"Midiendo la humanidad": valor sanitario de la narrativa social | 02 MAY 18
¿Puede el Hip Hop ser una evidencia en salud pública?
Trabajando con grupos marginados, un programa de investigación utiliza el compromiso de la comunidad creativa desde abajo hacia arriba para desafiar a los responsables políticos y académicos a reevaluar lo que cuenta como evidencia
1
Autor: Marisa de Andrade Fuente: The Lancet DOI: https://doi.org/10.1016/S0140-6736(18)30575-0 Measuring Humanity: hip-hop as evidence for health inequalities

“Querido Humano” es un video de hip-hop desarrollado como parte del proyecto Measuring Humanity. 1

Trabajando con grupos marginados, el programa de investigación dirigido por participantes utiliza el compromiso de la comunidad creativa desde abajo hacia arriba para desafiar a los responsables políticos y académicos a reevaluar lo que cuenta como evidencia al desarrollar políticas, prácticas y recomendaciones.

El video presenta rapeos escritos usando datos coproducidos por miembros marginados de la comunidad, profesionales de la salud y del sector voluntario e investigadores. Dear Human destaca las experiencias vividas en estas comunidades y cuestiona la naturaleza de la evidencia en la salud pública.

Los versos subversivos de Dear Human, que fueron escritos y realizados por Belle Jones y Lauren Gilmour, provienen de investigaciones de acción participativa con las llamadas comunidades étnicas minoritarias negras (BME, por sus siglas en inglés) difíciles de alcanzar: algunas personas no se identifican como BME pero sí con esta manera de sentir el problema.

Los investigadores usaron métodos creativos de investigación relacional para llegar a estas comunidades.2,3 Las rimas imaginativas y las voces disidentes en el video reflejan cómo los sistemas de diseño, difusión y evaluación de la eficacia de los servicios de salud pública y las intervenciones están fallando y tergiversando a la mayoría marginada.

Estos sistemas no capturan aspectos aparentemente inconmensurables de la experiencia humana como la confianza y cuantifican sentimientos subjetivos en escalas sin sentido que reducen a la persona a un dato en una estadística vacía.

La investigación convencional en salud pública generalmente evita ciertos datos a menos que estén en formatos científicos estándar, incluso si son inaceptables para una comunidad que habla otro idioma o que no puede o no quiere expresarse de maneras tradicionalmente académicas.

Dichos métodos de investigación colocan a las experiencias personales y a los enfoques basados en las artes en el fondo de la jerarquía de la evidencia y los descartan como historias o ideas anecdóticas.

Además, el enfoque biomédico generalmente se centra en los problemas de salud: obesidad, tabaquismo y alcoholismo, en gran medida, sin tener en cuenta los aspectos socioeconómicos y los determinantes políticos de la salud, por lo tanto, la prestación de los individuos responsables se encarga de la perpetuación sistémica de los problemas.4,5

La medición de la humanidad exige una reconceptualización de la base de evidencia de salud pública para incluir formas cruciales de datos creativos y relacionales sobre las comunidades y de sus experiencias vividas a las que no se puede acceder a través del  enfoque biomédico que genera y usa evidencia tradicional. Las artes y las acciones humanas que se unen en la comunidad proporcionan las piezas faltantes de evidencia que deben entenderse para abordar problemas de salud complejos.

Al privilegiar la voz de la persona emerge una comprensión más rica de las razones complejas y profundamente arraigadas para la mala salud. Conectando al individuo con el sistema se revela cuán diversas realidades subjetivas (personales e incluso motivaciones subconscientes) colisionan con una realidad objetiva (impulsores estructurales de la desigualdad).

A través de la acción y la colaboración escuchamos cómo la pobreza, el poder y la política hacen que las personas sean poco saludables.

Pero, ¿cómo lo demuestras?

 

"Usar la potencial fortaleza de los individuos y las comunidades en lugar de enfocarse en los factores de riesgo individuales"

El proyecto “Medición de la humanidad cuestiona al sistema de evaluación de la salud pública y a sus modalidades de medición. El proyecto surgió de la necesidad de encontrar evidencia acerca de cómo los enfoques basados en acciones pueden mejorar la salud y reducir la desigualdad.

Estos enfoques se construyen sobre lo que Michael Roy describe como "potencial fortaleza de los individuos y las comunidades en lugar de enfocarse en los factores de riesgo individuales"6 a través de un proceso de coproducción que "enfatiza la participación de los usuarios en el diseño, implementación y distribución de los servicios ".7

A pesar de la evidencia limitada de eficacia y de las críticas "siendo una herramienta del neoliberalismo", 6 centrándose en el individuo en lugar del sistema, tiene un papel influyente en el diseño y la entrega de servicios públicos. Un desafío es evaluar cómo, o si estas intervenciones desbloquean la capacidad de la comunidad para coproducir servicios que en última instancia mejoran la salud y reducir la brecha de desigualdades.

Para hacer esto, se necesita una comprensión del contexto junto con la aplicación de procesos desde abajo hacia arriba, como se usa en Measuring Humanity, que comienza con la identificación de "Quién y qué hace las poblaciones y sus medios".8

Es necesario el compromiso y la recopilación de datos a través de cualquier forma creativa o relacional válida y apropiada para las comunidades. El enfoque es  interdisciplinario,

los investigadores deben trabajar con los profesionales y con las comunidades para recopilar conjuntos de datos innovadores, identificar indicadores, resultados y servicios que son importantes y significativos para poblaciones específicas.

Pero, fundamentalmente son necesarias la capacidad y los recursos con las estructuras de financiación y puesta en marcha para este tipo de intervenciones para ser implementadas y evaluadas por largos períodos. Este tipo de investigación lleva tiempo.

A menudo se basa en pequeñas cantidades de dinero y buena voluntad de los líderes de la comunidad y del tercer sector, y posteriormente carecen de continuidad. Justo cuando los hallazgos comienzan a emerger, cuando los investigadores comienzan a desentrañar la compleja red de razones subyacentes para los problemas de salud y a proponer soluciones dirigidas por la comunidad: el financiamiento se agota. Los informes son archivados, las intervenciones suspendidas, el trabajo rechazado por no evidenciar un cambio longitudinal significativo.

Cuando el icónico artista de hip-hop Tupac Shakur rapeó: se necesita un cambio sistémico. Este sentimiento vive en las palabras de Dear Human: "Tienes razón. Lamentablemente, es un hecho que no somos todos iguales. Miles de millones de individuos haciendo ejercicio del libre albedrío. Y lo que es libertad para ti, podría no ser libertad para ella".


Marisa de Andrade. Centre for Creative-Relational Inquiry, School of Health in Social Science, Counselling, Psychotherapy and Applied Social Sciences, University of Edinburgh, Edinburgh EH8 9AG, UK marisa.deandrade@ed.ac.uk

Referencias bibliográficas:

1 de Andrade M. Measuring Humanity. 2017. https://measuringhumanity.org/ (accessed Feb 14, 2018).
2 de Andrade M. Tackling health inequalities through asset-based approaches, co-production and empowerment: ticking consultation boxes or meaningful engagement with diverse, disadvantaged communities?
J Poverty Soc Justice 2016; 24: 127–41.
3 de Andrade M. X Factor for evidence for public health: Centre for CreativeRelational Inquiry. 2018. http://www.health.org.uk/evidence-action-xfactor-event-round (accessed March 27, 2018).
4 Katikireddi SV, Higgins M, Smith KE, Williams G. Health inequalities: the need to move beyond bad behaviours. J Epidemiol Commun Health 2013; 67: 715–16.
5 Kickbusch I. The political determinants of health—10 years on. BMJ 2015; 350: h81.
6 Roy MJ. The assets-based approach: furthering a neoliberal agenda or rediscovering the old public. Critical Public Health 2017; 27: 455–64.
7 Palumbo R. Contextualizing co-production of health care: a systematic literature review. Int J Pub Sector Manage 2016; 29: 72–90.
8 Krieger N. Who and what is a “population”? Historical debates, current controversies, and implications for understanding “population health” and rectifying health inequities. Milbank Q 2012; 90: 634–81.
9 Rutter H, Savona N, Glonti K, et al. The need for a complex systems model of evidence for public health. Lancet 2017; 390: 2602–04.

 

Comentarios

Usted debe ingresar al sitio con su cuenta de usuario IntraMed para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión. Si ya tiene una cuenta IntraMed o desea registrase, ingrese aquí