No modifica el curso de la diabetes | 14 JUN 17

El automonitoreo de glucemia en pacientes que no reciben insulina

La automonitorización del azúcar en la sangre no tuvo ningún efecto en los niveles de glucosa a largo plazo entre los que no recibían insulina
1

Las personas con diabetes tipo 2 que no toman insulina no deben revisar necesariamente sus niveles de azúcar en la sangre, plantea un nuevo estudio.

Muchos de esos pacientes utilizan monitores de azúcar en la sangre que conllevan punciones en los dedos, pero "evaluar el azúcar en la sangre no tuvo ningún impacto en el azúcar en la sangre", apuntó la autora del estudio, la Dra. Laura Young, profesora asistente de medicina en la Universidad de Carolina del Norte.

"La mejor forma de controlar el azúcar en la sangre es tomar los medicamentos como el médico lo indique y cuidarse bien", dijo. "La clave de verdad es tomarse los medicamentos".

La monitorización podría ser útil al iniciar un nuevo medicamento o cambiar las dosis, dijo Young.

"Pero si alguien toma insulina, sin duda debe evaluarse de forma regular", enfatizó. La insulina predispone a las personas a tener un azúcar en la sangre demasiado bajo, una afección llamada hipoglucemia. La hipoglucemia puede provocar mareo y debilidad, y si no se trata, conducir a un coma, advirtió Young.

"Los pacientes deben tener una conversación con el médico sobre si deben revisar su azúcar en sangre o no", planteó.

En el estudio, Young y sus colaboradores asignaron al azar a 450 pacientes con diabetes tipo 2 que no tomaban insulina a monitorizar su azúcar en la sangre una vez al día con un medidor de azúcar en la sangre típico, una vez al mes con un monitor que les enviaba un mensaje de retroalimentación, o a no monitorizar su azúcar en la sangre.

Los participantes en el estudio proveían de 15 consultorios de atención primaria en Carolina del Norte. Su edad promedio era de 61 años, y habían tenido diabetes durante un promedio de ocho años. Unas tres cuartas partes monitorizaban su azúcar en la sangre al inicio del estudio.

Después de un año, los investigadores no encontraron diferencias entre los grupos respecto a qué tan bien controlaban su azúcar en la sangre ni en su calidad de vida.

Es posible que esos resultados fueran sesgados por las personas que se salieron del ensayo. Se observó una mejora en el azúcar en la sangre en los niveles de hemoglobina A1c en los primeros meses del ensayo, pero a finales del ensayo ya no era significativa, reportaron los investigadores. La hemoglobina A1c es un análisis sanguíneo, que por lo general se realiza en el consultorio médico, que ofrece un promedio de entre dos y tres meses de los niveles de azúcar en la sangre.

Un experto en diabetes concurrió en que las revisiones rutinarias de azúcar en la sangre quizá no sean necesarias en estos pacientes.

"El valor de la automonitorización de los niveles de azúcar en la sangre en los pacientes no tratados con insulina es mínimo", dijo el Dr. Joel Zonszein, director del Centro Clínico de la Diabetes en el Centro Médico Montefiore, en la ciudad de Nueva York.

"En mi práctica, defiendo que todos los pacientes con diabetes deben tener un monitor, deben saber revisar los niveles de azúcar en la sangre, y deben revisar los niveles de azúcar en la sangre de vez en cuando, cuando están enfermos o cuando se cambia el tratamiento", comentó.

Zonszein se mostró de acuerdo en que el motivo principal de evaluar el azúcar en la sangre no es para ver si está demasiado alto, sino para revisar si está demasiado bajo.

Esto es particularmente verdad en los pacientes que toman sulfonilureas, como la clorpropamida (Diabinese), señaló.

"Esos agentes pueden provocar hipoglucemia, y el azúcar bajo en la sangre es algo que debemos diagnosticar y tratar. Los pacientes que toman agentes hipoglucémicos como las sulfonilureas deben monitorizar con más frecuencia, ya que pueden tener azúcar bajo en la sangre sin siquiera saberlo", advirtió Zonszein.

La mayoría de esos pacientes con diabetes tipo 2 son tratados con metformina o uno de los medicamentos más recientes, como liraglutida (Victoza) o canagliflozina (Invokana), o combinaciones de dichos fármacos.

"Esos pacientes tienden a tener una A1c normal y raras veces deben revisar el azúcar en la sangre, ya que esos agentes no provocan una hipoglucemia significativa", dijo.

En otros estudios, se ha encontrado que la monitorización frecuente del azúcar en la sangre no era beneficiosa, y que también podría conducir a la depresión, dijo Zonszein.

"Los autores probaron lo que digo a mis pacientes", afirmó. "Monitorizar el azúcar en la sangre duele un poco y es muy costoso, y cuando se hace, debe haber un motivo".

Los hallazgos se publicaron en línea el 10 de junio en la revista JAMA Internal Medicine, para coincidir con la presentación del estudio en la reunión anual de la Asociación Americana de la Diabetes (American Diabetes Association), en San Diego.


FUENTES: Laura Young, M.D., Ph.D., assistant professor, medicine, University of North Carolina, Chapel Hill; Joel Zonszein, M.D., director, Clinical Diabetes Center, Montefiore Medical Center, New York City; June 10, 2017, JAMA Internal Medicine, June 10, 2017, presentation, American Diabetes Association meeting, San Diego, Calif.

Comentarios

Usted debe estar registrado para expresar su opinión. Si ya es usuario de IntraMed o desea registrase como nuevo usuario, ingrese aquí
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2017