IntraMed - Puntos de vista - El culto a la mediocridad
  
La verdad y otras mentiras | 10 FEB 17

El culto a la mediocridad

Acerca del miedo al crecimento ajeno (en el minúsculo mundo de la medicina)
46
7
Autor: Daniel Flichtentrei 

"En el país de los ciegos el tuerto es el rey", Erasmo de Rotterdam

Supongo que ocurrirá en muchos ambientes, pero mi mundo es muy pequeño y se reduce a la medicina. A los pasillos de los hospitales, a las salas de internación, a los congresos, a la educación de postgrado. A través de los años he conocido a cientos de jóvenes entusiastas y apasionados que ponen su esfuerzo al servicio de la superación profesional. Llegan a las aulas mal dormidos, agotados, con la ropa arrugada e intoxicados de café. Hacen sus residencias con regímenes de trabajo que muchas veces se acercan a la esclavitud. Antes de que la clase comience envían mensajes a sus familias, preguntan si sus hijos comieron, si se bañaron, si hicieron los deberes de la escuela. Pagan matrículas que exceden sus posibilidades sacrificando el cine, una cena con su pareja o un regalo para los chicos. Se quedan dormidos en todas partes: en el colectivo, en el tren, en el baño. Quieren aprender, estudian, asisten durante largos años al hospital sin cobrar un sueldo, hacen guardias y guardias y más guardias para sobrevivir sin permitir que sus mejores sueños claudiquen.

Casa tomada

"Antes de alejarnos tuve lástima, cerré bien la puerta de entrada y tiré la llave a la alcantarilla. No fuese que a algún pobre diablo se le ocurriera robar y se metiera en la casa, a esa hora y con la casa tomada". Julio Cortázar

Pero también hay otra gente. Son seres sombríos e irrelevantes. Cultivan el secreto, el murmullo y la penumbra. Tienen un poder minúsculo -sin méritos ni calificaciones-  al que se aferran como animales aterrorizados. Temen perder lo que nunca han tenido. Están muertos de miedo. Son unos pobres tipos.

Conocen el esfuerzo y los logros de los demás, pero jamás los mencionan. Nunca estimulan el crecimiento ni reconocen el esfuerzo ajeno. Dicen que enseñan, pero esconden lo que saben. Imponen fronteras imaginarias. Cultivan la diferencia y la distancia. Un maestro desea ser superado por su discípulo, pero a ellos eso los llena de terror. Necesitan que lo que los separa de los que vienen atrás sea un muro infranqueable. Construyen obstáculos en lugar de derribarlos.

En las pocas ocasiones en las que aparece una oportunidad: una beca, un cargo, un espacio para crecer, lo guardan celosamente. Eligen a quien pueden controlar sin que los amenace. Recompensan a sus vasallos, a los pusilánimes. Quieren subordinados, no discípulos. Son burócratas del conocimiento. Les abren la puerta de sus propias cuevas porque saben que, con ellos, no tienen nada que temer. Desalientan a los que se esfuerzan, a los que se capacitan a costa de sus propias vidas personales. No premian el mérito sino la sumisión.

Tejen una trama de silencio que los envuelve y los protege. Los demás no pueden vislumbrar el futuro. Se asfixian. Sienten que todo será siempre tal como es ahora. Que nada cambiará. Que lo que creían que valía la pena es un camino sin destino. Giran enloquecidos alrededor del mismo lugar. Algunos se rebelan y se van. Dan un portazo y salen al mundo. A veces tienen suerte y el horizonte se les dibuja delante de los ojos. Entonces crecen, reciben el reconocimiento que creían imposible. Encuentran el aire que les faltaba y el espacio que se les negaba.

La medicina es un monstruo. Se multiplica y se transforma a una velocidad que da vértigo. Es un caballo salvaje al que te has montado alguna vez con la insensatez de la adolescencia y del que ya no te podrás bajar. Pero los tipos te aprietan el freno contra los dientes hasta hacerte sangrar la boca. Necesitás el espacio que te niegan. Querés ser mejor, pero eso es precisamente lo que ellos se encargan de impedir. Te quieren manso, domado y obediente. Los encandila tu propio brillo. Entonces cierran los ojos y las puertas. Como en la “Casa tomada” de Julio Cortázar clausuran habitaciones vacías. Primero una, después otra, y otra más. Hasta que un día ya no hay lugar para vos.

Cortarte el entusiasmo es cortarte las alas. Asesinar la esperanza es un crimen imperdonable. Los jóvenes que llegan a la medicina saben que les espera un camino arduo y están dispuestos a transitarlo por pura prepotencia de trabajo. Los encienden el desafío y la dificultad. Esperan que se los acompañe y se los aliente. Pero a menudo se encuentran con una manada de mediocres que les hacen pagar un precio carísimo por su pasión atrevida. Se paran sobre los hombros de los demás para encontrar una altura que nunca tendrán. Creen en sus propias mentiras. Tiemblan delante del espejo.

A veces esos tipos me dan lástima. Pero eso me dura poco, muy poco. Cuando veo el modo en que los que vienen detrás van perdiendo las ganas. El desaliento ganándoles los ojos. Sus brazos cayendo derrotados. Entonces, me asalta un deseo incontenible de cagarlos a patadas.

Daniel Flichtentrei


*Información sobre el libro y más relatos para descargar

Comentarios

Usted debe estar registrado para expresar su opinión. Si ya es usuario de IntraMed o desea registrase como nuevo usuario, ingrese aquí
Dra. Adela Beatriz Kohan   Hace 1 día
Comienzan dando lastima.....Pero sin desearlo los desprecio...
Dr. Carlos Enrique Quizhpe Vire   Hace 3 días
LA SUMISIÓN A LA MEDIOCRIDAD LIMITA EL CRECIMIENTO Y LA DIGNIDAD DEL PROFESIONAL. SE DEBE ROMPER ESQUEMAS MEDIEVALES PARA ASPIRAR A LA EXCELENCIA. UNA CRITICA OPORTUNA.
Dr. Efrain Bustos   Hace 3 días
quiero aclarar que mi persona esta incluida en dicha dedicatoria, porque todos en algún momento de nuestras vidas hemos tenido actitudes mediocres, una mas otros menos, pero corresponde hacernos una autocrítica, y aseguro que haremos felices a nuestros allegado9s. Dr. Efrain Bustos.
Dr. Efrain Bustos   Hace 3 días
Este escrito es lo mas justo que he leido, y debria estar dedicado, a los directores y exdirectores, y jefes de servicio del Hospital de niños de Córdoba. Dr. efrain Bustos.
Dra. Silvina Foselli   Hace 3 días
Excelente descripción !! En ocasiones agotan éstos seres rodeados de una pléyade de inescrupulosos.
Sólo recordando la vocación , se puede seguir en el camino de la honestidad.
"Firmes y dignos"- así exclamaban los soldados romanos antes de las batallas -
Saludos colegas !!!
Dr. Wilder Alejandro Navarro Cáceres   Hace 3 días
Absolutamente cierto, sucede en Hospitales, pero lo más triste es verlo en las Universidades públicas, donde se forman pseudo feudos y "argollas" que impiden el avance de la misma, limitando el horizonte de crecimiento de los alumnos
Dr. Alejandro Isla   Hace 4 días
Muy buena narración, los maestros verdaderos no tienen miedos a ser superados!
Lic. Graciela Junas   Hace 4 días
Fe de erratas. En mi comentario donde dice " igual que EL Dr Strauss.debe leerse igual que AL Dr Strauss. Ya que comparto la cita de Einstein que ha publicado.
Saludos y gracias
Dra. Daniela Ancich   Hace 4 días
Lo mejor que ha escrito Dr.D.F.! yo soy una de las que he dado un portazo y salido de un hospital público dominado por mediocres .
Dr. Jose Alejandro Obregon   Hace 4 días
En un par de minutos me hizo revivir cientos de días y de noches, serán mil y unas?. Excelente relato dr Daniel, al igual que su libro que empecé y no pude dejar hasta terminarlo. Sanador.
Lic. Graciela Junas   Hace 4 días
Hola , que buena mirada....y que exacto relato....antes me preocupaba ver la desidia continua y el murmullo pasillesco.....pero, me di cuenta que perdia tiempo invalorable en esa preocupacion por eso ahora solo me ocupo de sumar a gente con principios y voluntad de crecer, el resto quedara alli....en un rincon ....junto al polvo y algun acaro olvidado... es lo maximo que merecen....y igual que el Dr Strauss...
Los intelectuales resuelven problemas, los genios los previenen»
Albert Einstein
Dr. Rafael Antonio Díaz Salazar   Hace 5 días
El mediocre es doblemente peligroso por envidioso y por cobarde. Nunca le dé la espalda, la traición es su harramienta preferida y su ambición no conoce límites.
Dr. Renan Garcia Tamayo   Hace 5 días
ESO OCURRE CONSTANTEMENTE, EN CASI TODOS LOS CONTEXTO.
TAN ES ASI QUE SE MATERIALISAON LOS DOGMATIMOS EN LAS EXIGENCIA PARA RIVALIDADR TITULOS A LOS EMIGRANTES MEDICOS EN LOS DIFERENTES PAISE.
ASI A LOS MEDICOS CUBANO QUE EMIGRAN A..... ESTE A EXIGE POR TEMORES RIVALIDAR TITULO DONDE LOS EVALUADORES SON UNOS MEDOCRES.
¡QUE LASTIMA! COMO DESAPROVECHAN OPORTUNIDADES.
Dr. Tomas Agustin Orduna   Hace 5 días
Excelente relato de situaciones que muchos profesionales, de la Medicina o de fuera de ella, deben transitar y padecer en su camino laboral.
Es sin duda la Mediocridad la madre de tanta miseria humana !!!
Algunos hemos tenido la dicha, la enorme suerte de tener Maestros, como en mi caso ha sido el Dr. Olindo Martino, que han sido generosos por demás en compartir conocimientos y experiencias y apoyando y alentando el crecimiento de sus discípulos todo el tiempo!!!
Valga de homenaje este recuerdo a pocos días de su partida.
Muchas gracias Daniel !!! por compartir estas profundas reflexiones sobre nuestra profesión y permitirnos detenernos unos minutos a pensar sobre ello.
Un abrazo
Tomás
Dr. Jose Antonio Ramos Oliver   Hace 6 días
OCURRE EN LA VIDA. EL MUNDO ESTÁ LLENO DE MEDIOCRES, NO SOLO EN EL ÁMBITO DE LA MEDICINA, LOS MEDIOCRES SIEMPRE VAN A EXISTIR, SE ASEGURAN PUESTOS POLÍTICOS Y SE AFERRAN COMO SANGUIJUELAS PARA EJERCER SU MEDIOCRIDAD, FRUSTRAN A QUIENES QUIEREN PROGRESAR, EL ARMA DEL MEDIOCRE ES LA SOBERBIA, LA AGRESIÓN, SUPLE DE ESA FORMA SU IGNORANCIA, SU INEPTITUD. NO HAY QUE PERMITIR QUE UN MEDIOCRE AVASALLE TU VIDA.
Dr. Fernando Malpica Cervantes   Hace 6 días
Muy bueno, pero...yo me pregunto...quien tiene la culpa...el chancho o el que le da de comer?
Dr. Gerardo Rene Barillas   Hace 6 días
Abundan en los hospitales publicos.Solo con esas actitudes ocultan su ignorancia. son seres inevitables y hay que ignorarlos ya que no vale la pena perder el tiempo haciendoles caso,escuchandolos.
Dr. Jhonny Edwin Lopez Angulo   Hace 7 días
Es una pena, pero existen. Lo primero es no ser igual a ellos y no merecen su frustración. Sean mejores.
Dr. Jorge Rodolfo Velich   Hace 7 días
Qué cruel realidad... Y qué mal augurio para los pacientes... UN ABRAZO, DANIEL!
Dra. Graciela Pereira   Hace 7 días
Simplemente excelente. Será porque me tocó vivir el deseo enorme de superarme a costa de todo lo que menciona el autor, y haber tenido un jefe que enloquecía con cada uno de mis logros. Pequeño hombrecito, mediocre. Lo leo y aparece de cuerpo entero, no sobra, no falta nada. Gracias por compartirlo
Lic. Cintia Andrea Reynaldi   Hace 7 días
Muy buen relato. Los que me conocen saben que siempre dediqué una energía extra a mi profesión. Algunos me alientan, otros no. Me han llegado a decir que "Tengo un exceso de energía", "Que la pasión no es buena". En otros ámbitos ajenos a mi lugar de trabajo, me han reconocido invitándome a jornadas para relatar sobre lo que hago, o hice. En mi trabajo, miran todo de reojo, lo reconocen obligados. Temen, me ven y se enfrentan con sus miedos supongo. A veces digo que ya no voy a hacer nada más, que me voy a sumar a su mundo de mediocres. Pero sé que no podría, no soy así, me sale la vocación por los poros, no puedo evitarlo.
Dr. Raul Lasagna Gonzalez   Hace 8 días
Excelente artículo,este grave problema nace con la Salud Gerenciada. En esta los administradores,que no son médicos,caen fácilmente rendidos ante el blabla de estos malos colegas. Este es el motivo que lleva a los Centros finalmente a la debacle, de la que difícilmente saldrán al haber perdido sus médicos y no encontrar jóvenes interesados en hacer su carrera junto a ellos.Sin desearlo,los administradores,han hecho desaparecer de sus Centros la cadena del aprendizaje del Arte.
Dra. Adriana Teresita Ceballos de Viotti   Hace 8 días
Como Ud dice Dr:
Los MAESTROS con mayúsculas sueñan con que sus discípulos los superen...porque son su continuidad. Triste...pero real.
Les tengo lástima...son mediocres e infelices.
Dra. Liliana Sara Cohen   Hace 8 días
Es lo que se vive realmente y esto viene de años ,y mayor diferencia hay si sos mujer,es lamentable
Dr. Himeron Limaylla Vega   Hace 8 días
Es digno de reflexión sobre este articulo,La medicina y en particular la cirugía , siempre ha estado rodeado de mediocres, que han hecho que de alguna manera no se avance, por eso estamos atrazados, no damos paso a los que verdaderamente quieren avanzar, se ha formado argollas y grupos que pugnan por mantenerse en el poder a cualquier precio, no les interesa el paciente, país, sociedad etc, etc, lo interesante es quedarse en el poder y lucrarse de ello. Es que tenemos que hacer madurar su gente de esta sociedad que esta corrupta ,ciega ,enferma sin valores y encaminar a nuestra juventud valores.
Dra. María Natalia Franco Rojas   Hace 8 días
Excelente artículo...
Lic. Sonia Maria Sassu   Hace 8 días
Así es y verdadero para otras profesiones!
Excelente artículo!!!
Dr. Miguel Angel Alonso Amorin   Hace 9 días
Tuve la suerte de tener grandes maestros que me han ayudado a ser mejor en mi especialidad y que lo único que querían es que los sorprendiera con algún hallazgo, comentario, y no tenían empacho en preguntar manifestando su ignorancia en el tema, me han guiado y han sido "padres espirituales", de este impetuoso medico que he sido, y tambien conoci a los mediocres, Profesores en el mismo Hospital, que tenían una corte de sumisos, peleando por un cargo, envidiosos, que lo miraban a uno con recelo, sabiendo de la valía y temiendo que mi presencia opacara su desempeño, asi son los cosas, aqui y en otras geografías..
Dr. Jorge Alberto Mestre   Hace 9 días
comparto plenamente, muy bueno, es lamentablemente real la existencias de esos "colegas" .
Dr. Renato Peñaranda Calvimontes   Hace 9 días
Un artículo que inspira honda reflexión. Ojalá sirva para corregir actitudes de quienes se dicen ser MAESTROS.
Dra. Cecilia Saeta   Hace 9 días
Excelente su reflexión doctor Flichtentrei !!! Tuve la oportunidad de toparme en mi vida profesional con un individuo así, así que comparto y entiendo perfectamente su escrito. Con el ímpetu de nuestra juventud y hambre de practicar nuestra amada profesión caemos en sus redes... pero con un poco de tiempo y lucidez enseguida quedan al descubierto... y al fin ... como todo en la vida... es una experiencia más.. que nos enseña y nos fortalece. Hasta ellos son maestros.. me enseñó lo que nunca quiero ni debo llegar a ser.
Dr. Martín Daniel González   Hace 9 días
Muy buen artículo! Excelente
Dra. Teresita de Jesus Vega Amaya   Hace 9 días
Excelentes deducciones. Y miren que además hay especialidades socorridas mas que otras para estos mediocres, por ejemplo la mía (anestesiología) hay un sin fin de ellos. en una ocasión tuve un jefe que hasta le molestaba la platica y los temas de conversación que tenia con los cirujanos.
Srta. alejandra Roth   Hace 9 días
Muy bueno!!!
Dr. Humberto Antonio Lucero   Hace 9 días
Magnífico artículo que evoca a todos los mediocres que se han ido enquistando en los lugares de poder profesional, a fuerza de reptar y pisar cabezas; viene a mi mente Rubén Darío y sus "Letanías de Nuestro Señor Don Quijote":
"De tantas tristezas, de dolores tantos
de los superhombres de Nietzsche, de cantos
áfonos, recetas que firma un doctor,
de las epidemias, de horribles blasfemias
de las Academias,
¡líbranos, Señor!"
Dr. Alberto Rodolfo Strauss   Hace 10 días
«Los intelectuales resuelven problemas, los genios los previenen»
Albert Einstein
Dr. Alberto Rodolfo Strauss   Hace 10 días
Que depre Daniel , espero puedas ver lo bueno del esfuerzo soslayando lo que ya sabemos de los "malos"..ellos no van a cambiar.
Saludos.
Dr. Eduardo Benigno Arribalzaga   Hace 10 días
Excelente trabajo.
Agregaría que no tienen la suficiente magnanimidad espiritual porque no conocen nada más que su propia mediocridad e ignoran que son mediocres.
Dr. Eduardo B. Arribalzaga
Dr. Daniel Omar Mauro   Hace 10 días
Brillante el autor!!!
exacta radiografía de una realidad a la que todos quienes llevamos mucho ejerciendo la profesión, hemos presenciado o padecido.
Posiblemente se vea exacerbada en sociedades donde la meritocracia poco rol juega o peor aún, quienes deben honrarla y ejercerla son precisamente quienes encajan el la descripción que el autor realiza.
Lic. David Gloriani   Hace 11 días
Un relato exelente!
Lic. Maria Soledad Villarreal   Hace 11 días
Tal cuál, algo que pocos reconocen, la medicina se volvió un comercio manipulado por las farmaceuticas.
Dra. marcela andrea turedo turedo   Hace 11 días
Es un relato casi poetico, delicado, sutil que refleja el amor con el que llevo mi profesion y aunque estemos mal pagados y rodeados de lacras, no pierdo el objetivo. Mi razon de ser es el paciente. Hoy mi hijo esta estudiando medicina. Veo en èl mucho amor y entusiasmo. YSolo me atrevo a decirle que haga lo que ama, eso es mucha paga. Ya me ocupo yo de guiarlo y luchar peor nuestros derechos como trabajadores y como simples seres humanos.
Dr. Mariano Gabriel Fernández   Hace 13 días
Estimado Dr. Flichtentrei, comparto plenamente sus conclusiones, especialmente el último párrafo.
En medicina la actitud mató la vocación y generó un perverso comercio.
Lo lamentable es ver desde el ejercicio asistencial y docente que no sólo el mal ejemplo de los colegas influye, sino tambien las nuevas generaciones vienen con una cultura ambiciosa, sin interés por el ser humano sufriente, predominando el interés de un status socio económico que los motiva a actuar.
Grave crisis de valores tenemos entre manos y coincidimos que entre quienes ejercemos la medicina debemos reconocer, afrotar y tratar de resolver.
Dr. Carlos Roberto Castillo Palma   Hace 13 días
eso es frecuente con muchos especialistas no todos pero si la mayoria,se creen dioses, miran el cielo con la nariz. sus zapatos pisan las nubes, doblan las esquinas de los hospitales sin ver que esta la pared pero siempre hay colegas que mantienen su humildad y sencilles
Dr. Luis Eliezer Avila Maldonado   Hace 13 días
EN EL MUNDO DE LA MEDICINA NO TODO ES GRIS, ES CIERTO EXISTES LOS PETULANTES Y DIFAMADORES DE LA CIENCIAS, PERO AQUELLOS A QUIENES LES BRILLAN LOS OJOS POR EL AMOR DE LO QUE HACEN SIN DUDA SON MUCHOS MAS
Dr. orlando martinez gallego   Hace 14 días
deprimente pero realidad.
no solo en las aulas tambien en las clinicas en las ips en relacion con los especialistas....
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2017