Ciencia desnortada - Puntos de vista - IntraMed
   
Escepticemia por Gonzalo Casino | 25 OCT 16

Ciencia desnortada

Sobre los perversos incentivos de la investigación y la autocrítica de los científicos
27
4
Autor: Gonzalo Casino Fuente: IntraMed / Fundación Esteve 

En ciencia, como en todas las actividades humanas, no es oro todo lo que reluce. La investigación científica tiene una aureola de integridad y autenticidad que no se corresponde con las miserias que están denunciando los propios científicos. Hay demasiada mala ciencia, vienen a resumir los protagonistas de esta empresa global que persigue la verdad y el conocimiento por encima de todas las cosas. Y hay mala ciencia porque existen incentivos económicos y profesionales que están pervirtiendo su auténtico sentido: hacer buenas preguntas, responderlas con estudios y métodos impecables, replicarlos, perfeccionar las explicaciones teóricas y hacer nuevas preguntas. Una encuesta realizada por el medio digital estadounidense Vox ha propiciado entre los científicos un saludable ejercicio de autocrítica con una sencilla pregunta: “Si pudiera cambiar una cosa acerca de cómo funciona la ciencia de hoy, ¿cuál sería y por qué?”

Aunque la encuesta carece de pretensiones científicas, los 270 investigadores que han respondido la pregunta, en su mayoría de los campos de la biomedicina y las ciencias sociales, airean una serie de disfunciones que quizá no eran conocidas por el gran público. Los autores del reportaje resumen las quejas de los científicos en siete grandes problemas, entre ellos la falta de rigor metodológico y la falta de replicación. Aunque no todos son igual de graves, la mayoría tienen un nexo común: la azarosa, conflictiva (por los conflictos de intereses) y perversa financiación de la ciencia. Más que la escasez de fondos, lo preocupante es que demasiado a menudo se financia la espectacularidad, el renombre de los autores y la promesa de novedad en detrimento de la calidad. Los despropósitos en la financiación han llevado a algunos a proponer la adjudicación de fondos públicos (la financiación privada es otro problema añadido) mediante sorteo. Al fin y al cabo, se quejan, el sistema actual es en esencia una lotería, pero sin los beneficios del azar. Así, al menos, se reducirían los estímulos más dañinos.

Algunos científicos llevan tiempo denunciando que se incentivan los resultados positivos (aunque a menudo se aprende más de los negativos); los estadísticamente significativos (aunque muchas de estas investigaciones hagan aportaciones insignificantes); los sorprendentes y atractivos para el público (aunque su relevancia sea escasa), y en general los novedosos antes que los confirmatorios. La falta de estímulos para replicar las investigaciones, cuando no la imposibilidad material de reproducirlos por falta de transparencia en los métodos, están socavando un pilar básico de la ciencia: la necesidad de replicar las investigaciones y confirmar, o no, sus resultados. No se trata solo de que la ciencia pueda ser falsable, que con ser importante no deja de ser un requisito entre otros, sino de que pueda avanzar perfeccionando las explicaciones científicas y renovando las preguntas de investigación gracias a los resultados negativos y no confirmatorios.

Ciertamente hay ahora más científicos de gran nivel y más ciencia excelente que en ninguna otra época, pero también es cierto que nunca como ahora ha habido tanta ciencia mediocre y casi superflua. Muy probablemente las relaciones entre cantidad y calidad son complejas, variables según el campo de conocimiento y no necesariamente directas. Asimismo, nunca como ahora ha habido tantas muestras de periodismo científico de gran calidad y, a la vez, tal cantidad de ejemplos de periodismo mediocre, engañoso y sensacionalista. Una de las “siete plagas” que denuncian con razón los científicos es precisamente la deficiente comunicación de la ciencia. Pero este excelente reportaje de Julia Belluz, Brad Plumer y Brian Resnick en Vox muestra que el buen periodismo científico sigue siendo necesario y no tiene nada que ver ni con la complacencia ni con la veneración de una actividad, la ciencia, que también tiene sus miserias y perversiones.


Columna patrocinada por IntraMed y la Fundación Dr. Antonio Esteve (España)

Comentarios

Usted debe estar registrado para expresar su opinión. Si ya es usuario de IntraMed o desea registrase como nuevo usuario, ingrese aquí
Dr. Enrique Leon Alejo Cerriteño   Hace 8 meses
Un excelente articulo, la investigación en el desarrollo de nuevas tecnologías nos ha llevado a conocer avances importantes,en todas las área de la biotecnología,en bienestar de la población pero otras que nos pueden llevar a la destrucción de nuestro planeta las cuales debemos de frenar se desarrolla en las grandes potencias que tienen todo.
Que la producción científica debe ser para el bienestar de la población mundial y no de unos cuantos.
Dr. Emilio Ricardo Romano   Hace 8 meses
Lamentablemente cuando en los países desarrollados proponen formación e investigación para acreditar la carrera de medicina desde el principio, aquí en vías del desarrollo es un proceso largo para los estudiantes y son muy pocos lo que acceden o son conscientes de los beneficios para la comunidad como para el individuo. Sin investigación en la <> es imposible lograr equipararnos con países desarrollados hacia una investigación de alta calidad y cantidad...
Dr. Julio Cesar Sarquis   Hace 8 meses
Estimado Doctor Gonzalo Casino, muy interesante su planteo, le comento que recientemente publique un articulo de mi especialidad, " Retinopatia Diabetica y neurodegeneracion Retiniana", en ella pongo énfasis en la definición de Retinopatia Diabetica,(RD), desde mas de 100 años se la define como una micro angiopatia, cuando en realidad esta es una manifestación que aparece luego de padecer diabetes por mas de 5 años, se deduce que es una complicación tardía de la enfermedad retiniana,pues la propia Academia Americana de Oftalmologia reconoce que la afección neuroretiniana precede a la aparición de micro angiopatia. Sin embargo se continua definiendo a la RD con el nombre de una complicación. Esto sin duda genera un concepto equivocado y obviamente enfrentamos la enfermedad desde un lugar equivocado, sin dudas el paciente es el mas perjuticado.Doctor Julio Sarquis Catamarca
Sr. Carlos Alberto Pineda Castillo   Hace 8 meses
Bastante revelador para mi, respecto a las “disfunciones” regadas por todo el mundo. Desde mi tribuna de país en vías de desarrollo, me preocupa la situación de las carreras profesionales en las universidades públicas. Aun habiendo sido abofeteadas por el modelo de calidad para la acreditación universitaria, se sigue patrocinando investigaciones de escasa relevancia. Justo hace unas horas leía una frase célebre de Max Planck “Una nueva verdad científica no suele imponerse convenciendo a sus oponentes sino más bien porque sus oponentes desaparecen paulatinamente y son sustituidos por una nueva generación familiarizada desde el principio con la nueva verdad”. Cuan acertadas sus palabras, pero en estos tiempos de inseguridad ciudadana en mi país, compartir esto con mis estudiantes seria hacer apología al sicariato, jajaja. Mientras en la alta dirección de las universidades públicas no impere la meritocracia, seguirán habiendo directores de unidades de postgrado, directores de institutos de investigación y otros relacionados, que no contribuyan a dar sostenibilidad a los estándares de calidad en la investigación.
Lic. Sergio Di Ferdinando   Hace 8 meses
Coincido con lo que pasa según el Dr. Casino y también es cierto la importancia innegable de lo privado para el desarrollo según el Dr. Bevaqua sino vale el ejemplo de el área enfermería, sin financiamiento, sin esponsores para Congresos, ni siquiera investigación de mentiritas...por eso es un dilema creser y desarrollar propuesta sobre salud sin compromisos y sin perder la ética en el camino... Saludos..
Dr. Guillermo Enrique Cribb Libardi   Hace 8 meses
¡Excelente! Conciso y contundente.
Estas reflexiones podrían hacerse extensiva a la "fábrica de pappers" que anidan en ciertos grupos para-universitarios, muchos de ellos con la connivencia del CONICET.
Lic. Emilio Luis Gaviria Lareo   Hace 9 meses
La ciencia no desvela a nuestros dirigentes, progresa a pesar de ellos.
Dra. Clara Roffé   Hace 9 meses
Brillante!!!
Dra. Clara Roffé   Hace 9 meses
lllll
Lic. Emilio Luis Gaviria Lareo   Hace 9 meses
Excelente.
Dr. Delfin Francisco Delgado   Hace 9 meses
Uno de los "criaderos" de Ciencia Basura (Junk Science) en la actualidad, son los tribunales, adonde peritos deshonestos pueden afirmar con todo desparpajo y acompañados de la admiración de los profanos, que los cerdos pueden volar ( los días de sol hasta 200 mts de altura y los nublados un poco menos). En Medicina Legal es muy difícil investigar, ya que entre otras cosas, la dirección en que se mueven los cuerpos médicos forenses la deciden: abogados...
Dra. María Gabriela Mediavilla   Hace 9 meses
En lo personal, soy Licenciada en Biotecnología, doctorada e investigadora de CONICET, quisiera aportar mi experiencia que se relaciona a las ciencias básicas. En mi campo no hay intereses económicos que puedan sesgar el trabajo que hago pero tenemos evaluaciones periódicas que, cada vez más, sólo toman en cuenta "producción científica", es decir el número de artículos publicados y el nivel de las revistas en las que se publican. La presión a la que somos sometidos (es una realidad global, no sólo argentina) en este sentido hace que en muchos casos se "fuerce" la obtención de resultados y, como explica Gonzalo Casino en el artículo, tienen que ser positivos, impresionantes y muchos... Estoy muy de acuerdo con el análisis que se presenta y he sufrido las consecuencias de no adecuarme al llamado "publish or perish" que ha imperado en la ciencia en las últimas décadas.
Dra. Graciela Monica Diletto   Hace 9 meses
Estimados colegas, muy valiosos sus comentarios, realmente existe como en todas las cosas el "vedetismo" lo que mejor vende, se crean conceptos erróneos por parte de los que patrocinan esas investigaciones que no son los propios investigadores, sino las instituciones que intentan ingresar a terrenos pantanosos; como ser la psiquiatría forense, extrapolando conceptos que aún no están validados por la propia comunidad científica; pero que en manos de sujetos que son legos en el tema, resultan confusos y hasta peligrosos, porque por ejemplo terminan creyendo que la prueba fundamental para demostrar la capacidad para comprender y/o dirigir sus acciones desde lo penal va a solucionarlo el informe de una Resonancia Magnética funcional u otro medio tecnológico. No confundamos mas, a quienes debemos asesorar en forma seria. Reitero no son siempre los investigadores los que marcan las agendas de investigación; sino los capitales que mueven dicha investigación, acomodándolo a sus propios intereses.
Dr. José Gabriel Mendoza Durán   Hace 9 meses
Excelente reflexión. Con respecto a la divulgación, el investigador se topa con el mundo de las revistas donde publicar. Esto hace que exista una discriminación en la publicación, pues limitan la publicación de autores que no cuentan con presupuestos amplios. Estos presupuestos vienen a menudo de los multinacionales farmaceúticos.
Dr. Emilio Ricardo Romano   Hace 9 meses
La mediocridad podría responder a que muy pocos tienen acceso a realizar investigaciones de calidad o tener al alcance los recursos necesarios. La investigación como status de un grupo selecto de la sociedad, no ayuda a expandirse y tiende a excluir a aquellos que quieren realizar esta hermosa actividad. Observo que expresan transparencia yo expresaría abrir posibilidades a otros y no cerrar las puertas de la ciencia a nadie y compartir siempre el conocimiento. <>
saludos cordiales!!
Dr. Francisco Jose E. Stefano   Hace 9 meses
Disculpen. Presioné la tecla equivocada y la nota que estaba escribiendo se escapó.
Concluyo, los científicos son humanos y falibles en su conducta. Pero ello no debe llevarnos a criticar a la ciencia.
Apliquemos con justicia las normas de transparencia, etica y honestidad a los científicos y dejemos que la ciencia busque su camino como epifenómeno del trabajo científico.
Tan mal no le ha ido a la humanidad
Dra. Adriana Romero Sandoval   Hace 9 meses
En pocas palabras presenta una gran verdad y problemas por resolver
Dr. Gilberto Rodriguez Gonzalez   Hace 9 meses
Cuanta verdad hay en éste artículo. A lo largo de mi carrera profesionista había notado muchos sezgos en la ciencia. El "mal " en nuestro tiempo, y como ejercicio, cuando hay una excelente charla científica, la mayoría no sabe escuchar ni leer bien los contextos, pero si son "expertos" criticando lo que ignoran.
Felicidades por este excelente artículo.
Dra. Fabiana Cecilia Rios   Hace 9 meses
muy bueno el articulo dr Casino
Dr. Cesar Augusto Navarro Perez   Hace 9 meses
Cordial saludo DR Casino: excelentes anotaciones, el conflicto de intereses ha abarcado todos los campos de la ciencia y a nivel del consultorio si que más, cuando un "pobre" paciente sale con una fórmula de medicamentos llamados "originales", onerosa, inaccesible, pero que le garantiza el profesional eso sí, el congreso europeo...o en peor de los casos el paseo por el mediterraneo.
Dr. GUSTAVO MARIO WETH   Hace 9 meses
Hace largo tiempo que advierto a mis residentes sobre como deben leer los trabajos científicos, durante años los esfuerzos por demostrar que tratar el colesterol habían fallado , hasta que llegó el 4S. Desde ahí se llega a que hoy los bebés deberían beber mamaderas de rosuvastatina y serán inmortales .También innumerables prácticas hoy que se siguen sugiriendo por consenso de expertos pagados sus viajes por los laboratorios. Es difícil entender cómo se manipulan los límites de la normalidad .Hoy descubrimos la vitamina d y los almendronatos. Las investigaciones de población llegan a conclusiones diferentes de las que los "expertos" hacen omisión en sus opiniones. La ciencia dejó de ser creíble y los médicos estamos atados por la desgraciada existencia del poder judicial y de la industria .somos los que les hacemos el juego arengados por un puñado de inescrupulosos. La inmortalidad es muy cara y muy rentable .
Dra. Teresita Benitez   Hace 9 meses
Excelente nota, para tener en cuenta en los congresos nacionales e internacionales para la selección de los temas principales y las muchas veces muy expuestos progresos sin un estricto análisis de las conclusiones...
Felicitaciones al autor.
Dr. Alfredo Aybar Montoya   Hace 9 meses
Felicitaciones Dr. Casino. Usted dice verdades. Se vende lo que se publicita, aunque no sirva. No nos engañemos. A algunos, nos incomoda observar que se lucra con la salud.
Dr. Luis Francisco Barbero   Hace 9 meses
Una gran dificultad presente en la ciencia actual es el manenimiento a ultranza de la disyunción cartesiana y la pretendida veracidad de la observación de la Naturaleza. Ya Heissemberg nos alertó que con la presencia del observador en el campo de estudio se alteraba la objetividad de los datos. Sirva de ejemplo, la necesidad de darle validez al estudio de los afectos desde datos neuroanatómicos, negando las observaciones darwinianas de actos motores que fueron justificados en la filogenia que adquirimos por herencia y se comportan de modo injustificado en nuestras vidas, porque sus descargas no son acordes a fines con el mundo circundante. Dicho en otros términos, no se descargan a través de la musculatura estriada, sno que lo hacen en la musculatura lisaen nuestros propios cuerpos.
Dra. Amelia Josefina Geiger   Hace 9 meses
Excelente sus preguntas
Quiero destacar en este sentido, el rol de intramed, no solo por la calidad de sus actividades y notas
Sino por favorecer en diversas temáticas medicas y no medicas la participación en foros de discusión libres y abiertos
Nada está bien o mal en forma absoluta, creo que ir a un congreso invitado por un laboratorio ,no es cuestionable.
Lo cuestionable es desinformar, presionar, y sesgar, este intercambio de ideas debiera darse en la Facultad, en los hospitales , en forma permanente, es parte de nuestra formación discutir la ética en nuestra profesión
Dr. Alejandro Adrian Bevaqua   Hace 9 meses
Dos ideas iniciales: 1- tanto lo que señala el artículo, como lo indicado por la Dra. Geiger en su comentario, tienen visos de realidad innegables; 2) no tengo, ni he tenido nunca, relación de dependencia con la industria farmacéutica más allá de recibir las cordiales visitas de los representantes de los laboratorios.
Hace tiempo que no dejo de preguntarme -y de interrogar a diversos colegas- respecto a algunas cuestiones que me preocupan; quizás alguno de los lectores de la columna de Gonzalo Casino pueda aportar algo de luz a mis dudas: 1- ¿es posible la educación médica continua sin el aporte permanente de la industria farmacéutica? Los costos de capacitación y los pedidos que se realizan a los APM me hacen pensar que no. 2) ¿Es posible el avance terapéutico sin la inversión de la industria? ¿Los nuevos fármacos desarrollados para la terapia de diversas afecciones son producto de investigaciones estatales, desinteresadas en lo económico o, por el contrario, producto del esfuerzo de la industria privada? 3) Si el profesional tiene dudas respecto al uso, beneficios o daño potencial de un fármaco, ¿carece de herramientas para investigar al respecto antes de su empleo? La existencia de, por ejemplo, la National Library of Medicine, me hacen concluir que no; ergo, la decisión final, crítica, científicamente validada, está en manos del profesional y no del industrial farmacéutico o de su APM.
4) ¿son todos los laboratorios de igual calidad final en sus productos? La realidad me hace ver que no, y más se acentúa la diferencia cuando hablamos de genéricos. A quienes hemos tenido la oportunidad de visitar una planta farmacéutica de avanzada -yo pude hacerlo- se nos abre un mundo impensado de tecnología que escapa a la imaginación de cualquier médico; esa inversión ha de pagarse y debe generar ganancias; si no, sería pura beneficencia.
Finalmente, sólo para no extenderme y no porque no tenga más preguntas, ¿está mal aspirar a un beneficio económico por parte de la industria? Asumo que no; ahora, cuál debiera ser ese margen es ya harina de otro costal. Mientras tanto, lo cierto es que, mientras más críticas se elevan a la industria farmacéutica, más son los pedidos que se le hacen de colaboración a sus representantes. Y eso, es algo que tampoco se dice.
Atte.
Alejandro A. Bevaqua
Dra. Amelia Josefina Geiger   Hace 9 meses
Entre los colegas, de esto no se habla, lo que dice el artículo, es verdad, pero se silencia de tal modo, que la autocrítica ha caído en desuso, Ateneos científicos, congresos patrocinados por laboratorios sesgan los contenidos científicos y los profesionales parecen mirar hacia otro lado.........
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2017