Flexibilidad y biocompatibilidad: nuevos retos para los stents farmacoactivos de segunda generación | 20 JUN 05

¿Qué se espera de un stent?

Una tasa de reestenosis en torno al 5 por ciento ha colocado a los stent liberadores de fármacos entre los progresos más importantes de la hemodinámica en los últimos años. La investigación actual persigue mejorar sus diseños, facilitando la implantación y aumentando la compatibilidad de sus materiales.
Fuente: Doyma 

Las características que más valoran los profesionales en la implantación de un stent son su eficacia y seguridad. En los liberadores de fármacos estas propiedades se traducen en una reducción de la reestenosis cercana al 5 por ciento, así como el descenso de los eventos cardiacos adversos y la revascularización, entre otros. Resultados como estos han provocado que algunos especialistas se atrevan ya a decir que los liberadores de fármacos están entre los progresos más importantes de la hemodinámica en la última década. Su análisis y perspectivas de futuro se han convertido en temas centrales de diversas sesiones del EuroPCR, celebrado en París entre el 24 y el 27 de mayo.

Martín B. Leon, presidente de la Fundación de Investigación Cardiovascular de la Universidad de Columbia, en Nueva York, ha coordinado una de estas reuniones donde se han presentado en Europa los resultados de un análisis sobre el Endeavor II. El trabajo se ha desarrollado como un estudio aleatorizado y doble ciego con 1.197 pacientes de 72 centros en 17 países. Los datos que se desprenden del angiograma de control muestran que este liberador de fármacos en comparación con un stent metálico logra reducir la reestenosis hasta en un 71 por ciento. El sistema, desarrollado por Medtronic, libera un análago de la rapamicina -de la familia de los limus-, el ABT-578, que bloquea la función de la proteína mTOR y evita el proceso de división celular. El fármaco llega directamente a la pared arterial a través de un polímero de fosforilcolina que recubre el dispositivo.

Según las conclusiones del ensayo, “a los 9 meses de la implantación de Endeavor II, el 95 por ciento de los pacientes no necesitó ni tratamiento extra, ni revascularización”. Asimismo, los resultados revelaron una tasa de 0.5 por ciento de trombosis a los 30 días. Pasado este período no se detectaron ni episodios trombóticos ni mala posición del stent: “En las terapias hay que tener siempre en cuenta que no se comprometa la seguridad de los pacientes a largo plazo. Los resultados obtenidos por el Endeavor II están entre los mejores conseguidos hasta la fecha en estos mecanismos”, ha afirmado Leon.

El experto de la Universidad de Columbia es el responsable de los análisis que se están realizando para valorar la eficacia de Endeavor III y IV: “Estos liberadores de fármacos pertenecen a la llamada segunda generación de stents activos. Las principales diferencias con los primeros están en su diseño y la mayor biocompatibilidad de sus componentes”. Los nuevos modelos pretenden, entre otras cosas, mejorar la accesibilidad a zonas complicadas del árbol coronario: “Existen zonas tortuosas que resultan difíciles de alcanzar. Lo que vamos a ver en los diseños futuros es que serán más flexibles y esto facilitará su colocación”.

Otro de los objetivos que se persigue es aumentar la compatibilidad para reducir el riesgo de eventos adversos: “Se están investigando nuevos materiales más biológicos tanto para el stent como para su vehículo, los dispositivos que utilizamos en la implantación. El propósito es que el organismo reaccione mejor ante sustancias más biocompatibles reduciendo las inflamaciones y, por tanto, el riesgo de trombosis”.

Los efectos del fármaco en los pacientes diab

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

CONTENIDOS RELACIONADOS
AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2022