IntraMed - Artículos - Comunicación no verbal en el consultorio
  
Lo que decimos cuando no hablamos | 15 JUL 13

Comunicación no verbal en el consultorio

El lenguaje que habla más allá de las palabras en la relación médico / paciente.
27
37
Fuente: Dr. Rubén Mayer 

Una propuesta informal para empezar a reflexionar sobre la comunicación no verbal del médico es ver en youtube al Dr. Vaca, el personaje de Peter Capusotto. En la parodia, el doctor toma el pulso, ausculta, ve una radiografía,  y sólo atina a emitir un sonido poco alentador mientras una voz en off sentencia: “porque cuando de salud se trata la expresión del facultativo es el mejor diagnóstico”.

En su libro “Comunicación no verbal”, Sergio Rulicki la define como un lenguaje  complementario al de las palabras y transmitido a través de canales distintos: se habla pero a través del cuerpo.

Constantemente los pacientes ponen a prueba el potencial no verbal del médico por su capacidad de generar reacciones con casi todo lo que traen a la consulta: su particular problema, su modo de relatarlo, sus explicaciones e interpretaciones, sus preguntas, su apariencia física y sus sentimientos. También los hallazgos del examen físico, los resultados de los estudios y los familiares del paciente son fuente de reacciones.

Este enorme caudal de emociones ejerce una presión fisiológica y psicológica que se exterioriza corporalmente en gestos, posturas, modos de hablar, ademanes, que el médico expresa sin parar, la mayoría de las veces de manera inconsciente y sin llegar siquiera a darse cuenta ni tener posibilidad alguna de controlar o evitar.

Las personas, en este sentido, somos el conjunto de las expresiones heredadas más las adquiridas a través de nuestra particular cultura (familia, país, región, género, status económico y de poder); piso de gestualidad sobre el que se agregan aquellas que son características de nuestra profesión y, por supuesto, las de nuestro repertorio personal. Se superponen a todas las anteriores las del momento particular que estamos atravesando, las expresiones que hablan de lo que nos pasa en nuestra vida personal y profesional, así como del grado de placer o insatisfacción con lo que estamos haciendo o con el lugar donde trabajamos.

Emociones, presión fisiológica / psicológica y movimientos corporales, todo el tiempo. Siguiendo esta vía se construyen y transmiten mensajes ocultos que refuerzan o contradicen lo que nuestras palabras quieren significar. Otras veces -cuando es mejor no decir o cuando no sabemos cómo- las sustituyen.

Nuestra comunicación no verbal, a través de sus diferentes modalidades, le habla a los pacientes acerca de cómo nos sentimos interactuando con ellos, si nos caen bien o nos producen rechazo, si estamos atentos o dispersos, cómo valoramos lo que vemos y escuchamos, si estamos siendo sinceros o simulando.

La relación médico-paciente es una relación cara a cara, directa y de alto contenido emocional y, como tal, los pacientes buscan (y muchas veces encuentran y en otras creen encontrar) en el rostro, la mirada, en los gestos y movimientos del médico la información que no comprenden a través de un lenguaje verbal encriptado o aquella otra que sospechan se les está ocultando. Quieren dar, en última instancia, con alguna señal de receptividad: ¿habrá prestado atención a lo que dije?, ¿me habrá entendido?, ¿ha llegado a comprender lo que siento?

El contexto en que nos movemos, es sabido, es propicio para la sospecha: existe en estos tiempos que nos han tocado una desconfianza basal en los sistemas y en los profesionales de la salud, desconfianza que es potenciada por consultas cada vez más breves, y por ansiedades y temores cada vez mayores.

De ahí que todo o casi todo puede ser fuente de información –objetiva o subjetivamente-. Algunas tienen por sí solas un peso específico como portadora de mensajes; sin embargo, en la mayoría de los casos los pacientes arriban a una conclusión mediante la integración de indicios y aplicando una lógica o unos códigos difíciles de expresar en palabras pero que dan a la persona la sensación de certeza sobre lo percibido y de la presencia o no de una gestualidad que refleje claramente la intención del médico de acompañar e involucrarse:

  • Cómo damos la mano al recibir y al despedir al paciente: mirando o no mirando a los ojos, con el cuerpo de frente o de perfil, intenso o débil, breve o prolongado, con el brazo flexionado o estirado.
     
  • Con qué velocidad hablamos, interrogamos, revisamos, vemos los estudios o hacemos las recetas.
     
  • Si hacemos contacto ocular al escuchar al paciente o al comunicarle información y decisiones relevantes, o nos distanciamos mirando la pantalla de la computadora.
     
  • Si lo revisamos completa y sistemáticamente, o apenas insinuando la mano o el estetoscopio a través de sus ropas; o directamente ni lo hacemos.
     
  • Si nos posicionamos físicamente por encima o a su mismo nivel.

Además, y tomando el consultorio como territorialidad, podemos adaptar el esquema de A. Mehrabian acerca de las 5 Percepciones del Espacio: de Formalidad, de Calidez, de Privacidad, de Familiaridad, de Compulsión y de Distancia:

  • ¿Atendemos con la puerta del consultorio abierta o cerrada?
  • ¿Toleramos que entren y salgan terceros durante la consulta?
  • ¿La camilla está disponible u ocupada con nuestras pertenencias?
  • ¿Las paredes están libres o tienen diplomas, cuadros, o láminas de la industria farmacéutica?

Son algunos ejemplos, postales comunes de ver todos los días y de las que todos somos protagonistas voluntaria o involuntariamente, con o sin conciencia de las mismas ni tampoco de su repercusión e importancia como generadoras de calidez o distanciamiento, como facilitadoras o inhibitorias de una comunicación íntima y abierta, como declaración de principios de un modelo de relación médico-paciente construido sobre una base de dominancia y acatamiento o, por el contrario, de paridad y respeto por la autonomía.  

No hay ninguna duda que para ayudar a los pacientes hay que saber medicina; sin embargo, los médicos solemos tener una confianza excesiva y desproporcionada en que nuestros conocimientos científicos y nuestro autodidactismo en comunicación alcanzan y serán suficientes para lograr los objetivos más importantes de una consulta. No siempre es así.

La comunicación, no verbal y verbal, es un camino que los médicos recorremos inevitablemente y  de manera intuitiva (inevitablemente de manera intuitiva). Explorando y experimentando bajo el principio de ensayo y error desarrollamos un producto en el que –sin otra alternativa- acabamos confiando aunque sin conocer en profundidad los alcances de su efectividad.

En algunos países la formación en comunicación médico-paciente es mandatoria; sin embargo, hasta tanto en nuestro medio esta preparación no esté incorporada masiva y formalmente en la educación médica el acercamiento dependerá de una iniciativa individual y, en este sentido, el libro virtual de la Dra. M. del Carmen Vidal y Benito que Intramed publicó hace unos años es una de las citas obligadas.

Como todo nuevo intento requiere de un envión y de aceptar llevar adelante un tipo especial de propuesta, bastante más comprometida que la del comienzo, y que F. Savater ha sabido poner en palabras: “Remediar la ignorancia básica sobre un tema con un poco de pasión”.

Dr. Rubén Mayer
Medico Cardiólogo (UBA), ex-jefe de resiendetes del Sanatorio Guemes, Ex docente de la carrera de médico especialista en cardiología (UBA), Investigador del Grupo GESICA en los Estudios GESICA II, III y DIAL    
 

Comentarios

Usted debe estar registrado para expresar su opinión. Si ya es usuario de IntraMed o desea registrase como nuevo usuario, ingrese aquí
Dr. Alfredo Selim   Hace 7 meses
Muy buen articulo, la formación en comunicación médico-paciente es mandatoria;en nuestro medio esta preparación no esté incorporada hay que pensar hacerlo.
Dr. Patricio Gabriel Buendía Gomez de la Torre   Hace 7 meses
importante articulo, y pienso que es bastante pertinente desde el punto de vista de la atención personalizada,
Dr. Hugo Antonio Víctores Gallegos   Hace más de un año
Cuando leí el título "Comunicación no verbal en el consultorio", me atención se desbordó hacia a ésto, ya que pensaba leer algo nuevo sobre el área donde trabajo, sin embargo, mi desilusión fue grande, ya que, a mi parecer, no aporta más que otros escritos sobre "Comunicación no verbal".

Por otro lado, no estoy de acuerdo en lo siguiente...

"Este enorme caudal de emociones ejerce una presión fisiológica y psicológica que se exterioriza corporalmente en gestos, posturas, modos de hablar, ademanes, que el médico expresa sin parar, la mayoría de las veces de manera inconsciente y sin llegar siquiera a darse cuenta ni tener posibilidad alguna de controlar o evitar."

... Ya que como se menciona en libros especializados en relación médico-paciente, el médico tiene que aprender a controlar tanto sus emociones, como su lenguaje corporal, residiendo, en esto, parte del arte de ser médico, sobre todo evitando SIEMPRE, gestos de desaprobación, repulsión o asco. El médico no está peleado con el lenguaje corporal, sin embargo, la sobriedad en este aspecto es harto importante.
Saludos
Dr. Leonardo Alberto Larroca   Hace más de un año
La comunicacion no verbal es tan importante como la verbal ambas deben ser correcta y sentidas que son para seres humanos y no simples obetos de consumo
Dr. roberto rodriguez cedeño   Hace más de un año
Totalmente cierto! Esto no lo aprendes en las aulas, te lo enseñan los pacientes, día a día. Y con el paso de los años lo comprendes. A veces es mas importante esta comunicación que la misma terapéutica.
Dr. higinio malave de la esporiella   Hace más de un año
tiene toda la razon,hayque sentir a los pacientes como lo miran a uno , de verdad y la respusta el dr lucero lo convierte en el humanista mas admirable en años gracias
Dr. Miguel Ángel Centellas Herrera   Hace más de un año
Me parece de vital importancia a comunicación, No verbal, en una consulta medica, que los padres se sientan en confianza, y puedan recibir los comentarios con verdadera calidad y calidez, los gestos, ademanes y forma de enfocar el Diagnostico, tratamiento y el pronostico, mirando a los ojos de los padres, les dará una confianza y empatia plena con su medico.
Dr. Humberto Antonio Lucero   Hace más de un año
Cuando de médicos y pacientes se trata, no puedo dejar de evocar al insigne Maestro Florencio Escardó, quien, con el célebre seudónimo de Piolín de Macramé, escribió los geniales "Oh!".
Aqui va uno de ellos.
"Oh!, nuestro médico.
El médico es el profesional que llamamos para que confirme el diagnóstico que previamente nos hemos hecho. Si coincide con nosotros, nos preguntamos para qué lo hemos llamado. Si no coincide, dudamos de su valor. Si nos receta, pensamos que es mejor que el organismo se defienda solo. Si no nos receta, pensamos cómo es que se nos va a pasar la enfermedad.Cuando nos curamos, nos orgullecemos de nuestra naturaleza. Cuando nos empeoramos, maldecimos de la torpeza del médico. Si el doctor es joven, decimos que no puede tener experiencia. Si es viejo, que no debe estar “a la page”. Si sabemos que va al teatro, que no se da tiempo para estudiar. Si no sabe nada de teatro, que es un unilateral que desconoce la vida. Si se viste bien, que quiere nuestro dinero para lujos. Si se viste mal, que no trabaja porque no sabe nada.Si viene varias veces, pensamos que aumenta las visitas para acrecer los honorarios. Si viene discretamente, que abandona el enfermo. Si nos explica lo que tenemos, que quiere sugestionarnos. Si no nos explica, que no nos considera suficientemente inteligentes para entenderlo.Si nos atiende enseguida, creemos que no tiene clientes. Si nos hace esperar, que no tiene método. Si nos da el diagnóstico de inmediato, que nuestro caso es fácil. Si tarda en dárnoslo, que carece de ojo clínico. Se llama ojo clínico la creencia que convierte a Galeno en Calíbar.El médico es el máximo pretexto de nuestro disconformismo."
Dr. Jesus Alberto Sarria García   Hace más de un año
Felicitaciones por el aporte. Por cierto que la comunicación humana es un fenómeno complejo y mucho más si se trata de la comunicación médico - paciente. La cantidad de información que en ella se intercambia es enorme. Se afirma que en toda conversación el 35 por ciento son componentes verbales y el 65 por ciento del significado social lo obtenemos a través de canales no verbales. De tal modo que un médico envía mensajes a su paciente, aunque no tenga conciencia de ello o aunque voluntariamente no quiera hacerlo. Lo mismo sucede con el paciente.
Dr. Ernesto Cupido   Hace más de un año

La relación es una comunión que hace de un resultado mejor sin duda,estamos en el mismo barco,el mismo destino,no competimos,luchamos para un solo fin CURAR.
Dr. artemio rivera aleman   Hace más de un año
Gracias Dr. Rubén Mayer, nos deja claro que el conocimiento científico es importante, pero la comunicación verbal y no verbal con nuestro paciente tambien reviste importancia y esto se refleja en el éxito o fracaso en nuestros tratamientos, por el apego o desapego que se logre.
Dr. Sergio Alberro   Hace más de un año
MUY BUEN ARTICULO EN LA ERA DIGITAL , PARA NO OLVIDAR QUE UNO HABLA O DICE CON TODO, SU CUERPO Y ACCESORIOS . . .
Dr. Pablo Alberto Chalela Mantilla   Hace más de un año
Buen artículo; jamás se debe perder de "vista" que el médico (un ser humano) está enfrente de un ser humano, una persona; no un "costal" de síntomas.

Pablo Alberto Chalela Mantilla
Dr. Humberto Antonio Lucero   Hace más de un año
Respondo desde mi experiencia de paciente que se asiste en un afamado centro médico de la Ciudad de Buenos Aires.
1. ¿Atendemos con la puerta del consultorio abierta o cerrada?
Sale el paciente que me antecede, la puerta queda entreabierta, desde adentro del consultorio una voz clama "Lucero!"
2. ¿Toleramos que entren y salgan terceros durante la consulta?
Entran y salen terceros y cuartos; la consulta sufre interrupciones breves o prolongadas de causa telefónica celular o de interno.
3. ¿La camilla está disponible u ocupada con nuestras pertenencias?
Reposa la cartera de la dama (Dra.) o el portafolio del caballero (Dr.); he visto tapados, sobretodos, pilas de HHCC, papeles inidentificables y residentes sentados con las piernas colgando y las manos bajo los glúteos.
4. ¿Las paredes están libres o tienen diplomas, cuadros, o láminas de la industria farmacéutica?
Los chivos de laboratorio se cubren entre si; también cunden sobre el escritorio, bajo la forma de recetarios, lapiceras, almanaques y otras formas clínicas de vidrios de colores.
Dr. Marcos Martínez   Hace más de un año
Seguro social en Py: 20 (mínimo, a veces más) pacientes en 180 minutos. Se hace muy difícil pero no debemos dejar de intentar seguir estos principios básicos de manejo en el consultorio. Destaco lo que considero más importante en este artículo: Si hacemos contacto ocular al escuchar al paciente o al comunicarle información y decisiones relevantes, o nos distanciamos mirando la pantalla de la computadora.
Dr. Jose Guadalupe Vega Villagómez   Hace más de un año
MUY IMPORTANTE INVITACIÓN A REFLEXIONAR SOBRE LA "INSPECCIÓN" QUE REALIZA EL PACIENTE EL PACIENTE.

LO MALO ES IGNORAR LA CAPACIDAD DEL PACIENTE PARA INTERPRETAR TAN "SUTILES" MOVIMIENTOS QUE CAPTURA, CUANDO DEL "COLEGA" SE HACE REFERENCIA.
Dr. Gerardo Spatola   Hace más de un año
La observación del nivel de comunicación no verbal alcanzado por el médico "habla más" que todo lo que le diga... Habla de su interés por el paciente, de su pasión por su vocación, de su grado de satisfacción con la tarea... y hasta de su bienestar en la intimidad extra-laboral... Los gestos, las miradas, los tonos de voz "delatan" el inconciente del médico y también parte de su personalidad habitual... Se equivocan aquéllos que creen que el paciente está más concentrado en las palabras que pronuncia que en todo lo que muestra "sin discurso hablado"... Quizás por mi formación profesional en psicoterapia es que me fijo mucho en "cómo transmite" el médico lo que cree transmitir "sólo con palabras" y no se dan cuenta de su frustración, desazón, apatía, rechazo, etc "que muestran" sus gestos, miradas, tonos de voz, etc... Así es el inconciente a la hora de "traicionarnos" más allá de nuestra "buena voluntad" para que no se note lo que "somos frente al otro"... que en este delicado caso es el "otro que nos consulta"... No creo que se solucione tomando "clases de teatro" sino más bien "concientizando y problematizando" estas cuestiones "no habladas y sí actuadas" para pensar una solución posible...
Dr. Roberto Pino Lema   Hace más de un año
Buenísimo. El médico debe entrar en el paciente y vivir su realidad.si es evidente puede transmitir nuestra preocupación por el o al contrario ser despectivos auto suficientes y dar la impresión que no nos importa lo que el o ella sienten.hay de todo en esta profesión desde charlatanes a magos de la ciencia médica que ponen al servicio de ella todos los recursos aprendidos e investigados .gracias doctor por atreverse atocar este tema
Dr. Jaime Flores   Hace más de un año
Estimados

muy bueno el articulo, deseo compartirles un libro desarrollado sobre el tema por el proyecto Salud de Altura en Ecuador, en el año 2008

adjunto el link al libro y en la pagina del proyecto hay mas material interesante

http://www.saluddealtura.com/f...

saludos

Jaime
@jfloresluna
Dra. Monica Leon Garcia   Hace más de un año
MUY ACTUALIZADO SU REPORTAJE PORQUE A VECES NOS OLVIDAMOS QUE SOMOS PERSONA
Dra. Milangel Olimpia Padilla Gomez   Hace más de un año
Mi pregunta es: Solo Medico-Paciente?
Lic. Nilda Bustamante   Hace más de un año
muy bueno el articulo, antes que profesionales somos personas y comunicamos con todo nuestro ser muchas gracias porque nos permite reflexionar nuestro cotidiano accionar
Dr. JERONIMO AYBAR MAINO   Hace más de un año
Muy buen articulo, pequeñas cosas que no encontramos frecuentemente en libros y que tan utiles y fortificantes son a la hora de la practica diaria con nuestros pacientes!
Sr. Martin Rodriguez   Hace más de un año
Excelente art´ículo, muy vigente y poco aplicado. Me encantó.-
Dra. Maria Cristina Cervantes Fuentes   Hace más de un año
Excelente artículo Dr Rubén Mayer esa comunicación no verbal que el paciente descubre y nosotros a la vez la hacemos recíproca los ojos son el espejo del alma en la mirada observamos los sentimientos y afecciones aunado a su aspecto y actitud del paciente descubrimos los que niegan en el interrogatorio y de ahi lo que no pueden expresar ellos sienten esa confianza y perciben que uno esta en comunicación con ellos, Tantos casos como ejemplo una madre lleva a su joven hija a consulta por un dolor en hipogastrio la chica no habla pero en sus ojos me expresa el temor y miedo lo que me hace descubrir que oculta algo más por lo que se realizan estudios confirmando un embarazo de 5 semanas si no me hubiera comunicado con su mirada la hubiera tratado con un medicamento que le afectara más su padecimiento.
Dr. Agustin Gomez   Hace más de un año
hay que saber,estar actualizado,diagnosticar clínica y confirmar paraclinicamente,lo que no excluye un tratamiento empírico de primera línea,hay que estar pulcro,bien vestido,bienpeinado,tener sintaxis adecuada de las frases diagnosticas y escribir en un talon que lleva el paciente niuuestra hipótesis diagnostica,el tratamiento establecido con dosis fármacos tiempos y restricciones,signos y síntomas de alarma y derivaciona loa próxima consulta,ya sea ambulatoria o con algún criterio de urgencia o emergencia.
Dr. rene osornio cruz   Hace más de un año
me parece interesante, el articulo, menciona puntos reelevantes de importancia,la cual se descuida, sin darnos cuenta, o actuamos mecanicamente, y en ocaciones no terminamos en forma profesional la consulta, Me va a gustar leer el libro, para analizar si mis diversos errores en los que descuido o los tomo por un hecho.



Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2017