IntraMed - Tecnología - Robótica humanoide con dotes sociales, como herramienta terapéutica
  
Robótica | 14 JUL 16

Robótica humanoide con dotes sociales, como herramienta terapéutica

La robótica humanoide, cada vez más desarrollada tecnológicamente, se vislumbra como eficaz herramienta terapéutica y así lo demuestran ya simpáticos bípedos robotizados, como NAO, recién galardonado dentro de un proyecto de rehabilitación por su capacidad para motivar en sus ejercicios a niños con problemas motrices.
13
1
Fuente: Agencia EFE / Madrimasd.org 

"La robótica de servicio es una de las áreas tecnológicas de mayor proyección de crecimiento en países desarrollados"

Este robot forma parte de una herramienta terapéutica, en el marco del proyecto NAOTherapist, para rehabilitación infantil con robots, impulsado por dos jóvenes investigadores de la Universidad Carlos III de Madrid (UC3M), que ha sido premiado dentro del programa Yuzz, que dirige el Centro Internacional Santander Emprendimiento (CISE). La robótica de servicio, dirigida a convivir con el hombre fuera de espacios limitados y por tanto con menos barreras físicas como el industrial, es una de las áreas tecnológicas de mayor proyección de crecimiento en países desarrollados. Realidades como el progresivo envejecimiento poblacional obligarán previsiblemente a recurrir a este tipo de tecnología para complementar el incremento de labores de atención y cuidado de las personas mayores, según los expertos.

Se trata además de un área con gran proyección en términos económicos. Todo apunta a que el valor de mercado de la tecnología robótica se cuadruplicará en unos cinco años, y pasará de los aproximadamente 20.000 millones de hoy en día a más de 80.000 millones de euros. Los investigadores José Carlos González y José Carlos Pulido, responsables de 'Nao Therapist', han explicado a EFE Futuro que el robot utilizado en este proyecto dispone de un sistema de inteligencia artificial que permite al humanoide interactuar de forma autónoma con el niño, para animarlo a hacer correctamente los ejercicios de rehabilitación. 

NAO ENSEÑA AL NIÑO A HACER SUS EJERCICIOS

Este robot parlanchín, de poco más de medio metro de altura, y gran versatilidad de movimientos, está equipado con un sensor de imágenes 3D y además de explicar al pequeño cómo trabajar para recuperar movilidad, le enseña de forma divertida cómo corregirse cuando no hace las cosas bien. El humanoide anima al crío a estar atento si se despista, aunque habitualmente está muy pendiente a todo lo que le dice este robot, elegido para el proyecto, entre otros motivos, por el material de plástico tan duro con el que está fabricado, que evita romperse en caso de caídas, explica González. 

"La motivación que provoca el robot en los niños es una de las claves del éxito", añade. Con métodos convencionales este tipo de terapias suelen resultar tediosas no sólo al pequeño sino también al terapeuta, porque son muy largas. El robot NAO es muy ingenioso, e incluso recompensa con gratas sorpresas al pequeño cuando se lo merece, por ejemplo, con un inesperado baile u otra espectacular actuación, y por ahora, se ha probado con pacientes del Hospital Virgen del Rocío (Sevilla). 

De sus dos fases de implementación, la más numerosa involucró a entorno una docena de niños de 5 a 13 años, con parálisis cerebral y otros problemas de movilidad de extremidades superiores, dentro de un proyecto de cuatro meses con dos sesiones semanales, que acaba de concluir con éxito como demuestran sus resultados, según sus responsables. La herramienta se implementa acompañada de la presencia del terapeuta, quien puede complementar sus tratamientos con los muchos datos recogidos por el robot sobre cómo realiza el niño los ejercicios. 

LA UC3M, UN REFERENTE EN ROBÓTICA

La Universidad Carlos III de Madrid, de la que dependen los investigadores involucrados en este novedoso proyecto, es referente internacional en robótica, gracias a su prestigioso Robotics Lab y el sello de fabricación de varios robots humanoides con dotes sociales desarrollados por sus ingenieros. Sus creaciones aspiran a prestar todo tipo de servicios sociales: como guías de museos, acompañantes en hoteles, asesores comerciales, etc. 

Teo, Task Environment Operator, por ejemplo de la UC3M, es uno de los primeros humanoides bípedos a escala humana en Europa y está siendo entrenado para manejarse como camarero llevando comida y bebida. Más allá del reto de caminar, algo realmente complejo para los robots, este humanoide de 1,7 metros de altura y más de 60 sensores, cuenta con 28 motores o grados de libertad, y está aprendiendo a moverse con una bandeja sin que se le caiga nada. 

Por su parte, MiniMaggie, un tierno peluche robotizado, de sólo 30 centímetros de altura, que charla amistosamente y expresa alegría, tristeza e incluso se sonroja, ha empezado a usarse con ancianos para fines terapéuticos en centros de día, como parte de un programa de la UC3M con la Fundación Alzheimer España. También esta universidad trabaja con HOAP-3, un humanoide de medio metro de altura para demostraciones, y participa en proyectos de robótica para asistencia y rehabilitación tanto en hospitales como en el hogar, con iniciativas como RoboHealth A, RoboHealth-R o RoboAlz. 

En el marco del proyecto europeo MOnarCH, en el que participa esta universidad, robots de tamaño humano, de 1,5 metros de altura, pasean por los pasillos de un hospital oncológico infantil, en Lisboa, para animar a los pequeños durante su estancia hospitalaria. 

Autor:   Amaya Quincoces Riesco 


 

Referencia bibliográfica:

L.V. Calderita, P. Bustos, C. Suárez Mejías, F. Fernández, R. Viciana, A. Bandera. Asistente Robótico Socialmente Interactivo para Terapias de Rehabilitación Motriz con Pacientes de Pediatría en Revista Iberoamericana de Automática e Informática Industrial 12 (2015) 99–110.

URI: http://hdl.handle.net/10016/20483

Comentarios

Usted debe estar registrado para expresar su opinión. Si ya es usuario de IntraMed o desea registrase como nuevo usuario, ingrese aquí
Sra. Dersidalia Peralta Andrade   Hace 5 meses
Coincido en que su función terapéutica es limitada de manera masiva puede apoyar a la parte lúdica en estancias infantiles con niños sos en desarrollo
Sr. Mariano Macias   Hace 7 meses
"Eres alucinante, ¿te sientes más fuerte?" el pibe responde "si" y el robot casi pisa la respuesta con un "seguro que sí". Ahi está la pauta de que NO escucha/interpreta lo que dice el niño. Pareciera como que tuviese freses pre-establecidas, y de ahí no saldrá. Para mi le falta mucho, ningunas de las conversaciones me parecieron naturales. Solo impacta el aspecto externo (la robótica) pero de ahí a servir para una terapia de rehabilitación falta mucho a mi humilde entender.
Cordiales saludos.
Téc. Juan Manuel Sánchez Jiménez   Hace 7 meses
Muy interesante como alternativa terapéutica que no debe servir como sustituto si no como apoyo al personal profesional.

Un saludo.
Lic. EFRAIN MAMANI MAMANI   Hace 7 meses
Cerrar los ojos y no asimilar que la ciencia nos ha simplificado actividades y en otras nos ha perjudicado – por los excesos que nosotros provocamos – por un lado y aunándolo con nuestra acelerada realidad frente a los demás, afectando; consciente o inconscientemente nuestras relaciones interpersonales en los diferentes contextos: pareja, familiar, académico, laboral, etc. sería poco serio. Esta intervención de la ciencia en esta generación se está dando aceleradamente y ciertamente, nosotros los llamados a trabajar con las personas apoya bastante: las tablets para agilidad mental, memoria, atención, los lentes 3D para programas de desensibilización sistemática, relajación y otros, no hacen mas que conjugarse finalmente estos - equipos robotizados – en una herramienta. Establecer una perspectiva como un instrumento de apoyo dentro de un plan estratégico en la terapia con un fin supremo: mejorar la calidad de vida de la persona, en definitiva vale la pena.
Dr. Juan Manuel Rangel Anguiano   Hace 7 meses
Muy. Interesante

Pero creo que cada día nos llénanos más de tecnología Y cada vez más
Platicamos con máquinas ( los niños. Un alto porcentaje tiene tableta o el celular,los papás juegan menos con ellos tienen menos apego etc ) que no tienen el afecto el sentimiento cariño y el amor que aún le queda al ser humano. Y que llegara al fin. De su vida útil y se convertirá en chatarra y que contaminara más nuestro ya deteriorado planeta. Sin tomar, en cuenta que disminuirá mas las ya escasas oportunidades de empleo.
Yo. Utilizo la tecnología ,pero los. Excesos no son bueno
Ing. Andres Hohendahl   Hace 8 meses
Muy probablemente estos nuevos electrodomésticos parlanchines, funcionen con un conjunto muy limitado de frases pre-armadas, y entiendan solo órdenes directas de un menú de una veintena, difícilmente puedan conversar con una persona aburrida, pero tal vez sí con un discapacitado cognitivo y/o mental, el cual tal vez solo necesita algo que parezca alguien que lo acompañe y haga de vez en cuando algunos ruiditos o frases que parezcan lenguaje, tal como hacían las muñecas parlanchinas con disquitos de plástico de los años 50 ¿se acuerdan?
Hoy en día, el estado de avance mundial de conversación abierta es bastante bueno, pero no lo suficiente para lograr que una computadora alimentada a baterías y contenida en una especie de aspiradora grande pueda realizar las proezas que un centro de cómputos gigante como el que se usó para el concurso Jeopardy, donde 90 servidores de alta prestación (HPC = High Performance Computers) competían con un humano para responder preguntas en tiempo y forma para un juego televisivo.
Hoy los sistemas de reconocimiento de texto hablado son colosales máquinas solo sitas en enormes edificios con servidores que se ven como en la nube-informática, accesibles por internet, cuyo tamaño excede lo que se puede tener en una casa por un par de miles de dólares.
Si estos sistemas poseen conexión wifi y hacen eso, entonces tal vez es posible entablar conversaciones con el nuevo aparato, pero dudo seriamente que su repertorio y flexibilidad sean comparables a un humano de escasa edad, yo diría de más de 2 o 3 años.
Ing. Andres Hohendahl   Hace 8 meses
Dicho esto comento que el lenguaje humano natural es extremadamente difícil de analizar para una máquina, -lo digo como un experto en el tema- y estas computadoras con ruedas o patas de unos pocos miles de dólares no pueden contener algo que en en estado del arte aún no se ha conseguido, y me refiero precisamente a inteligencia conversacional, la capacidad de que una máquina entienda el lenguaje humano abiertamente, sin limitaciones. (continuo en próximo post, pues al postearlo todo junto me da - 500 internal server error - )
Ing. Andres Hohendahl   Hace 8 meses
Es interesante el hecho de que nadie se preocupa por sobre que cosas conversan esos robots, sino por la novedad de poder conversar con una heladera con ruedas, que hace caritas en una pantalla. Lo digo sin ánimo de denostarlos, sino que veo con preocupación que las novedades son más visibles por lo externo que por para qué sirven y si realmente sirven de algo.
Lic. Adriana Posadas   Hace 8 meses
Algo de lo que te hablaba
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2017