

Un gol..., en contra

Fútbol, coronarias, monos y muerte.
Fuente: IntraMed 

La evolución de la especie nos ha dotado de una serie de mecanismos que nos permiten afrontar situaciones de stress agudo. Gracias a ellas podemos huir, protegernos o luchar frente a las agresiones externas. 

Los dispositivos biológicos que desencadenan estos episodios son complejos e involucran a una serie de sistemas que, mediante una perfecta y coordinada maniobra casi militar, ponen a nuestra “tropa” neuroendócrina y vascular al servicio de la preservación de la vida.

En su libro de próxima aparición, “El corazón enfermo”, (Editorial “Libros del Zorzal”), el Dr. Carlos Tajer  hace una cuidadosa descripción de los fenómenos involucrados.

Miedo

Motivo

Inmovilización Disminuir la señal visual
Palidez rostro y manos Disminuir la señal térmica
Aumento flujo sangre a M. Inf Facilitar la huida, carrera
Piloerección Erizar, defensa
Diuresis, catarsis Confundir olores
Aumento de la tolerancia al dolor No detener la huida
Expresión facial de miedo Comunicar

Nuestro organismo activa en momentos como esos fenómenos cuyas consecuencias son: estado protrombótico destinado a evitar pérdidas de sangre, incremento de la agregación plaquetaria con el propósito de contribuir a la reparación endotelial, vasoconstricción que tiene a evitar el flujo en áreas inconvenientes y redistribuirlo hacia zonas imprescindibles.  Lamentablemente también son éstas las condiciones necesarias para desencadenar un accidente de placa coronario. Aunque no sea éste su objetivo primario, su consecuencia es el evento cardiovascular y, en no pocas ocasiones, la muerte que se intentaba evitar. Ya son clásicos los estudios que muestran un significativo incremento de la mortalidad ante situaciones de amenazas como terremotos, alarmas de bombardeo y otras. El fútbol parece convocar a estos demonios según se desprende del artículo publicado en The New England Journal of Medicine por Dres. Wilbert-Lampen U, Leistner D, Greven S, et al que comenta IntraMed esta semana.

Incidencia de eventos CV según fecha (NEJM)

La información que produce la señalización biológica es siempre leída con independencia del contexto cultural en que acontece. Sus efectos colaterales se vinculan directamente con los antecedentes de las personas que los padecen. Un gol, el riesgo de la descalificación de un campeonato mundial o la euforia sin control del triunfo deportivo equivalen para nuestros complejos mecanismos defensivos a la caída a un precipicio, la amenaza de un tigre o la inminencia de un combate con la horda vecina. El primate que llevamos dentro asoma desde el fondo de los tiempos y lee nuestra propia circunstancia con su mirada borrosa y su cerebro rudimentario. Entonces, desprovisto de significados, ciego a la semántica de sus propias emociones, el mono vulnerable que hoy somos casi todos, muere a manos del homínido errante y primitivo que alguna vez fue y que se niega a adaptarse o desaparecer.

Dr. Daniel Flichtentrei

 

Comentarios

Usted debe ingresar al sitio con su cuenta de usuario IntraMed para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión. Si ya tiene una cuenta IntraMed o desea registrase, ingrese aquí

Contenidos relacionados
Los editores le recomiendan continuar con las siguientes lecturas: