Efecto de "costos hundidos" del sistema de recompensa | 03 AGO 18
El tiempo invertido predispone a esperar por una recompensa futura
Cuanto espere más un individuo por una recompensa, menos dispuesto estará a abandonar la búsqueda

Según un reciente estudio en ratones, ratas y humanos, cuanto espere más un individuo por una recompensa, menos dispuesto estará a abandonar la búsqueda de dicha recompensa.

Estos descubrimientos sugieren que muchos animales toman decisiones erróneamente basadas en inversiones irrecuperables, conocidas como «costes hundidos», en lugar de basarse en los resultados esperados a un futuro, dada la posible ganancia.

Para conocer cómo perciben los animales los costes hundidos, Brian Sweis et al. crearon un experimento con ratones entrenados para entrar en diferentes habitaciones donde buscar golosinas. En el experimento, variaba tanto el sabor de los premios como el período de espera para recibirlos.

¿Cuánto sería capaz de esperar un ratón para obtener un obsequio de un determinado sabor antes de seguir hacia la próxima habitación?

Los investigadores descubrieron que, incluso si la golosina no era su favorita, el ratón esperaba más tiempo para obtener su recompensa si ya había invertido cierto tiempo esperándola, lo que constituye un sesgo del coste hundido.

Se obtuvieron resultados similares con ratas en busca de alimento, así como en experimentos con humanos que navegaban por la web (no en busca de alimento sino de entretenimiento) y que recibían una recompensa si permanecían en una página web durante un tiempo lo suficientemente largo.

En las tres especies, este sesgo del coste hundido se volvía más fuerte cuanto mayor era el tiempo que habían esperado los sujetos.

Los investigadores citan tres explicaciones posibles para este sesgo.

Por un lado, sostienen que, debido a que predecir el valor de resultados futuros puede ser complejo y difícil, es posible que los animales hayan desarrollado procesos en los que el valor es medido a partir del esfuerzo realizado, más fácil de procesar.

Otras explicaciones están relacionadas con el estado fisiológico y psicológico de un animal tras haber invertido mucha energía en un recurso.

Sarah Brosnan analiza este estudio en un contexto más amplio, en un artículo editorial relacionado, y menciona que «comprender [el fenómeno del sesgo del coste hundido] puede ayudarnos a entender mejor por qué tomamos las decisiones que tomamos y, en última instancia, aportar formas de mejorar nuestra toma de decisiones».

La falacia del costo hundido, por definición, surge de la valoración de los recursos gastados que no se pueden recuperar. Nuestros datos revelan que estos costos irrecuperables solo se acumulan en situaciones específicas en ratones, ratas y humanos.

Sugerimos que múltiples algoritmos paralelos de valoración de toma de decisiones implementados en circuitos neuronales disociables han persistido en todas las especies y en el tiempo a través de la evolución. Nuestros datos implican que estos diferentes algoritmos de valoración son diferencialmente susceptibles a los costos irrecuperables.

Los estudios anteriores que informaron hallazgos conflictivos en todas las especies pueden haber fallado en considerar cómo diferentes comportamientos del sistema de decisión. Los estudios que identifican las diferencias en la sensibilidad a los costos irrecuperables deben considerar a qué procesos de toma de decisiones accede el individuo en una tarea determinada.

Debido a que estos procesos podrían cambiar entre las especies, o dentro de las especies, pero a través del envejecimiento, las etapas de desarrollo o las circunstancias, también lo haría la sensibilidad a los costos irrecuperables.

Usando un enfoque traslacional en ratones, ratas y humanos, encontramos evidencia directa en tareas paralelas de que el fenómeno del costo hundido se conserva en todas las especies. Nuestros resultados destacan la utilidad de los paradigmas económicos que pueden disociar los cálculos de toma de decisiones, utilizando tareas naturalistas que se pueden traducir a través de diversos especies y que se pueden ampliar para estudiar individuos de diferentes edades o poblaciones psiquiátricas.

Estas tareas y hallazgos pueden ayudar a futuras investigaciones en educación o neuropsiquiatría arrojando luz sobre las estrategias de diagnóstico o intervención y revelando las funciones de los sistemas de decisión neuralmente distintos.


Sensitivity to “sunk costs” in mice, rats, and humans. Brian M. Sweis, Samantha V. Abram, Brandy J. Schmidt, Kelsey D. Seeland, Angus W. MacDonald, Mark J. Thomas, A. David Redish. Science  13 Jul 2018: Vol. 361, Issue 6398, pp. 178-181 DOI: 10.1126/science.aar8644

 

 

Comentarios

Usted debe ingresar al sitio con su cuenta de usuario IntraMed para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión. Si ya tiene una cuenta IntraMed o desea registrase, ingrese aquí