Diagnóstico | 20 SEP 06

Pustulosis eosinofílica neonatal

En la evaluación de una erupción pustulosa en un neonato, se deben descartar en primer lugar las causas infecciosas que puedan producirla ya que necesitan un tratamiento específico.
1
1

Cuando se evalúa una erupción pustular en un neonato es importante diferenciar las patologías infecciosas de las no infecciosas. Las etiologías infecciosas que incluyen bacterias (foliculitis estafilocóccica), espiroquetas (sífilis congénita), virosis (herpes simple, varicela zóster), hongos (candidiasis congénita o neonatal) y parásitos (escabiosis), pueden identificarse examinando el contenido de la pústula con tinciones y cultivos. Si se elimina la causa infecciosa debe considerarse la no infecciosa.  Estas últimas incluyen: la foliculitis pustular eosinofílica (pustulosis eosinofílica), acropustulosis infantil, eritema tóxico, melanosis neonatal pustulosa transitoria, miliaria pustulosa y acné neonatal.

Se reporta un niño pretérmino de 7 semanas, presentando una erupción pustular recurrente en cara, cuero cabelludo y tronco con eosinofilia periférica. La biopsia de piel reveló espongiosis con numerosos eosinófilos dérmicos y epidérmicos sin compromiso folicular predominante. Respondió al manejo conservador.

La foliculitis pustular eosinofílica fue descripta por Ofuji en 1970, la forma llamada clásica está caracterizada por pápulo – pústulas con extensión centrífuga y aclaramiento central con nuevas pápulas en el borde de más antiguas.. Las lesiones curan dejando hiperpigmentación residual, el prurito es un síntoma inconstante. Generalmente no hay manifestaciones sistémicas asociadas aunque la evaluación de laboratorio muestra eosinofilia en sangre pe

 

Comentarios

Usted debe ingresar al sitio con su cuenta de usuario IntraMed para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión. Si ya tiene una cuenta IntraMed o desea registrase, ingrese aquí

AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2021