Stress, alostasis y sus consecuencias cardio-vasculares | 22 OCT 17
Determinantes sociales en la infancia y enfermedad cardiovascular temprana
Las bajas condiciones socioeconómicas en edades tempranas condiciona a los niños a mayor riesgo de enfermedad cardiovascular en la adultez
4
9
Página 1

Resumen:

  • Una reciente revisión nacional de los determinantes sociales en enfermedad cardiovascular ha reconocido que las bajas condiciones socioeconómicas en edades tempranas condiciona a los niños a mayor riesgo de enfermedad cardiovascular en la adultez. Existe evidencia creciente que la elevación crónica de carga alostática como consecuencia de niveles altos de estrés temprano en la infancia puede desencadenar cambios ateroescleróticos en niños  independientemente de su estilo de vida.
     
  • Niveles elevados de cortisol han sido documentados en niños de 4 años que crecen en circunstancias de alto estrés. La elevación crónica de cortisol está asociada con un incremento en la liberación de proteínas inflamatorias como la Interleukina 6 que lleva a fibrosis y cicatrices en las paredes vasculares de las arterias resultando en un engrosamiento de la íntima y media. En niños  de condición socioeconómica baja se encontró  engrosamiento de la íntima y media de la arteria carótida a los 18 años y ha sido asociado con riesgo cardiovascular aumentado en la adultez.
     
  • La Academia Americana de Pediatría (AAP), ha recomendado que es función del pediatra y de otros profesionales de la salud la pesquisa de estrés tóxico en la infancia con el fin de disminuir la reactividad al mismo y reducir el riesgo de cambios ateroscleróticos tempranos y de enfermedad cardiovascular más tarde en la vida.

Introducción

Si bien han disminuido las tasas de muertes asociadas a enfermedad cardiovascular, existen diferencias sustanciales en la prevalencia de la misma y se proyecta que las mismas puedan empeorar. La Asociación Americana de Cardiología  (AHA) en su reporte de los determinantes sociales en enfermedad cardiovascular  concluye: “las condiciones socioeconómicas pobres en los primeros años de la vida parecerían tener una importante contribución al riesgo de enfermedad en la adultez, especialmente cuando los factores tempranos influencian el desarrollo  de factores de riesgo en el adulto”

Es importante que los médicos reconozcan factores de riesgo tempranos para el desarrollo de enfermedad cardiovascular y realicen las intervenciones necesarias para eliminarlos.

Factores de riesgo para enfermedad cardiovascular que se originan en la infancia y adolescencia.

El reporte de la AHA identificó 3 factores de riesgo principales que contribuyen a aumentar la mortalidad por enfermedad cardiovascular: hipertensión, tabaco y dieta inadecuada. Aquellos niños que crecen en situaciones desventajosas son más propensos a experimentar estos factores de riesgo en la adultez y por consiguiente al desarrollo de la enfermedad cardiovascular. 

La revisión de la asociación  de  las condiciones socioeconómicas, los comportamientos en la adultez y la enfermedad cardiovascular señalan:

  • Aquellos que experimentaron peores condiciones socioeconómicas en su infancia independientemente de sus circunstancias en la adultez generalmente están en un mayor riesgo de desarrollar y  morir de enfermedad cardiovascular.
     
  • El desarrollo de los factores de riesgo ocurre temprano en la vida incluyendo infancia y adolescencia e incrementa el riesgo de enfermedad en la adultez, en parte por un proceso aterosclerótico que precede el desarrollo clínicamente reconocible de la enfermedad cardiovascular.

► Desarrollo temprano de la ateroesclerosis

La ateroesclerosis puede incluir dos procesos diferentes,  el desarrollo de placas de ateroma en la pared de las arterias  y  el engrosamiento y endurecimiento  de las paredes de las arterias y arteriolas.

El engrosamiento y endurecimiento aterosclerótico puede tomar lugar en la íntima o media de los vasos arteriales. De acuerdo a la AHA varios estudios patológicos han demostrado que el incremento de la íntima de las arterias, hiperplasia fibromuscular, está asociado con envejecimiento y el engrosamiento, hipertrofia muscular, está asociado con hipertensión aun en ausencia de placa de ateroma.

Es posible usar ecografía  como un método no invasivo para medir el espesor de la íntima y la media (IMT), la revisión sistématica del uso de este método encontró que el IMT de la carótida es usado como marcador de ateroesclerosis, los autores concluyeron que su uso puede identificar cambios ateroscleróticos antes de que la enfermedad cardiovascular tenga signos clínicos ,con evidencia consistente que el IMT de las arterias carótidas  es un fuerte predictor de eventos vasculares futuros y que su uso contiene información más allá de los factores de riesgo cardiovasculares clásicos.

► Factores de riesgo para IMT aumentado.

Basados en el estudio multiétnico de aterosclerosis (MESA)  los autores afirman que las bajas condiciones socioeconómicas en la infancia podrían estar relacionadas con aterosclerosis en la adultez a través  del desarrollo de conductas que se convertirán en factores de riesgo  así como también por procesos biológicos desencadenados a etapas tempranas de la vida.

► Estrés crónico, carga alostática y riesgo cardiovascular

El rol principal del eje hipotálamo pituitario adrenal es proteger al cuerpo a través de la regulación de la respuesta al estrés. Esta respuesta conocida como carga alostática implica una respuesta hormonal y neurológica, siendo la primera manifestación el aumento del cortisol. Si bien la respuesta alostática es protectiva como respuesta aguda ante el estrés, puede transformarse en maladaptativa si el estrés se vuelve crónico.

Una manera común de medir los niveles de cortisol, es medir cortisol salival. Los autores hallaron que los niveles de cortisol salival estaban estrechamente relacionados con estrés sicosocial (barrio, cohesión social, características del vecindario) indicando que los niveles altos del mismo indican estrés crónico y no eventos estresantes específicos.

Una revisión de Walker de la asociación entre el cortisol y la enfermedad cardiovascular confirma que las anormalidades en el eje hipotálamo pituitario adrenal pueden llevar a la inflamación de las paredes vasculares con la resultante injuria celular y aceleración de la aterosclerosis. El principal mecanismo por el cual la carga alostática crónicamente elevada puede llevar a daño cardiovascular es a través del incremento de las citoquinas inflamatorias, la principal que contribuye a la injuria es la interleukina 6, generando inflamación en las células endoteliales ya que favorece el depósito de fibrinógeno con engrosamiento del IMT.

Basados en el estudio MESA los autores sugieren que una excesiva exposición a corticoides causa un down regulation en la función o expresión de los receptores lo que lleva a un riesgo incrementado de inflamación. Una de las localizaciones principales  de los receptores de corticoides es en el endotelio arterial donde su función principal es mantener el tono vascular y modificar la inflamación del mismo, los niveles de cortisol crónicamente elevados suprimen  la actividad de estos receptores, exponiendo el endotelio vascular a la actividad de la Interleukina 6 favoreciendo la inflamación y cicatrices.

► Bajas condiciones socieconómicas en la infancia y riesgo inflamatorio

Los hallazgos del estudio de Thurston and Matthews llevaron a los autores a apoyar la hipótesis que las diferencias étnicas y socioeconómicas de la infancia afectan los procesos de enfermedad, de ahí la relevancia de la prevención de las mismas  para reducir la enfermedad cardiovascular.

Las situaciones adversas en los primeros dos años de vida se asocian al subsecuente desarrollo de hipertensión arterial y enfermedad cardiovascular en la adultez temprana

► Implicancias para los médicos

Un reporte de la AAP de 2012  subrayó el creciente consenso de que muchas enfermedades del adulto deberían ser valoradas como desórdenes del desarrollo que comienzan temprano en la infancia y que esas disparidades en salud asociadas con pobreza, discriminación y malos tratos podrían reducirse disminuyendo el estrés tóxico en la infancia.

La AAP recomienda, que los médicos estén conscientes del conocimiento científico que relaciona el estrés toxico en la infancia con disrupciones en el desarrollo del sistema nervioso central, cardiovascular, inmunológico, y metabólico y la importancia de incorporar estos conceptos  a la formación de los nuevos profesionales.

En 2016 la AAP publicó un comunicado donde  se enfatizaban la asociaciones entre las situaciones adversas en los primeros dos años de vida  y el subsecuente desarrollo de hipertensión arterial y enfermedad cardiovascular en la adultez temprana. La principal recomendación remarca el rol del pediatra y otros profesionales de la salud en reducir las tasas de enfermedad cardiovascular  y otras formas de enfermedad en chicos en riesgo por las condiciones de pobreza  y los niveles de estrés asociada con la misma.

► Pesquisa e intervenciones para reducir el impacto de las experiencias negativas en la infancia

La AAP recomienda que los pediatras pesquisen activamente sus pacientes para búsqueda de situaciones sociales o familiares que los expongan a riesgo de estrés tóxico, y en caso de identificarse tomar un rol de liderazgo para reducir el impacto de estos con distintas aproximaciones terapéuticas.

Cuando los niños tienen 3 años, los programas pre escolares diseñados para acompañar el aprendizaje socio-emocional (social emotional learning) son la principal intervención.

Estos programas han demostrado que disminuyen el impacto de las experiencias nocivas en la infancia lo que lleva a una disminución en la respuesta emocional al estrés.

 La pesquisa de experiencias negativas en la infancia, constituye una medida preventiva que tiene el potencial de reducir tanto los niveles crónicos de estrés en niños como  el riesgo asociado de ateroesclerosis temprana.


► Conclusiones:

La evidencia es clara y consistente,  los niveles crónicamente elevados de cortisol en niños que están creciendo en situaciones adversas se desarrolla desde edades tempranas de la infancia y se hace aparente en la adolescencia.  Los médicos  deben estar atentos, independientemente de los patrones de comportamiento, los niños que experimentan situaciones adversas durante la infancia están expuestos al desarrollo de enfermedad cardiovascular , a menudo expresada por aumento del IMT y asociada con hipertensión arterial.

*Traducción y resumen objetivo Dra. María Julia Lamborizio (IntraMed)


Referencias bibliográficas

1. Havranek EP, Mujahid MS, Barr DA, et al; American Heart Association Council on Quality of Care and Outcomes Research; Council on Epidemiology and Prevention; Council on Cardiovascular and Stroke Nursing; Council on Lifestyle and Cardiometabolic Health; Stroke Council. Social determinants of risk and outcomes for cardiovascular disease: a scientific statement from the American Heart Association. Circulation. 2015;132(9):873-898.
2. Wise PH. Confronting social disparities in child health: a critical appraisal of life-course science and  research. Pediatrics. 2009; 124(suppl 3):S203-S211.
3. Galobardes B, Smith GD, Lynch JW. Systematic review of the influence of childhood socioeconomic circumstances on risk for cardiovascular disease in adulthood. Ann Epidemiol. 2006;16(2):91-104.
4. Greenland P, Abrams J, Aurigemma GP, et al; Writing Group III. American Heart Association Prevention Conference V: Beyond secondary prevention: identifying the high-risk patient for primary prevention; noninvasive tests of atherosclerotic burden. Circulation. 2000;101(1):E16-E22.
5. Lorenz MW, Markus HS, Bots ML, Rosvall M, Sitzer M. Prediction of clinical cardiovascular events with carotid intima-media thickness: a systematic review and meta-analysis. Circulation. 2007;115(4):459-467.
6. Lemelin ET, Diez Roux AV, Franklin TG, et al. Life-course socioeconomic positions and subclinical atherosclerosis in the Multi-Ethnic Study of Atherosclerosis. Soc Sci Med. 2009; 68(3):444-451.
7. Blair C, Raver CC, Granger D, Mills-Koonce R, Hibel L; Family Life Project Key Investigators. Allostasis and allostatic load in the context of poverty in early childhood. Dev Psychopathol. 2011; 23(3):845-857.
8. An K, Salyer J, Brown RE, Kao HF, Starkweather A, Shim I. Salivary biomarkers of chronic psychosocial stress and CVD risks: a systematic review. Biol Res Nurs. 2016;18(3):241-263.
9. Hajat A, Diez-Roux A, Franklin TG, et al. Socioeconomic and race/ethnic differences in daily salivary cortisol profiles: the Multi-Ethnic Study of Atherosclerosis. Psychoneuroendocrinology.
2010;35(6):932-943.
10. Cohen S, Schwartz JE, Epel E, Kirschbaum C, Sidney S, Seeman T. Socioeconomic status, race, and diurnal cortisol decline in the Coronary Artery Risk Development in Young Adults (CARDIA) Study. Psychosom Med. 2006; 68(1):41-50.
11. Walker BR. Glucocorticoids and cardiovascular disease. Eur J Endocrinol. 2007;157(5):545-559.
12. Miller GE, Cohen S, Ritchey AK. Chronic psychological stress and the regulation of pro-inflammatory cytokines: a glucocorticoid-resistance model. Health Psychol. 2002;21(6): 531-541.
13. Yudkin JS, Kumari M, Humphries SE, Mohamed-Ali V. Inflammation, obesity, stress and coronary heart disease: is interleukin-6 the link? Atherosclerosis. 2000;148(2):209-214.
14. Pearson TA, Mensah GA, Alexander RW, et al. Markers of inflammation and cardiovascular disease: application to clinical and public health practice; a statement for healthcare professionals from the Centers for Disease Control and Prevention and the American Heart Association. Circulation. 2003;107(3): 499-511.
15. DeSantis AS, DiezRoux AV, Hajat A, et al. Associations of salivary cortisol levels with inflammatory markers: the Multi-Ethnic Study of Atherosclerosis. Psychoneuroendocrinology. 2012;37(7): 1009-1018.
16. Miller GE, Chen E, Fok AK, et al. Low early-life social class leaves a biological residue manifested by decreased glucocorticoid and increased proinflammatory signaling. Proc Natl Acad Sci U S A.  2009;106(34):14716-14721.
17. DeSantis AS, Adam EK, Doane LD, Mineka S, Zinbarg RE, Craske MG. Racial/ethnic differences in cortisol diurnal rhythms in a community sample of adolescents. J Adolesc Health. 2007; 41(1):3-13.
18. Thurston RC, Matthews KA. Racial and socioeconomic disparities in arterial stiffness and intima media thickness among adolescents. Soc Sci Med. 2009;68(5):807-813.
19. Evans GW, Kim P. Childhood poverty and health: cumulative risk exposure and stress dysregulation. Psychol Sci. 2007; 18(11):953-957.
20. Obradovic J, Bush NR, Stamperdahl J, Adler NE, Boyce WT. Biological sensitivity to context: the interactive effects of stress reactivity and family adversity on socioemotional behavior and school readiness. Child Dev. 2010;81(1):270-289.
21. Shonkoff JP, Garner AS; Committee on Psychosocial Aspects of Child and Family Health; Committee on Early Childhood, Adoption, and Dependent Care; Section on Developmental and Behavioral Pediatrics. The lifelong effects of early childhood adversity and toxic stress. Pediatrics. 2012;129(1):e232-e246.
22. Garner AS, Shonkoff JP; Committee on Psychosocial Aspects of Child and Family Health; Committee on Early Childhood, Adoption, and Dependent Care; Section on Developmental and Behavioral Pediatrics. Early childhood adversity, toxic stress, and the role of the pediatrician: translating developmental science into lifelong health. Pediatrics. 2012;129(1):e224-e231.
23. Council on Community Pediatrics. Poverty and child health in the United States. Pediatrics. 2016;137(4):e20160339.
24. Anda RF, Butchart A, Felitti VJ, Brown DW. Building a framework for global surveillance of the public health implications of adverse childhood experiences. Am J Prev Med. 2010; 39(1):93-98.
25. Dong M, Giles WH, Felitti VJ, et al. Insights into causal pathways for ischemic heart disease: Adverse Childhood Experiences Study. Circulation. 2004;110(13):1761-1766.
26. The Adverse Childhood Experiences Study: A Springboard to Hope; The ACE Score.  http://www.acestudy.org/the-acescore.html. Accessed June 14, 2017.
27. Bierman KL, Motamedi M. SEL programs for preschool children. In: Durlak JA, Domitrovich CE, Weissberg RP, Gulotta TP, eds. Handbook of Social Emotional Learning: Research and Practice. New York, NY: Guilford Press; 2015:135-150.
28. The Robert Wood Johnson Foundation. Social and emotional learning. Available at http://www.rwjf.org/socialemotionallearning. Accessed June 14, 2017.
29. American Academy of Pediatrics, Council on Community Pediatrics. The role of preschool home-visiting programs in improving children’s developmental and health outcomes. Pediatrics. 2009;123(2):598-603.

 

Comentarios

Usted debe ingresar al sitio con su cuenta de usuario IntraMed para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión. Si ya tiene una cuenta IntraMed o desea registrase, ingrese aquí