Consumir proteínas en las tres comidas preserva fuerza en mayores - Noticias médicas - IntraMed
   
Retrasa el declive muscular | 09 AGO 17

Consumir proteínas en las tres comidas preserva fuerza en mayores

Podría ayudar a conservar la fuerza de las personas mayores

Comer proteínas en las tres comidas diarias, en lugar de solo con la cena, podría ayudar a las personas mayores a conservar su fuerza física a medida que envejecen, sugiere una nueva investigación.

El estudio canadiense encontró que las comidas ricas en proteína, distribuidas de forma uniforme a lo largo del día, retrasó el declive muscular, pero no aumentó la movilidad, en las personas mayores.

Stephanie Chevalier, coautora del estudio, dijo que para las personas mayores "lo importante es crear tres ocasiones en las comidas con suficiente proteínas para estimular la formación muscular y una mayor fortaleza, en lugar de solo una".

Chevalier es profesor asistente de medicina en la Universidad de McGill, en Montreal.

El declive funcional asociado con el envejecimiento con frecuencia lleva a caídas, deterioro mental y la pérdida de independencia. El equipo de Chevalier se preguntó si un consumo de proteína distribuido de forma más uniforme podría vincularse con un mejor rendimiento físico y una reducción en la tasa de declive.

Para averiguarlo, dieron seguimiento a más de 1,700 hombres y mujeres de Quebec relativamente sanos, de 67 a 84 años de edad, que se inscribieron en un estudio de tres años.

Los participantes ofrecieron información sobre la dieta y se sometieron a unas evaluaciones anuales de la fuerza en las manos, los brazos y las piernas. También se evaluó la movilidad.

A lo largo de tres años, los investigadores encontraron que tanto los hombres como las mujeres observaron un empeoramiento en su rendimiento físico general, y que la fuerza muscular se redujo de forma más significativa que la movilidad.

Pero los que consumieron proteína de forma más uniforme a lo largo del día parecieron retener una mayor fortaleza muscular, aunque no una mayor movilidad, que la que consumieron la mayor parte de la proteína a una hora tarde del día.

Pero Chevalier enfatizó que los investigadores solo observaron una asociación entre la distribución de las proteínas y la fuerza muscular, no una relación causal directa.

"En otras palabras, no podemos concluir que las personas mayores tuvieran una mayor fuerza porque ingerían proteínas distribuidas de forma uniforme en cada comida", comentó.

Establecer una prueba directa ameritaría más investigación, dijo.

Pero el hallazgo del estudio se sostuvo independientemente de la cantidad total de proteínas consumidas, anotó.

Investigaciones anteriores han indicado que los adultos de todas las edades deben consumir un mínimo de 1.2 gramos de proteína por cada kilogramo de peso corporal. (Para convertir las libras en kilogramos, divida el peso corporal entre 2.2).

En un hombre de 155 libras (70.5 kilos), eso equivaldría a unas tres onzas (85 gramos) de proteína al día, dijo Chevalier. Distribuida en el desayuno, el almuerzo y la cena, eso significaría más o menos una onza (28 gramos) de proteína en cada comida. Una mujer de 130 libras (59 kilos) requeriría poco menos de una onza por comida.

Las directrices dietéticas del Departamento de Agricultura de EE. UU. (USDA) indican que los mayores de 50 años deben consumir de 5 a 7 onzas (de 142 a 198 gramos) de alimentos proteicos al día.

En general, una onza de carne, pollo o pescado, o un huevo, o una cucharada de mantequilla de cacahuate, un cuarto de taza de habichuelas cocinadas o media onza (14 gramos) de frutos secos o semillas califican como una onza de proteína, según el USDA.

Una experta externa en nutrición ofreció una explicación sobre por qué los hallazgos podrían funcionar.

"La proteína muscular se descompone y se vuelve a formar constantemente. Necesitamos proteínas en nuestras dietas diarias para hacer que esto suceda", explicó Lona Sandon, educadora en dietética.

Eso sucede a todas las edades, pero a una edad más avanzada la proteína tiende a descomponerse con una mayor rapidez que con la que se forma, añadió Sandon, profesora asistente de nutrición clínica en el Centro Médico Southwestern de la Universidad de Texas, en Dallas.

Además, la investigación ha mostrado que los adultos mayores necesitan unas cantidades mayores de proteínas, apuntó.

"Comer proteínas a lo largo del día parece ser un medio de mantener un equilibrio positivo de proteína durante más tiempo que simplemente comer la proteína de todo el día en la cena", dijo Sandon.

Sandon comentó que distribuir la ingesta de proteína de forma uniforme a lo largo del día probablemente sea beneficioso para todo el mundo, ya sean jóvenes o mayores.

Gran parte de la investigación en esa área proviene de estudios sobre nutrición deportiva, añadió. "Esta investigación también ha mostrado un beneficio de distribuir la proteína en todas las comidas a lo largo del día para una mayor masa muscular y unos beneficios respecto a la fuerza en los individuos activos y en los adultos", agregó.

Pero advirtió que solo comer proteína no es una panacea contra envejecer.

"No se puede comer un filete y de repente tener unos bíceps musculosos", dijo, y anotó que también es necesario algún nivel de actividad física o entrenamiento de resistencia.

El estudio aparece en la edición de julio de la revista American Journal of Clinical Nutrition.


FUENTES: Stephanie Chevalier, R.D., Ph.D., assistant professor, department of medicine, McGill University, and associate member, school of human nutrition, MUHC-Research Institute, Montreal, Canada; Lona Sandon, Ph.D., RDN, LD, program director and assistant professor, department of clinical nutrition, School of Health Professions, University of Texas Southwestern Medical Center at Dallas; July 2017 The American Journal of Clinical Nutrition

Comentarios

Usted debe estar registrado para expresar su opinión. Si ya es usuario de IntraMed o desea registrase como nuevo usuario, ingrese aquí
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2017