Práctica profesional | 20 ABR 16

Lo que piensa el paciente: Lesiones autoinfligidas

Una mirada intima a los sentimientos que transita un paciente con lesiones autoinfligidas que acude a una guardia para ser atendido.
3
1

Hablé en voz baja cuando me presenté en la recepción de la guardia, pero muchas de las personas que estaban esperando ser atendidas podían oírme. No es fácil comunicar en un salón lleno de gente que te has lastimado a vos mismo intencionalmente otra vez. En el caso que alguna persona no lo haya escuchado, ahí viene la pregunta:  ¿Te hiciste esto a vos mismo?

Las autolesiones son una de las causas más frecuentes de atención en el hospital. Las personas que se presentan en la guardia con lesiones autoinfligidas tienen un riesgo relativo de suicidio 49 veces mayor que la población general. Este riesgo será 100 veces mayor dentro de un año.

Los médicos de emergencias han salvado mi vida más de una vez. Las autolesiones generan un estigma y a veces la interacción no es sencilla. Dicen que soy  un “viajero frecuente“ (término utilizado por los médicos) y extremista.  Puedo pasar de un estado pensativo y compasivo a la frustración, culpa y vergüenza. No espero que la guardia me brinde una solución a las 3 AM. Me he estado lastimando durante 30 años y no hay una solución rápida. Pero hay cosas que los médicos pueden hacer para ayudar. Es importante que se aseguren que la causa de la lesión que presento no afecte la calidad asistencial que me van a brindar. Cuando me lastimo, estas lesiones son graves, pero pocas veces me ofrecen analgesia. Cuando se ofrece algo para calmar el dolor se da por entendido que esa persona no merece estar lastimada. En ocasiones he escuchado, “pero pensé que te gustaba el dolor” y también me han contado lo caros que son los apósitos que utilizan en mí.

Pequeñas cosas pueden ayudar:

Muchas personas que toman estas conductas dañinas han pasado por situaciones traumáticas. El ambiente hospitalario puede desencadenar recuerdos de esas situaciones y generar miedo en el paciente. Si la persona puede comunicarse, pregúntele que podría hacer para que se sienta mas seguro. Por ejemplo, podría evitarse el uso de las batas de hospital a menos que sea clínicamente necesario. También, podría ofrecerse que permanezca sentado en una silla en lugar de estar en una camilla de hospital.

Las autolesiones pueden ayudar a la persona a tomar el control de una situación desesperada donde no lo tiene, por lo cual es importante no quitarle mas control al paciente, dentro de lo posible.

Por ejemplo, los médicos me dijeron que no vale la pena atenderme si yo me niego al tratamiento. En ese momento yo estaba muy asustada por ser atendida por los cirujanos plásticos. Pero hubiera podido tolerar apósitos, cuidados de emergencias y controles posteriores, si me los hubieran ofrecido. Aprecio mucho que se me ofrezca la primera línea de tratamiento, pero por favor, si lo rechazo no se alejen de mí. Trabajen conmigo para encontrar el mejor tratamiento que pueda tolerar.

El autodaño es siempre un acto privado:

A pesar que a veces las lesiones generan muchas visitas al hospital, inclusive internación en cuidados intensivos, pocas personas de mi entorno saben de mi problema.

Para algunos pacientes la guardia es el único lugar donde mostraran sus heridas a otra persona. Es importante reflexionar sobre el impacto que genera cada paso de la evaluación y el tratamiento en estos individuos.
Los profesionales médicos deben maximizar la privacidad, cerrando las cortinas durante la revisación y reemplazando la vestimenta utilizada en el triage.

Existen tantas razones para dañarse como personas que lo hacen. El punto en común de todas es que provienen de un lugar donde hay sufrimiento psicológico. Por lo tanto, hacer sentir a las personas peor por lo que han hecho no hará que detengan su conducta. Por el contrario, esto puede aumentar el riesgo de que ocurra nuevamente o puede frenar a las personas en su intento de buscar ayuda.

"Las personas que me tratan con dignidad y compasión me ayudan mas de lo que pueden imaginar."

 

Comentarios

Usted debe ingresar al sitio con su cuenta de usuario IntraMed para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión. Si ya tiene una cuenta IntraMed o desea registrase, ingrese aquí

Contenidos relacionados
Los editores le recomiendan continuar con las siguientes lecturas:
AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2020