Acuedan definiciones biológicas para investigar | 11 ABR 18
Nuevo marco de investigación biológica para el Alzheimer
La Asociación de Alzheimer convoca un esfuerzo para actualizar la definición de la enfermedad
Autor: NIH 

National Institutes of Health (NIH) - Turning Discovery into Health

La comunidad de investigación ahora tiene un nuevo marco para desarrollar una definición biológicamente basada en la enfermedad de Alzheimer. Este "constructo biológico" propuesto se basa en cambios medibles en el cerebro y se espera que facilite una mejor comprensión del proceso de la enfermedad y la secuencia de eventos que conducen al deterioro cognitivo y la demencia.

Con este constructo, los investigadores pueden estudiar el Alzheimer, desde sus bases biológicas más tempranas hasta los signos externos de pérdida de memoria y otros síntomas clínicos, lo que podría resultar en un enfoque más preciso y más rápido para probar medicamentos y otras intervenciones.

El Instituto Nacional sobre el Envejecimiento (NIA), parte de los Institutos Nacionales de Salud y la Asociación de Alzheimer (AA) convocaron el esfuerzo, que como el "Marco de investigación NIA-AA: hacia una definición biológica de la enfermedad de Alzheimer" aparece en el Edición del 10 de abril de 2018 de Alzheimer & Dementia: The Journal of the Alzheimer"s Association.

Los borradores se presentaron en varias reuniones científicas y se ofrecieron en línea, donde el comité que desarrolló el marco recogió comentarios e ideas que informaron el documento final publicado. El marco, a medida que se somete a pruebas y a medida que haya nuevos conocimientos disponibles, se actualizará en el futuro.

El marco se aplicará a los ensayos clínicos y también se puede utilizar para estudios de historia natural y de observación, anotaron sus autores. Ellos vislumbran que este enfoque de lenguaje común unificará cómo se miden las diferentes etapas de la enfermedad para que los estudios puedan ser fácilmente comparados y presentados más claramente al campo de la medicina y al público.

"En el contexto de la evolución continua de la investigación y las tecnologías del Alzheimer, el marco de investigación propuesto es un próximo paso lógico para ayudar a la comunidad científica a avanzar en la lucha contra el Alzheimer", dijo el director de NIA, Richard J. Hodes, MD "Cuanto más exactamente podemos caracterizar el proceso patológico específico patológicamente definido como enfermedad de Alzheimer, mejores son nuestras posibilidades de intervenir en cualquier punto de este continuo, desde prevenir el Alzheimer hasta retrasar la progresión ".

Evolución en el pensamiento

Este marco refleja las últimas ideas sobre cómo comienza la enfermedad de Alzheimer tal vez décadas antes de que aparezcan signos externos de pérdida y deterioro de la memoria en un individuo. En 2011, NIA-AA comenzó a reconocer esto con la creación de conjuntos separados de pautas de diagnóstico que incorporaron el reconocimiento de una etapa preclínica de la enfermedad de Alzheimer y la necesidad de desarrollar intervenciones lo más temprano posible en el proceso. El marco de investigación que se ofrece hoy se basa en la idea de 2011 de tres etapas (deterioro cognitivo leve y preclínico y demencia) para un continuo de enfermedad basado en biomarcadores.

Tabla que muestra el nuevo marco de Alzheimer

La tabla muestra la columna de los ocho perfiles de biomarcadores (izquierda) y las categorías correspondientes (derecha) delineadas en el marco que podrían usarse para agrupar a los participantes de la investigación. Los perfiles de los biomarcadores se pueden clasificar en tres categorías más amplias: biomarcadores normales de Alzheimer, el continuo de Alzheimer y el cambio patológico no relacionado con el Alzheimer.
 

Los autores del marco de investigación NIA-AA, que incluyeron 20 expertos académicos, de abogacía, gubernamentales e industriales, notaron que la distinción entre síntomas clínicos y cambios medibles en el cerebro se ha difuminado. El nuevo marco de investigación se centra en biomarcadores agrupados en diferentes procesos patológicos de la enfermedad de Alzheimer que se pueden medir en personas vivas con tecnología de imágenes y análisis de muestras de líquido cefalorraquídeo. También incorpora medidas de gravedad utilizando biomarcadores y un sistema de clasificación para el deterioro cognitivo.

"Tenemos que enfocarnos en objetivos biológicos o físicos para centrarnos en tratamientos potenciales para el Alzheimer", explicó Eliezer Masliah, M.D., director de la División de Neurociencia en el NIA. "Al cambiar la discusión a los cambios neuropatológicos detectados en los biomarcadores para definir el Alzheimer, al analizar los síntomas y el rango de influencias en el desarrollo de la enfermedad de Alzheimer, creo que tenemos una mejor posibilidad de encontrar terapias, y antes".

En un editorial acompañante, los colegas de Masliah y NIA, incluido el Dr. Hodes, destacaron tanto la promesa como las limitaciones del enfoque biológico. Señalaron que se necesitan mejores definiciones operativas de la enfermedad de Alzheimer para ayudar a comprender mejor su historia natural y heterogeneidad, incluida la prevalencia de las condiciones de imitación. También enfatizaron que el marco de investigación debe ser ampliamente probado en diversas poblaciones y con biomarcadores más sensibles.

Biomarcadores de dosificación y coincidencia

El marco de investigación NIA-AA propone tres grupos generales de biomarcadores: beta-amiloide, tau y neurodegeneración o lesión neuronal, y deja espacio para otros biomarcadores futuros. Beta-amiloide es una proteína natural que se amontona para formar placas en el cerebro. Tau, otra proteína, se acumula de forma anormal formando ovillos neurofibrilares que bloquean la comunicación entre las neuronas. La neurodegeneración o la lesión neuronal pueden ser el resultado de muchas causas, como el envejecimiento o el trauma, y ??no necesariamente la enfermedad de Alzheimer.

Los investigadores pueden usar medidas de un participante del estudio e identificar beta-amiloide (A), tau (T) o neurodegeneración o lesión neuronal (N) para caracterizar la combinación de biomarcadores de esa persona en uno de los ocho perfiles.

Por ejemplo, si una persona tiene un biomarcador positivo de beta-amiloide (A +) pero no tau (T-), se lo clasificaría como "cambio patológico de Alzheimer". Solo aquellos con biomarcadores A y T serían considerados como tener la enfermedad de Alzheimer, a lo largo de un continuo. El grupo de biomarcadores N proporciona información de estadificación patológica importante sobre los factores a menudo asociados con el desarrollo de Alzheimer o el empeoramiento de los síntomas.

Marco para ciertas investigaciones

Los autores enfatizaron que el marco de investigación de NIA-AA no es un criterio de diagnóstico ni una guía para los médicos. Está destinado a fines de investigación, que requieren más pruebas antes de que pueda ser considerado para la práctica clínica general, anotaron.

También hicieron hincapié en que el enfoque biológico del Alzheimer no pretende suplantar otras medidas, como las pruebas neuropsicológicas, para estudiar aspectos importantes de la enfermedad, como sus resultados cognitivos. En algunos casos, señaló el artículo, los biomarcadores pueden no estar disponibles o requerirlos sería contraproducente para determinados tipos de investigación.

Los autores reconocen que el marco de investigación puede parecer complejo, pero destacan que es flexible y puede emplearse para responder muchas preguntas de investigación, como la diferencia entre los resultados cognitivos entre varios perfiles de biomarcadores y la influencia de la edad en esas relaciones.

 

Comentarios

Usted debe ingresar al sitio con su cuenta de usuario IntraMed para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión. Si ya tiene una cuenta IntraMed o desea registrase, ingrese aquí