El estudio demuestra asociación | 16 ENE 15

Vinculan el asma con un mayor riesgo de apnea del sueño

Cuanto más tiempo había tenido asma una persona, más probable era que hubiera contraído el trastorno respiratorio.
2

Alan Mozes

Dos problemáticas afecciones respiratorias de la adultez, el asma y la apnea del sueño, quizá estén conectadas, sugiere un estudio reciente.

Los adultos que sufren de asma se enfrentan a un mayor riesgo de también contraer el trastorno respiratorio nocturno conocido como apnea obstructiva del sueño, revela una investigación reciente.

El hallazgo surge de un seguimiento a largo plazo de unos 550 hombres y mujeres, de los cuales poco más del 15 por ciento sufrían de asma.

Todos participaban en el Estudio de cohorte del sueño de Wisconsin. Cuando el estudio comenzó en 1988, todos los participantes tenían de 30 a 60 años de edad. Desde entonces, cada cuatro años todos completaron cuestionarios generales de salud, y también realizaron una prueba de una noche en un laboratorio del sueño.

Durante el primer seguimiento a los cuatro años, los autores del estudio encontraron que más de una cuarta parte de los pacientes de asma (el 27 por ciento) también tenían una apnea del sueño de nueva aparición. Esto es en comparación con apenas el 16 por ciento de los pacientes no asmáticos.

Durante el periodo completo del estudio, el equipo concluyó que los pacientes de asma se enfrentaban a un riesgo casi un 40 por ciento más elevado de apnea del sueño que los participantes sin asma.

Además, cuanto más tiempo había tenido asma un individuo, mayor era el aumento del riesgo de contraer apnea obstructiva del sueño, hallaron los investigadores.

Pero aunque el estudio pudo apuntar a una asociación entre el asma y la apnea del sueño, no pudo probar causalidad.

El estudio fue dirigido por la Dra. Mihaela Teodorescu, del Hospital Conmemorativo de Veteranos William S. Middleton y de la Facultad de Medicina y Salud Pública de la Universidad de Wisconsin, ambos en Madison, Wisconsin. Publicaron los hallazgos en la edición del 13 de enero de la revista Journal of the American Medical Association.

FUENTE: Journal of the American Medical Association

 

Comentarios

Usted debe ingresar al sitio con su cuenta de usuario IntraMed para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión. Si ya tiene una cuenta IntraMed o desea registrase, ingrese aquí

 
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2017