Su prevalencia se ha duplicado en los últimos 30 años | 30 NOV 18
Diabetes tipo 2: la urgente necesidad de proteger a los jóvenes
"Si la creciente prevalencia de obesidad y diabetes 2 en jóvenes es aceptada como una "nueva normalidad", la sociedad habrá fallado gravemente a la nueva generación"
2
1
Autor: Editorial Fuente: The Lancet Published:December 01, 2018DOI:https://doi.org/10.1016/S0140-6736(18)33015-0 Type 2 diabetes: the urgent need to protect young people

Con más de 400 millones de personas que viven con la enfermedad y que representan alrededor del 90% de los casos de diabetes en todo el mundo, la diabetes tipo 2 es compleja y costosa. Puede causar ceguera, enfermedad cardiovascular, insuficiencia renal, amputación de las extremidades inferiores y otras consecuencias a largo plazo que afectan sustancialmente la calidad de vida y los años de vida con discapacidad.

De manera preocupante, se estima que la prevalencia global de la diabetes tipo 2 se ha duplicado en los últimos 30 años y ahora incluye un rápido aumento en el número de niños y adolescentes.

La condición es mucho más compleja en personas jóvenes, que tienen un mayor riesgo general de complicaciones en la vida con un inicio mucho más temprano. Hasta 2002, la diabetes tipo 2 no se consideraba una condición pediátrica; en la actualidad, se estima que hay 3600 niños y adultos jóvenes diagnosticados con la enfermedad cada año en los EE. UU. En el Reino Unido, se reportaron casi 7000 casos en 2018, como señaló Diabetes UK el 21 de noviembre. De manera inquietante, esta tendencia se refleja a nivel internacional.

Reconociendo el cambio en la prevalencia de la diabetes tipo 2 hacia poblaciones cada vez más jóvenes, el 13 de noviembre, la American Diabetes Association (ADA) publicó nuevas pautas para la evaluación y el tratamiento de la diabetes tipo 2 de aparición en la juventud.

Las personas jóvenes con diabetes tipo 2 tienen una forma más agresiva de la enfermedad, incluida una respuesta más deficiente a los medicamentos que reducen la glucosa y una mayor resistencia a la insulina.

Sin embargo, dada la evidencia de que las personas jóvenes con diabetes tipo 2 tienen menos probabilidades de tener hipoglucemia cuando se tratan con agentes orales solos, las nuevas pautas recomiendan objetivos de HbA1c más estrictos que antes, y menores que los recomendados generalmente empleadas para adultos.

Las pautas dan prioridad al manejo del estilo de vida adaptado a los pacientes y sus familias, ya que la mayoría de los niños con diabetes tipo 2 también tienen obesidad. Estas recomendaciones toman en cuenta la etapa de crecimiento del desarrollo del niño.

Es importante destacar que la salud mental y los aspectos culturales también se consideran, ya que la obesidad a menudo se asocia con la discriminación y el estigma, y las normas culturales pueden afectar la dieta y el estilo de vida.

Si bien las pautas de la ADA serán útiles para los médicos, todavía hay muchas lagunas de conocimiento. Por ejemplo, no hay pruebas suficientes sobre los beneficios de las intervenciones como la cirugía metabólica, la actividad física intensiva y los programas de apoyo educativo en pacientes jóvenes. Además, el único fármaco que reduce la glucosa que no sea la insulina aprobado para pacientes menores de 18 años es la metformina.

Otras terapias, como los inhibidores de SGLT2 y los agonistas del receptor de GLP-1, que están asociados con la protección cardiovascular y renal en adultos, no han sido aprobados para niños o adolescentes.

Finalmente, está el problema de la detección y detección temprana de diabetes tipo 2 en este grupo de edad. Los enfoques para evaluar y diagnosticar a los adultos que están en riesgo no se han validado completamente en los jóvenes. Existe una necesidad urgente de incluir a pacientes jóvenes en futuras investigaciones para desarrollar e informar estrategias dirigidas a la prevención y el tratamiento de la diabetes tipo 2.

La diabetes tipo 2 es una enfermedad progresiva, lo que significa que la intensificación del tratamiento, con  insulina como último recurso, se requiere con el tiempo en una proporción sustancial de pacientes. Para los pacientes con enfermedad de inicio temprano, es más probable que esto se necesite más temprano en la vida. Incluso al priorizar los tratamientos de estilo de vida y los medicamentos de nueva generación, la insulina mantendrá un lugar central en el tratamiento de muchos pacientes con diabetes tipo 2. Con esta población en rápido crecimiento de personas que tendrán diabetes por más tiempo, es inevitable un aumento en la demanda de insulina.

De acuerdo con los resultados de un estudio de modelos publicado la semana pasada en The Lancet Diabetes & Endocrinology, se espera que se necesite un 20% más de insulina para tratar a la población mundial con diabetes tipo 2 para el año 2030. Una preocupación clave destacada en este estudio es que la disponibilidad y la asequibilidad de la insulina ya es inadecuada en los países de ingresos bajos y medios.

El principal factor de riesgo para el desarrollo de diabetes tipo 2 en todas las edades es la obesidad, que se puede prevenir en gran medida a partir de una edad temprana.

Algunos países ya han tomado medidas para combatir la obesidad al introducir impuestos al azúcar y reducir la exposición de los niños a anuncios de alimentos poco saludables. A pesar de estos enfoques positivos, se necesita hacer mucho más urgentemente.

La diabetes es un problema de salud pública mundial y solo puede abordarse con una acción concertada para desarrollar estrategias de prevención efectivas.

Seguramente los niños y adolescentes no pueden ser responsables de vivir en ambientes obesogénicos. Si la prevalencia creciente de obesidad y diabetes tipo 2 en los jóvenes es aceptada como la nueva normalidad, la sociedad habrá fracasado estrepitosamente en la próxima generación.

 

 

Comentarios

Usted debe ingresar al sitio con su cuenta de usuario IntraMed para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión. Si ya tiene una cuenta IntraMed o desea registrase, ingrese aquí