Dietas: mucho ruido y pocas nueces - Puntos de vista - IntraMed
   
Escepticemia por Gonzalo Casino | 10 FEB 16

Dietas: mucho ruido y pocas nueces

Sobre la insoportable levedad de las recomendaciones dietéticas
31
16
Autor: Gonzalo Casino Fuente: IntraMed 

El gran espectáculo de la ciencia no hay por qué ir a buscarlo en la física de partículas, en la neurociencia o en lo que pomposamente se llama las fronteras del conocimiento. Lo tenemos encima de la mesa: las recomendaciones dietéticas son todo un espectáculo, pero de tipo circense. El circo de la dieta tiene sus domadores de calorías, sus equilibristas de grupos de alimentos y sus payasos con dietas estrafalarias. Las autoridades sanitarias, con sus recomendaciones enrevesadas y contradictorias, y todo un gentío de vendedores y voceros varios contribuyen a crear un espectáculo lamentable y ruidoso en el que resulta difícil distinguir la voz de la ciencia. “La ciencia dice la primera palabra de todo y la última de nada”, escribió Víctor Hugo, pero en nutrición cada cual escucha lo que más le conviene.

Así las cosas, la ceremonia de la confusión está servida. La información dietética es un terreno abonado para la discusión improductiva y agotadora, trufada como está de argumentos científicos, creencias, tradiciones y prejuicios. En publicaciones y páginas web de todo tipo, los alimentos acaban siendo divididos absurdamente en buenos y malos, en productos que engordan y que no engordan. La norma es demonizar o endiosar unos alimentos que poco tiempo atrás sufrían la suerte contraria. Preguntas elementales como “¿qué es una dieta sana?” o ¿cuáles son los principios básicos de una dieta equilibrada?” no tienen una respuesta clara, todo depende de a quién –y cuándo– se pregunte. Para comprobarlo, basta con rastrear las hemerotecas con palabras clave como margarina, aceite de oliva, huevos, etc. O bien, lo que es todavía más revelador, consultar la Historical Dietary Guidance Digital Collection, una recopilación de las recomendaciones dietéticas del Gobierno de EE UU en el último siglo. En esta documentación, se pueden encontrar argumentos para las más diversas conductas alimentarias, aunque con esta advertencia: “No dé por hecho que estos documentos reflejan el conocimiento científico, las recomendaciones y prácticas actuales”.

Las autoridades sanitarias pueden y deben cambiar sus recomendaciones conforme cambia el conocimiento científico, pero lo cierto es que no han sabido dar con la tecla de la claridad y la comunicación eficaz. Las famosas pirámides de la alimentación (con los cereales en la base y los dulces y grasas en la cúspide), introducidas en 1992 por el Gobierno de EE UU, fueron un primer intento clarificador, pero se prestaban a confusión y por eso fueron sustituidas hace unos años por la figura de un plato (MyPlate) dividido en sectores según la importancia de los distintos grupos de alimentos que hay que tomar a diario (verduras, cereales, frutas y proteínas). Pero esta figura tampoco es un buen resumen.

En otros países se ha optado por evolucionar la pirámide. En España, por ejemplo, la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición introdujo en 2005 la “pirámide NAOS”, que compagina en la misma figura las recomendaciones dietéticas (diarias, semanales y ocasionales) y las referidas al ejercicio físico. La Sociedad Española de Nutrición Comunitaria tiene también su propia pirámide, de lo más rocambolesca, pues añade un piso en la base para recomendar, entre otras cosas, equilibrio emocional y “técnicas culinarias saludables”, y está adornada en la cúspide con una banderita para “suplementos de vitaminas, vitamina D, folatos…”. No deja de ser curioso que Danone haga publicidad de esta pirámide, como tampoco que muchos de los expertos en nutrición aparezcan en las publicaciones de gigantes de la alimentación como Coca-Cola o Kellogg’s. ¿Debemos desconfiar de las recomendaciones y la publicidad de las empresas alimentarias? Por supuesto, pues las multinacionales de la alimentación (Big Food) tienen una enorme capacidad de influencia y están mucho menos controladas que las farmacéuticas (Big Farma). (Véase la serie de PLoS Medicine sobre la Big Food).

El problema es que muchas investigaciones sobre nutrición tampoco son fiables. Aparte de los intereses económicos y profesionales que hay en juego, un punto débil de los estudios que relacionan el consumo de ciertos alimentos con diferentes riesgos y beneficios para la salud es que no miden los alimentos consumidos, sino que se basan en el recuerdo de lo que los participantes han comido, como explica Christie Aschwanden en un clarificador artículo (You Can’t Trust What You Read About Nutrition) publicado en FiveThirtyEight, el muy recomendable medio digital creado por el estadístico Nate Silver. El asunto de la dieta, además, tiene un enorme espesor cultural y plantea grandes problemas metodológicos para su estudio científico. Y, reconozcámoslo, la gran mayoría de los médicos –y muchos autodenominados dietistas– no son expertos en nutrición.

Un abordaje diferente es el de las autoridades sanitarias suecas, que se han dejado de pirámides y platos y han condensado con sentido común los conocimientos actuales en tres tipos recomendaciones: 1) Más: frutas y verduras; pescado y marisco; frutos secos y semillas, y ejercicio; 2) Cambiar a: cereales integrales; grasas “saludables” y lácteos bajos en grasas; y 3) Menos: carnes rojas y procesadas; sal, azúcar y alcohol. No son unas recomendaciones perfectas  y universales, pero tienen la rara virtud de la claridad.

Si hay un campo de la salud en el que el ruido informativo es especialmente ensordecedor ese es el de la dieta. Buscamos información y encontramos mucho ruido; queremos conocimiento, pero nos resulta difícil llegar a él porque lo que en realidad deseamos es confirmación de nuestras ideas y prejuicios. “Nuestra reacción instintiva ante un ‘exceso de información’ consiste en abordarla de forma selectiva. Así, elegimos las partes que nos gustan e ignoramos es resto, y convertimos en aliados a quienes han hecho las mismas elecciones que nosotros y en enemigos a los demás”, escribe Nate Silver en su libro La señal y el ruido. Con la dieta ocurre que siempre se encuentra alguna fuente supuestamente autorizada que respalda cualquier idea y prejuicio. En fin, un espectáculo de circo.

Gonzalo Casino
gcasino@escepticemia.com
www.escepticemia.com
Información actualizada sobre el autor en:
www.escepticemia.com/gonzalocasino


Comentarios

Usted debe estar registrado para expresar su opinión. Si ya es usuario de IntraMed o desea registrase como nuevo usuario, ingrese aquí
Dr. Williams Supri Savón Rodriguez   Hace 1 año
Muy buen artículo, todo es válido si de salud se trata: actividad física, bienestar psicológico, alimentos orgánicos, no drogas ni comidas chataras; comer para nutrirnos, no para saciar el hambre; no es tan difícil.
Dra. Olga Caridad Hector Caballero   Hace 1 año
Comparto totalmente este articulo ,lo importante es balancear los alimentos y realizar actividades fisicas .
Dr. rene osornio cruz   Hace 1 año
La diversidad de información, que siempre depende del producto a vender nos ha llevado a disvariar opiniones acordes a las necesidades, que se requieren, estoy de acuerdo al analisis relalizado, a fin de cuentas la tradicion de la comida es de acuerdo de donde somos. saludos.
Dr. Roberto Natalio Medrano   Hace 1 año
EXCELENTE ARTICULO,ADHIERO COMPLETAMENTE basicamente sabemos que las vitaminas están más en las frutas, los minerales en las verduras y las proteinas carnes, lacteos y huevos, lo mejor es una dieta equilibrada , balanceada
Sr. Juan Antonio Espinosa   Hace 1 año
Creo que la mejor Dieta es la Mediterránea aunque en el interior de ciertos países no se pueden conseguir todos sus componentes. Con respecto a libros tipo "Baje de Peso Rápido Comiendo de Todo" hay miles y sus inescrupulosos autores sinceramente No quieren que alguien reduzca su masa grasa, sino, ENRIQUECERSE VENDIENDO EL LIBRO.
Lic. Lilia Sarango Díaz   Hace 1 año
Gracias, por este articulo, la nutrición no ses la cantidad sin no la calidad,igualmente el metabolismo es el que regula nuestra absorción diferente en cada ser humano. como podre tener este libro lokal@hotmail.com.ar
Lic. Marta Elena Herrera Alvarez   Hace 1 año
Para los asiduos lectores inscritos en INTRAMED que posibilidad tenemos de tener acceso a tan importante libro y que por razones económicas no podemos dar ese viaje, soy terapeuta y sigo muy de cerca tanto a Gonzalo Casino en estos temas como en otros para mis clases y en la práctica profesional, siempre respetando de donde proviene la información científica.Gracias de antemano
Dr. Tito Ricardo Sanchez Redrovan   Hace 1 año
eguerra@roemmers.com.ec
Dra. María Soledad Villagómez Najas   Hace 1 año

Artículo muy interesante. Es importante recalcar que la alimentación va mucho más allá de mantener el peso deseado o soñado. El objetivo real es conseguir un sistema equilibrado de hábitos saludables: alimentación, agua, ejercicio, sueño-descanso, pensamientos positivos...en pocas palabras SALUD integral.
Sra. pilar granja   Hace 1 año
Comparto con usted sus comentarios sobre nutrición tengo 21 anos en la practica de nutrición y salud en mi país y mientras mas investigo y mas estudio muchas veces no se en que creer , su recomendación es fabulosa mas frutas mas legumbres y equilibrio exelente.
gracias
Dra. irene ventriglia   Hace 1 año
si señor
Dr. Estebanvalentin Aicega   Hace 1 año
No soy experto en nutrición,soy cardiólogo,pero coincido totalmente con el autor.
Las recomendaciones sobre dietas no son lo suficientemente científicas y parecen responder a modas transitorias.
Dra. Nancy Cecilia Luna Guerrero   Hace 1 año
Gracias una información interesante
Lo que debemos recomemdar siempre comer frutas de temporada porque son mas baratas a seleccionar cada una de ellas las porcione. Las berduras y cereales de igual forma. Las carnes cual quiera de ellas en nuestro país son caras y no estan al alcance de todos. Pero en cuanto a grasa seleecionar y lo importante reducir al minimo el consumo de ellas
Dr. Miguel Angel Alonso Amorin   Hace 1 año
Después de mas de 200 años de estudios de la alimentación humana, todavía no estamos seguros de los alimentos imprescindibles en la misma y en sus distintas etapas etarias, si sabemos de la influencia reciproca de la dieta sobre la flora intestinal y las modificaciones inducidas por ella en su composición y su repercusión sobre la salud humana.
Dr. Leodán Ramón Rodríguez Pérez   Hace 1 año
Gran documento,estoy de acuerdo en totalidad con lo señalado, muchas gracias.
Dr. Gerardo Rene Barillas   Hace 1 año
totalmente de acuerdo con los suecos. hay que comer en cantidad y calidad moderada y balanceada. existen miles de ditas proque cada quien toma y hace lo que le conviene.en el peso influye la genetica y por supuesto loq ue y como comemos.
Dra. Aida Maria Cara   Hace 1 año
Muy bueno este artículo, dieta: del griedo DAYTA , régimen de vida. Conjunto de sustancias alimenticias que un ser vivo toma habitualmente independientemente de sus necesidades nutricionales, durante 24 hs.
y aquí surgen los intereses multinacionales de la industria alimentaria, que bien dice Gonzalo Casino aprovechan en modificar la pirámide nutricional, surgen modismos, con carencias si no están bien balanceadas: veganos, vegetarianos, lacto-ovo-vegetarianos.
Dr. LUIS ANIBAL RAMIREZ TORRES   Hace 1 año
PIENSO QUE LA MEJOR DIETA ES SABER COMER,EN CALIDAD Y CANTIDAD,COMO TAMBIEN LA PATOLOGIA QUE TENGA.
Lic. Claritza Grau Peña   Hace 1 año
Me gusto mucho este artículo sobre dietas, comparto las recomendaciones para las personas que deciden hacer dietas saludables.
Dr. Jorge Humberto Rodriguez Gomez   Hace 1 año
Plenamente de acuerdo con este buen artículo. De esta manera se evitará que las propagandas sobre "dietas" perjudiquen a la población, sobretodo de niños y ancianos. Evaluar las dietas que han sido demostrada científicamente.
Dr. Jorge Alberto Minguillon   Hace 1 año
Comparto plenamente!!
Dra. Nedka Kuminev Kumineva   Hace 1 año
Si, cierto es un circo. podría hacerse la pregunta:¿por qué en el último menos de un siglo se habla tanto de lo que se come? La humanidad ha sobrevivido millones de años pensando sólo si hay hay algo de comer. Me parece oportuno recordar y hacer recordar a nuestros pacientes qué comían nuestros abuelos, aún hay gente que puede recordar y decir: lo que había. También el problema siempre es el exceso , ¿y el hambre? ¿No seriamos todos más sanos en una sociedad con distribución más equilibrada de la riqueza del planeta que habitamos?
Srta. Pilar Perez Carreño   Hace 1 año
Absolutamente de acuerdo, creo que es la mejor definición sobre el tema , "Mucho ruido y pocas nueces" y " espectáculo de circo", nada esta definido , nada tiene un estudio sin conflicto de intereses" hoy en día todos se dicen expertos en Nutrición.

Solo basta con otorgar indicaciones simples y precisas para que la población en general las comprenda, para realizar una prevención en salud efectiva.
Ahora otra cosa es cuando existe alguna patología ahí debemos dejar de hacer promoción de salud y realizar un tratamiento, hay que individualizar las indicaciones y prescripciones dietéticas de acuerdo a cada paciente y para eso existen profesionales indicados, NUTRICIONSTAS.
Dr. Federico Vazquez   Hace 1 año
Se trata de una propuesta simple que no puede hacer daño.. En paises pobres se practica a diario cuando consiguen algo de comer.Los ejercicios ayudan a mejorar el aparato cardio-respiratorio y elasticidad muscular. Recordar que¡¡¡ UN Kgr.. DE GRASA CORPORAL ES EL COMBUSTIBLE QUE UTILIZA NUESTRO CUERPO PARA CORRER 90 KMS!!!.¿Ud. cree que podria bajar sus kilos demas haciendo ejercicio? ¡Vamos!
Dr.Federico Vazquez. Tucuman. Argentina
Dra. Leticia Laura Isabel Pacheco Vega   Hace 1 año
excelente artículo, los alimentos no son malos o buenos, sino el tamaño de la porción, ya que la alimentación debe incluir la pirámide nutricional, en porciones adecuadas.
Lic. sonia madrigal   Hace 1 año
LN Sonia Madrigal
Muy buen artículo!, sobre todo el hecho de que mientras se sataniza un alimento otro se sobrevalora, pero los criterios cambian igual que cambian las modas!
Siempre he tenido la impresión de que la industria alimentaria, los gobiernos y los grandes intereses tienen que ver en esto. Para muestra basta recordar lo que ha pasado con el huevo, la soya, el aceite de coco, etc.
Dra. Alma Lucy Chiriboga Ron   Hace 1 año
Excelente,excelente,creo en las Nutriologas,medicas especialistas en nutricion,manejan mejor las dietas,pero el criterio sueco suuuper claro y practico,,muchas gracias.
Lic. María Virginia Marinochi   Hace 1 año
Concuerdo totalmente, las multinacionales, a través del marketing y estudio de mercado que realizan, generan determinadas creencias en los consumidores de que lo que es "realmente saludable" y que "no lo es". Lo recomendable es recurrir a un profesional especializado en el tema que pueda dar su punto de vista.
Dra. Luisa Charnaud Cruz   Hace 1 año
Si se lee mucho sobre las dietas saludables se puede llegar a morirse de hambre. Creo que sigue siendo válida la moderación, hasta en la moderación.
Dr. Carlos Grandi   Hace 1 año
Agregaría un polémico artículo (Archer et al.The Inadmissibility of What We Eat in America and NHANES Dietary Data in Nutrition and Obesity Research and the Scientific Formulation of National Dietary Guidelines. Mayo Clin Proc. 2015;90(7):911-926) y su respuesta como Editorial (Mayo Clin Proc. 2015;90(7):845-847).

Dr. Jordi Pericas Beltran   Hace 1 año
Gracias por esta reflexión que centra un poco las cosas.
De todos modos me pregunto si es casualidad que lo que a mi me gusta (y también a mi perro y a mi gato) es "carnes rojas y procesadas; sal, azúcar y alcohol."
Los más...
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2017