Infección congénita por citomegalovirus (CMV): secuelas visuales y oculares | 13 NOV 17

Secuelas visuales y oculares a largo plazo en pacientes con infección congénita por CMV

Las secuelas visuales por CMV a largo plazo no son bien conocidas, su adecuado conocimiento permitiría intervenciones oportunas y mejor inclusión social de los pacientes.
Autor/a: Haoxing Douglas Jin, Gail J. Demmler-Harrison, David K. Coats y colaboradores Pediatr Infect Dis J 2017;36:877–882
INDICE:  1. Página 1 | 2. Referencias bibliográficas
Página 1

El citomegalovirus (CMV) es la infección viral congénita más común en los Estados Unidos y afecta anualmente aproximadamente al 1% de todos los nacidos vivos (30,000-40,000)1. Entre el 80% y el 85% de los pacientes con infección congénita no presentan síntomas clínicos de infección por CMV al nacer.1

El 15% - 20% restante de los pacientes con infección congénita, que se describe como infección CMV congénita sintomática, a menudo muestra una o más anomalías clínicamente observables, que incluyen microcefalia, ictericia, hepatoesplenomegalia, petequias, pérdida de la audición y coriorretinitis1.

Las secuelas a largo plazo más comúnmente observadas y estudiadas con más frecuencia de la infección congénita por CMV son la pérdida auditiva neurosensorial progresiva (PANS). Las discapacidades del desarrollo neurológico también están bien documentadas.

Las secuelas visuales y oculares más comúnmente reportadas en la infección congénita por CMV son coriorretinitis, atrofia óptica, estrabismo y discapacidad visual cortical (DVC)1-7. Sin embargo, los resultados visuales  oculares a largo plazo de la infección congénita por CMV no están tan bien estudiados o no son tan bien conocidos.

 

Comentarios

Usted debe ingresar al sitio con su cuenta de usuario IntraMed para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión. Si ya tiene una cuenta IntraMed o desea registrase, ingrese aquí

AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2021