Córnea | 20 ENE 14

Entrecruzamiento de colágeno corneal para tratar queratocono y ectasia post-LASIK

Investigación sobre eficacia y seguridad del entrecruzamiento de colágeno corneal para tratar queratocono y ectasia corneal después de LASIK.
Autor: Dres. Ronald N. Gaster, MD, FACS, Ana L. Caiado Canedo, MD, Yaron S. Rabinowitz, MD. Int Opht Clinics, Volume 53, Number 1, 79–90, 2013.

El entrecruzamiento de colágeno corneal (CXL) es un nuevo método, que utiliza una combinación de gotas de riboflavina (vitamina B2 ) para saturar la córnea y luz UV-A que produce una reacción química para acortar el entrecruzamiento entre y dentro de las fibras de colágeno, aumentando la estabilidad biomecánica del estroma corneal. La finalidad del procedimiento es detener el avance del queratocono, de la ectasia post-LASIK y otras ectasias corneales como degeneración marginal pelúcida. En algunos casos, se observó mejora de la agudeza visual, reducción de la curvatura corneal y una mejor calidad de vida.

El entrecruzamiento es conocido en la ciencia de los materiales y en odontología, en donde este proceso enzimático aumenta las uniones moleculares para incrementar la fortaleza de los tejidos. Esto se puede inducir enzimáticamente por medio de aldehídos, fijadores químicos o mediante radiación foto-sensibilizante, este último método ha probado ser el más efectivo. La producción de oxigeno reactivo causa la formación de uniones químicas dentro del estroma lo que lo hace que este se endurezca.



Fig. 1. Wollesank y colegas descubrieron que el entrecruzamiento de colágeno corneal incrementa 328,9% la rigidez de la córnea humana

Estudios recientes de microscopia confocal demostraron que el epitelio actúa como barrera para la riboflavina y que muy pocos entrecruzamientos tienen lugar con el epitelio presente. Esto indica que para que el tratamiento sea efectivo, se debe retirar el epitelio.


En la actualidad se está investigando si para reducir el tiempo del procedimiento, se puede incrementar la radiación y disminuir el tiempo de exposición.

El procedimiento tiene un alto perfil de seguridad. Hasta el momento hemos tenido las siguientes complicaciones: un paciente con hidrop corneal, que se resolvió a los 6 meses con mejoría de la visión; 2 pacientes con úlcera de córnea, que fueron tratadas con antibióticos; 1 paciente con opacidad corneal significativa, con disminución de la agudeza visual durante los primeros seis meses, pero que se resolvió recuperando 5 líneas en la agudeza visual sin corrección y dos pacientes con haze y disminución de la agudeza. Esto suma un total de 2,4% de complicaciones, 6/252.

Wollensak et al han experimentado distintas formas de preparar la cornea para la exposición a UV-A, luego de realizar varias investigaciones demostraron la seguridad y eficacia de la técnica mediante la cual se retira el epitelio. Solo recomiendan no retirar el epitelio en casos de corneas que no son lo suficientemente gruesas, ya que los resultados son tan solo 20% efectivos en incrementar la rigidez de la cornea.  Las ventajas de no retirar el epitelio son menor dolor postoperatorio, menos posibilidad de infección y problemas de cicatrización y se puede volver a utilizar lentes de contacto rígidas más rápido. No obstante, aún no existe información científica suficiente que avale la eficacia de dicho método. 

El próximo paso es que la FDA apruebe esta técnica que constituye un avance importante en el tratamiento de pacientes con queratocono progresivo y ectasia post-LASIK. Una vez que se difunda la técnica los oftalmólogos podrán emplearla rápidamente al detectar el problema, evitando que se pierda más visión. Se están investigando métodos para administrar la riboflavina, como la iontoforesis y para la reducción de exposición a UV-A. En el futuro se perfeccionarán los métodos para realizar el entrecruzamiento de colágeno para poder ayudar a este selecto grupo de pacientes.

Conclusiones:
El procedimiento de entrecruzamiento de colágeno con riboflavina y exposición a UV-A, ha probado ser eficaz y seguro, en particular mediante la técnica que retira el epitelio para la administración de la riboflavina.

♦ Síntesis y traducción: Dr. Martín Mocorrea, editor responsable de Intramed en la especialidad de oftalmología.

Bibliografía:

1. Spoerl E, Huhle M, Seiler T. Induction of cross-links in corneal tissue. Exp Eye Res.1998;66:97–103.
2. Spoerl E, Seiler T. Techniques for stiffening the cornea. J Refract Surg. 1999;15:711–713.
3. Wollensak G, Spoerl E, Seiler T. Stress-strain measurements of human and porcine corneas after riboflavin-ultraviolet-A-induced cross-linking. J Cataract Refract Surg.2003;29:1780–1785.
4. Spoerl E, Wollensak G, Seiler T. Increased resistance of crosslinked cornea against enzymatic digestion. Curr Eye Res. 2004;29:35–40.
5. Labiris G, Giarmoukakis A, Sideroudi H, et al. Impact of keratoconus, cross-linking and cross-linking combined with photorefractive keratectomy on self-reported quality of life. Cornea. 2012;31:734–739.
6. Siegel RC, Pinnell SR, Martin GR. Cross-linking of collagen and elastin. Properties of lysyl oxidase. Biochemistry. 1970;9:4486–4492.

 

Comentarios

Usted debe ingresar al sitio con su cuenta de usuario IntraMed para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión. Si ya tiene una cuenta IntraMed o desea registrase, ingrese aquí

 
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2018