Es necesaria la pesquisa activa del riesgo | 11 SEP 18
El dolor crónico se vincula con aumento del riesgo de suicidio
Las afecciones más comunes asociadas con el dolor crónico fueron dolor de espalda, cáncer y artritis
Autor: Emiko Petrosky, MD, MPH; Rafael Harpaz, MD, MPH; Katherine A. Fowler Fuente: Published: Ann Intern Med. 2018. DOI: 10.7326/M18-0830  Chronic Pain Among Suicide Decedents, 2003 to 2014: Findings From the National Violent Death Reporting System

Resumen:

Las personas que sufren de dolor crónico pueden estar en mayor riesgo de suicidio, según un estudio retrospectivo en la revista Annals of Internal Medicine.

Usando datos de 18 estados que participan en el Sistema nacional de información sobre muertes violentas, los investigadores identificaron a 123,000 personas de 10 años o más que murieron por suicidio en un período de 12 años. Alrededor del 7% tenía evidencia de dolor crónico en 2003, llegando al 10% en 2014.

Las afecciones más comunes asociadas con el dolor crónico fueron dolor de espalda, cáncer y artritis. En una muestra aleatoria de casos con dolor crónico en el que había notas de suicidio disponibles, dos tercios de las notas mencionaron el dolor como un factor que contribuye al suicidio.

Los investigadores escriben: "Los proveedores deben estar atentos y posiblemente detectar la depresión y los comportamientos suicidas entre los pacientes con dolor crónico".

Un editorialista agrega: "La prevención del suicidio implica que las intervenciones efectivas contra el dolor estén más disponibles, lo que va más allá del acceso a los opiáceos y también debe incluir, si corresponde, otros medicamentos, programas de intervención, terapia física y enfoques psicosociales".

Introducción

Más de 25 millones de adultos (11.2%) en los Estados Unidos tienen algún nivel de dolor diario; 10.5 millones (4.6%) tienen un dolor considerable todos los días. El dolor crónico cuesta $ 600 mil millones anuales en atención médica y pérdida de productividad, excediendo los costos asociados con la enfermedad cardíaca, el cáncer o la diabetes.

A pesar de este costo social, estas estadísticas no describen el efecto del dolor crónico en cada persona que tiene una calidad de vida disminuida. La carga del dolor crónico es difícil e imprecisa de medir y, a menudo, está infravalorada en la investigación, la gestión, la prevención y el desarrollo de políticas.

El suicidio ha estado aumentando desde 1999 y ahora es la décima causa de muerte en los Estados Unidos. Hallazgos recientes sugieren que el dolor crónico está asociado con el suicidio y los pacientes con dolor crónico comúnmente tienen factores de riesgo de suicidio, que incluyen condiciones psiquiátricas comórbidas (como depresión y ansiedad) y acceso a opioides utilizados para tratar el dolor crónico.

Sin embargo, estudios previos examinaron principalmente comportamientos suicidas no mortales en lugar de muertes por suicidio asociadas con dolor crónico o las características de tales muertes. El propósito de nuestro análisis fue comprender mejor la carga del dolor crónico entre los fallecidos suicidas, proporcionando así una indicación de un efecto que el dolor crónico puede tener en los individuos y su calidad de vida.

Resultados y discusión

Encontramos que casi el 9% de los fallecidos por suicidio en 18 estados desde 2003 hasta 2014 tenían documentación de dolor crónico en sus registros de incidentes y que el porcentaje de difuntos con dolor crónico aumentó durante el período de estudio.

Nuestros resultados resaltan la importancia del dolor en la calidad de vida y la muerte prematura, y contribuyen al creciente cuerpo de evidencia que indica que el dolor crónico podría ser un factor de riesgo importante para el suicidio.

Identificamos una amplia variedad de afecciones médicas y tipos de dolor entre los fallecidos, siendo el dolor de espalda, el cáncer y la artritis los más comunes. Muchas condiciones de dolor crónico se han asociado con tendencias suicidas, pero la fuerza de la asociación puede diferir según la afección específica del dolor.

No se estratificó por condición médica o tipo de dolor al describir las características de los fallecidos, pero las investigaciones futuras podrían usar el NVDRS para obtener más información sobre las condiciones de dolor más fuertemente asociadas con el suicidio.

Establecer el papel causal del dolor en el suicidio estaba más allá del alcance de nuestro estudio. Sin embargo, nuestros resultados fueron consistentes con la epidemiología conocida del dolor crónico en términos de tendencias temporales, edad y sexo.

Otros factores que contribuyen al riesgo de suicidio, incluidos los problemas interpersonales y los factores estresantes, fueron menos frecuentes entre los fallecidos con dolor crónico, lo que podría indicar que el dolor crónico era el factor estresante dominante en este grupo.

Además, aunque no podemos sacar conclusiones definitivas con respecto a la proporción de suicidios directamente atribuibles al dolor crónico, nuestra revisión narrativa de las notas de suicidio sugiere que la proporción no fue trivial.

La proporción de suicidas fallecidos con dolor crónico aumentó durante el período de estudio. El dolor crónico ha aumentado en la población general en una magnitud similar, lo que puede explicar parcialmente este hallazgo.

http://annals.org/data/Journals/AIM/0/M180830ff2_Figure_2_Percentage_of_suicide_decedents_with_chronic_pain_aged_10_years_or_older_by.jpeg
Porcentaje de suicidios fallecidos con dolor crónico de 10 años o más, por año, en 18 estados: NVDRS, 2003-2014.

Las tasas de suicidio son más altas entre los hombres y alcanzan su punto máximo en la mediana edad

En general, las tasas de suicidio son más altas entre los hombres y alcanzan su punto máximo en la mediana edad. Sin embargo, las tasas de suicidio entre los fallecidos con dolor crónico aumentaron por grupo de edad y se mantuvieron altas entre las personas mayores.

Los problemas de salud a edades avanzadas se asocian particularmente con un riesgo elevado de suicidio, y la prevalencia del dolor crónico, especialmente el dolor crónico severo, aumenta con la edad. En general, encontramos más suicidios entre los hombres que entre las mujeres, independientemente del estado de dolor crónico, de acuerdo con la literatura sobre suicidios. Sin embargo, la diferencia fue menor entre los fallecidos con dolor crónico, de acuerdo con los informes de que el dolor crónico es más común en las mujeres.

El paquete técnico de prevención de suicidio de los CDC describe varias estrategias de prevención relevantes para los pacientes con dolor crónico:

  • fortalecer los apoyos económicos (como los programas de beneficios por discapacidad)
  • fortalecer el acceso y la entrega de atención suicida (como cobertura de seguro de salud mental)
  • crear entornos protectores (como reducir el acceso a medios letales).

Más de la mitad de todos los fallecidos por suicidio, con y sin dolor crónico, murieron por arma de fuego, mientras que aproximadamente el 16% de aquellos con dolor crónico murió por sobredosis de opioides.

El almacenamiento seguro de armas de fuego podría reducir el riesgo de suicidio en esta población al separar a las personas en riesgo de suicidio del fácil acceso a medios letales. Las prácticas de almacenamiento seguro pueden incluir educación y asesoramiento para almacenar armas de fuego encerradas en un lugar seguro, descargadas y separadas de las municiones para las personas que puedan estar en riesgo de suicidio.

 

Comentarios

Usted debe ingresar al sitio con su cuenta de usuario IntraMed para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión. Si ya tiene una cuenta IntraMed o desea registrase, ingrese aquí