Probablemente es beneficioso para la salud | 28 NOV 18
Frutos secos y riesgo cardiovascular
Nueces, avellanas, almendras, anacardos, piñones y pistachos son solo algunos de los frutos secos más conocidos
1
1

Se llaman así porque, a diferencia de otras frutas de árbol, contienen menos de un 50% de agua. También se incluyen los cacahuetes –aunque en realidad son leguminosas–, las pipas de girasol y las de calabaza, y otras nueces más exóticas, como las de Macadamia, de Pecan y de Brasil.

Los frutos secos en conjunto gozan de muy buena prensa. En los últimos años han proliferado las noticias y reportajes que ensalzan sus propiedades nutritivas y los asocian con diversos beneficios para la salud. Uno de los más ampliamente atribuidos a su consumo habitual es la reducción del riesgo cardiovascular.

Estos son algunos ejemplos recientes de artículos periodísticos que han difundido este y otros mensajes sobre los efectos beneficiosos de los frutos secos en la salud:

Mensaje probablemente cierto
"El consumo habitual de frutos secos reduce el riesgo cardiovascular"
 
Evaluación

El mensaje se considera probablemente cierto porque el consumo habitual de frutos secos se asocia con una reducción del riesgo de sufrir un infarto, un ictus y otras enfermedades cardiovasculares. Esta asociación es consistente porque ha sido confirmada en numerosos estudios; además, estas investigaciones han puesto de manifiesto que el beneficio es dependiente de la dosis.

Asimismo, se ha comprobado que el consumo frecuente de estos alimentos se asocia con una reducción de la mortalidad cardiovascular y por todas las causas.

La evaluación de este mensaje se basa solo en estudios observacionales, ya que no de dispone de ensayos clínicos (estudios de intervención) de suficiente calidad que hayan estudiado si añadir frutos secos a la dieta aporta algún beneficio para la salud.

El estudio PREDIMED (PREvención con DIeta MEDiterránea) es un ensayo clínico realizado en España que analizó el posible beneficio de la dieta mediterránea en la prevención de enfermedades cardiovasculares en pacientes de alto riesgo cardiovascular. Para ello se compararon los efectos de una dieta mediterránea complementada con frutos secos (nueces, almendras y avellanas), una dieta mediterránea complementada con aceite de oliva virgen extra y una dieta baja en grasas.

Aunque este ensayo clínico mostró que la dieta mediterránea complementada con frutos secos es beneficiosa respecto a la dieta baja en grasas, no es posible saber si este beneficio debe atribuirse a los frutos secos o a la dieta mediterránea.

La abundante investigación realizada sobre los efectos del consumo de frutos secos en la salud muestra de forma inequívoca que existe una asociación clara entre en el consumo regular de estos alimentos y una reducción del riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares, así como de muerte prematura por cualquier causa.

Confianza en los resultados de la investigación

El grado de certeza de los resultados sobre los efectos del consumo habitual de frutos secos en la reducción del riesgo de mortalidad por cualquier causa, enfermedades cardiovasculares y enfermedad coronaria es moderado.

Esto significa que la investigación disponible ofrece una buena aproximación a los efectos reales de comer regularmente frutos secos y que la probabilidad de que nuevas investigaciones ofrezcan resultados diferentes es solo moderada. Esta confianza podría llegar a ser alta si los resultados actuales fueran confirmados en ensayos clínicos de calidad, aunque también podría ser que los nuevos resultados hicieran bajar la confianza.

Algunos mensajes clave

A continuación, se destacan algunos mensajes importantes reflejados en la evaluación (para más información, consultar el informe técnico completo):

  • Los frutos secos se caracterizan por su alta densidad energética. Tienen un alto porcentaje de lípidos totales, bajo contenido de ácidos grasos saturados y alto contenido de ácidos grasos insaturados, monoinsaturados y poliinsaturados.
     
  • Los frutos secos son además una abundante fuente de antioxidantes, una excelente fuente de proteínas (con un alto contenido de L-arginina, aminoácido precursor del óxido nítrico) y una buena fuente de fibra dietética.
 

Comentarios

Usted debe ingresar al sitio con su cuenta de usuario IntraMed para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión. Si ya tiene una cuenta IntraMed o desea registrase, ingrese aquí