Cancer infantil | 28 AGO 02

Tumores del mediastino en los niños

Los tumores del mediastino en los niños conforman un grupo heterogéneo de procesos, de etiología congénita, infecciosa, o neoplásica que presentan diagnóstico complejo.
Autor/a: Dres. Freud E, Ben-Ari J, Schonfeld T, Blumenfeld A, Steinberg R y col. Fuente: Department of Surgery, Schneider Children's Medical Center of Israel, Petah Tiqva, Sackler Faculty of Medicine, Tel Aviv University, Israel. 
INDICE:  1. Desarrollo | 2. Ubicación | 3. Bibliografía
Desarrollo

Las masas mediastinales grandes pueden causar condensación de estructuras del mediastino adyacentes. Los pacientes pueden tener síntomas de obstrucción de la vía aérea o compromiso cardiovascular. En los niños, el estado general puede deteriorarse de repente, incluso en la inducción  anestésica. Los efectos aditivos de los anestésicos, parálisis, y posicionamiento antes de y durante un procedimiento quirúrgico puede llevar a la obstrucción de la vía aérea aguda y muerte. Por consiguiente, el tratamiento cuidadoso de estos pacientes es obligatorio, y la colaboración de intensivistas pediátrico, cirujanos, y anestesiólogos pueden ser cruciales.
 
Las masas mediastinales en los niños conforman un grupo heterogéneo de neoplasias malignas y benignas. La mayoría de las masas del mediastino son malignas y de origen hematológico. De 188 niños con tumores mediastinales descritos por Rey y col. 136 (72.4%) eran malignos, principalmente el linfoma de Hodgkin y no Hodgkin y 52 (27.6%) eran benignos. Las proporciones correspondientes en la serie de Grosfeld y col eran 72% malignos, hematológicos o neurogénicos y 28% benignos. Glick y La Quaglia también encuentran al linfoma el tipo más común de tumor mediastinal en la población pediátrica; más de 50% de niños con linfomas se presentan con una masa en el mediastino anterior, y aproximadamente 35% de niños con linfoma no Hodgkin tenían la masa primaria en el mediastino. Aproximadamente dos tercios de todos los niños con enfermedad de Hodgkin la adenopatía mediastinal es manifiesta. Ferrari y Bedford repasaron a 163 niños admitidos al SloanKettering Cáncer Centro Conmemorativo con diagnóstico de masa del mediastino anterior. Los autores enfatizaron la importancia del diagnóstico del tejido antes de la iniciación de tratamiento. Ellos concluyeron que en  ausencia de obstrucción de la vía aérea antes de la cirugía y de síntomas clínicos severos, la anestesia general puede inducirse seguramente.
  
Muchos autores han descripto la naturaleza y frecuencia de síntomas respiratorios en los niños con masa mediastinales. En el preoperatorio, la obstrucción de la vía aérea o el colapso cardiovascular pueden ocurrir durante la evaluación física o radiológica si el paciente es examinado en decúbito ventral. La obstrucción de la vía aérea severa también puede provocar la asfixia súbita concomitante con los cambios de postura. Algunos pacientes pueden necesitar intubación antes de la tomografía de tórax que se hace en  decúbito dorsal. En la serie presentada por E Freud y col , 10 niños (41.6%) requirieron intubación traqueal de urgencia en la admisión a la unidad de cuidados intensivos, 5 (20.8%) tenían episodios de amenaza de la vida, y 1 paciente tenía daño cerebral severo secundario a la asfixia. Todos los niños admitidos con  asfixia eran mayores de 4 años, y todos tenían linfoma mediastinal; 4 de ellos sufrieron toracotomía de urgencia para liberar la presión de la vía aérea. Todos ellos tenían tos y disnea unos días antes del evento. En 3 pacientes, la asfixia ocurrió en casa o en la llegada al hospital. En 1 paciente con el dolor respiratorio severo y cianosis, obstrucción completa y arresto cardíaco ocurrió durante la preparación para el intubación traqueal. Un paciente tenía la asfixia durante la evaluación radiológica en otro hospital.   
  
El diagnóstico de una masa mediastinal es inicialmente basado en los rasgos clínicos, complementados por los datos epidemiológicos y del laboratorio. Es seguido por los estudios de imágenes. Los exámenes tempranos incluyen las radiografías normales, ultrasonagrafía y tomografía computada; ocasionalmente resonancia magnética nuclear, angiografía, y centellografía. Estos estudios deben seguirse por el toracoscopía, mediastinoscopía y la biopsia.
 
No debe realizarse la broncoscopía de diagnóstico de rutina en los niños con masas mediastinales debido a los riesgos de paro respiratorio debido a la sedación y a la posición requirida para el procedimiento. Los autores de este trabajo utilizaron el broncoscopio en algunos pacientes para determinar la causa de la obstrucción aguda y evaluar el grado de condensación de la vía aérea.  
 
En el resumen, más de 80% de las masas de mediastino en los niños es de origen maligno, principalmente linfomas o tumores neurogénicos. Se encontraron más frecuentemente las masas malignas en niños mayores, mientras una tendencia a las masas benignas está presente en los niños menores de 2 años de edad. La condensación de la vía aérea es la complicación más seria, sobre todo en los pacientes con linfomas que crece rápidamente. La planificación apropiada de la evaluación es crucial en los pacientes con condensación de la vía aérea significante y se requiere la colaboración de expertos en cirugía, pediatría, neumonología, anestesiología y oncología.  

Artículo comentado por el Dr. Edgardo Checcacci, editor responsable de IntraMed en la especialidad de Pediatría.

 

Comentarios

Usted debe ingresar al sitio con su cuenta de usuario IntraMed para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión. Si ya tiene una cuenta IntraMed o desea registrase, ingrese aquí

AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2020