Según las etapas de gravedad de la lesión tisular | 07 NOV 23

Clasificación del infarto de miocardio

Se publica la primera clasificación de cuatro etapas del infarto basada en el daño del músculo cardíaco

Clasificación de la Sociedad Canadiense de Cardiología del infarto agudo de miocardio aterotrombótico según las etapas de gravedad de la lesión tisular: una declaración de consenso de expertos

Resumen

El infarto de miocardio (IM) sigue siendo una de las principales causas de morbilidad y mortalidad. En el IM aterotrombótico (IM con elevación del ST e IM tipo 1 sin elevación del ST), la oclusión de la arteria coronaria provoca isquemia. La necrosis de cardiomiocitos posterior evoluciona con el tiempo como un frente de onda dentro del territorio en riesgo. El espectro de lesión por isquemia y reperfusión es amplio: puede ser mínimo en el IM abortado o la necrosis miocárdica puede ser grande y complicarse con obstrucción microvascular y hemorragia por reperfusión. Las puntuaciones de riesgo establecidas y las clasificaciones de infarto ayudan con el tratamiento del paciente, pero no consideran las características de la lesión tisular. Este documento describe la clasificación de infarto de miocardio agudo de la Sociedad Canadiense de Cardiología. Es un consenso de expertos formado sobre la base de décadas de datos sobre IM aterotrombótico con terapia de reperfusión.

Se identifican cuatro etapas de deterioro progresivo de la lesión del tejido miocárdico: (1) IM abortado (necrosis miocárdica mínima o nula); (2) IM con necrosis significativa de cardiomiocitos, pero sin lesión microvascular; (3) necrosis de cardiomiocitos y disfunción microvascular que conduce a obstrucción microvascular (es decir, “no reflujo”); y (4) necrosis microvascular y de cardiomiocitos que conduce a hemorragia por reperfusión.

Cada etapa refleja la progresión de la patología tisular de la isquemia miocárdica y la lesión por reperfusión de la etapa anterior. Los estudios clínicos han demostrado una peor remodelación y un aumento de los resultados clínicos adversos con una lesión progresiva. En particular, la lesión microvascular es de particular importancia, y la forma más grave (IM hemorrágico) conduce a la expansión del infarto y al riesgo de complicaciones mecánicas. Esta clasificación tiene el potencial de estratificar el riesgo en pacientes con IM y sentar las bases para el desarrollo de nuevas terapias para el IM, específicas de la etapa de la lesión y basadas en patología tisular.


Comentarios

La declaración de consenso de la Sociedad Cardiovascular Canadiense publicada en el Canadian Journal of Cardiology allana el camino para perfeccionar el tratamiento y brindar atención individualizada

Se publica la primera clasificación de cuatro etapas de un ataque cardíaco basada en el daño del músculo cardíaco

Los ataques cardíacos o infarto agudo de miocardio (IM) son una de las principales causas de muerte en todo el mundo. La Clasificación de infarto agudo de miocardio de la Sociedad Cardiovascular Canadiense recientemente publicada (CCS-AMI) que aparece en el Canadian Journal of Cardiology presenta una clasificación de cuatro etapas del ataque cardíaco basada en el daño del músculo cardíaco. Este trabajo realizado por un grupo de destacados expertos tiene el potencial de estratificar el riesgo con mayor precisión en pacientes con ataques cardíacos y sienta las bases para el desarrollo de nuevas terapias basadas en patologías tisulares y específicas de la etapa de la lesión.

El autor principal, Andreas Kumar, MD, MSc, Northern Ontario School of Medicine University y Department of Cardiovascular Sciences, Health Sciences North, Sudbury, ON, Canadá, explica: “El IM sigue siendo una de las principales causas de morbilidad y mortalidad. Las herramientas existentes clasifican los IM utilizando la presentación clínica del paciente y/o la causa del ataque cardíaco, así como los hallazgos del ECG. Aunque estas herramientas son muy útiles para guiar el tratamiento, no consideran los detalles del daño tisular subyacente causado por el ataque cardíaco. Este consenso de expertos, basado en décadas de datos, es el primer sistema de clasificación de este tipo jamás publicado en Canadá e internacionalmente. Ofrece una definición más diferenciada de ataques cardíacos y mejora nuestra comprensión del IM aterotrombótico agudo. A nivel tisular, no todos los infartos son iguales; la nueva clasificación CCS-AMI allana el camino para el desarrollo de terapias más refinadas para el IM, que en última instancia podrían resultar en una mejor atención clínica del paciente y mejores tasas de supervivencia”.

La clasificación CCS-AMI describe el daño al músculo cardíaco después de un IM en cuatro etapas secuenciales y progresivamente graves. Cada etapa refleja la progresión de la patología tisular de la isquemia miocárdica y la lesión por reperfusión de la etapa anterior. Se basa en una sólida evidencia sobre el efecto que tiene un IM en el músculo cardíaco.

A medida que aumenta el daño al corazón a través de cada etapa progresiva de CCS-AMI, los pacientes tienen un riesgo dramáticamente mayor de complicaciones como arritmia, insuficiencia cardíaca y muerte. La terapia adecuada puede potencialmente detener el progreso de la lesión y detener el daño en una etapa más temprana.

Etapa 1: IM abortado (necrosis miocárdica mínima o nula). Daño mínimo o nulo al músculo cardíaco. En el mejor de los casos, se puede salvar toda el área de miocardio en riesgo.

Estadio 2: IM con necrosis significativa de cardiomiocitos, pero sin lesión microvascular. Daño al músculo cardíaco y sin lesión a los pequeños vasos sanguíneos del corazón. La terapia de revascularización dará como resultado la restauración del flujo coronario normal.

Etapa 3: IM con necrosis de cardiomiocitos y disfunción microvascular que conduce a obstrucción microvascular (es decir, “sin reflujo”). Daño al músculo cardíaco y bloqueo de pequeños vasos sanguíneos en el corazón. La tasa de eventos cardíacos adversos mayores aumenta de 2 a 4 veces en el seguimiento a largo plazo.

Etapa 4: IM con cardiomiocitos y necrosis microvascular que conduce a hemorragia por reperfusión. Daño al músculo cardíaco, obstrucción y rotura de pequeños vasos sanguíneos que provocan sangrado en el músculo cardíaco. Esta es una forma más grave de lesión microvascular y la forma más grave de lesión por isquemia-reperfusión. Se asocia con un aumento adicional de la tasa de eventos cardíacos adversos de 2 a 6 veces en el seguimiento a largo plazo.


Figura
: Representación esquemática de las 4 etapas de la clasificación de la Sociedad Canadiense de Cardiología (CCS) del infarto agudo de miocardio aterotrombótico en un corazón macroscópico. Estadio 1 del CCS: infarto de miocardio (IM) abortado con edema de miocardio y necrosis mínima o nula de cardiomiocitos. Estadio CCS 2: IM con necrosis de cardiomiocitos, pero sin lesión microvascular. CCS estadio 3: IM con obstrucción microvascular. Estadio 4 del CCS: IM con hemorragia por reperfusión. Aunque en el estadio 3 se pueden observar eritrocitos extracapilares raros, hay extravasación masiva y hemorragia miocárdica macroscópica que define el estadio 4.

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Política de privacidad | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2024