IntraMed - Arte y Cultura - El que escriba 'habrir' no debería graduarse
El drama de la ortografía y la sintaxis en nuestras aulas | 18 FEB 13
El que escriba 'habrir' no debería graduarse
"El problema no es solo de ortografía. También, o más, es de prosodia. Es decir, la organización de la sintaxis: los puntos, las comas..."
Autor: http://sociedad.elpais.com/sociedad/2013/02/16/actualidad/1361037969_843190.html ElPaís Digital, Madrid

Autor: Elisa Silió

Escribir 'habrir' es una falta de ortografía tan descabellada e inverosímil que parece un signo de rebeldía, como quien escribe okupa. Sin embargo, cuando una profesora de Hispánicas -letras- y otra de Agrónomos -ciencias- repasan en común mentalmente las faltas más habituales de sus alumnos aparece pronto el dichoso habrir. 
 
¿Cómo llegan a una falta tan rocambolesca?

Probablemente, conjeturan las docentes, porque no distinguen 'habría' del verbo haber de 'abría' (casi siempre escrito sin acento) de abrir. Los fallos ortográficos y de expresión son frecuentes en unos estudiantes que con esa ortografía no hubiesen pisado la Universidad. Los profesores reconocen que el panorama es desolador, pero pocos bajan la nota de un examen por la ortografía y la expresión -menos aún en las carreras de ciencias- y no existen reglas comunes para baremar este asunto en los departamentos de las facultades.

"Hay algo de verdad y algo de tópico. Si no hubiera sido por la métrica, el poeta podría haber dicho tal vez 'cualquier ortografía pasada / fue mejor'. Antes había un sector de la población que no estudiaba y que apenas sabía escribir. Ese sector hoy ha accedido a la enseñanza y, por supuesto, escribe mejor", explica el académico Salvador Gutiérrez, que fue el encargado de coordinar Ortografía de la lengua española, el polémico volumen de la RAE, Real Academia Española. "Sin embargo, los que antes estudiaban debían someterse a un largo y duro aprendizaje de corrección idiomática y, como consecuencia, su ortografía alcanzaba un nivel mucho más elevado que el que tienen los que, por ejemplo, acceden hoy a la Universidad".

"El problema no es solo de ortografía. También, o más, de prosodia. Es decir, la organización de la sintaxis: los puntos, las comas... Entiendo 'baca', pero puedo no entender el discurso si no se organiza bien. Es difícil de marcar, pero no se esfuerzan", plantea Flor Salazar, profesora de Filología Hispánica en la Universidad Complutense. "Por ejemplo, está muy de moda no poner las sangrías después del punto y aparte. Hemos copiado a los anglosajones y eso tenía su utilidad", prosigue. "Yo, cuando era pequeña, todos los días hacía una redacción. Y es lo que deberían de hacer ahora. Redacción, redacción, redacción. Recuerdo a una compañera de facultad que, hace 40 años, tuvo un cero por escribir disminutivo".

Amparo Medina Bocos, profesora jubilada de Lengua en secundaria, remarca también la importancia de las tildes. "No es lo mismo 'revólver' que 'revolver', pero está socialmente mejor visto que escribir 'vailar'. Hemos caído en la dejadez. En la calle lees 'cafeteria' y 'antiguedades'. Nada".

"Si un estudiante escribe que la toma de la Bastilla tuvo lugar en 1787 es probable que no obtenga un sobresaliente, aunque quizá tampoco un suspenso. Pero si escribe que la toma de la Bastilla tuvo lugar en 1987, o -como parece que escribió una vez cierto estudiante- que lo que tuvo lugar en 1789 fue la toma de la Pastilla, entonces no necesita una calificación, sino en rigor un aviso de que no ha llegado a ponerse en condiciones de ser calificado en un examen de Historia", opina José Luis Pardo, catedrático de Filosofía en la Complutense. "Creo que este es el mismo caso de las faltas de ortografía (cuando son graves): no es lo mismo si un alumno de primero de Filosofía escribe 'Witgenstein' con una 't' de menos que si escribe el dever ser con uve. Hay que suspenderle, claro está. No hay otra manera de hacerle notar que no cumple las condiciones, pero conviene que se entere de que ha suspendido no por falta de conocimientos, sino por no reunir las condiciones previas necesarias para poder ser calificado". "Es como si en la escuela de ingenieros se preguntasen si hay que ser exigentes en la construcción de puentes o si se debe levantar un poco la mano, aunque algunos viaductos se caigan a la primera ventolera".

Pardo modela a los próximos filósofos y José Manuel Sánchez Ron, en la Autónoma de Madrid, a los que un día serán físicos. Este cuatrimestre el académico de la Lengua ha decidido bajar la puntuación en Historia de la Ciencia, una asignatura optativa, por los fallos "aunque de una manera generosa, no condicionará su aprobado". "He tomado esta decisión individual a la vista de que no conduce a nada decirles que presten atención porque saldrán mejor preparados". El primer día de clase, el científico les recuerda la importancia de escribir bien. "Les digo que no soy su colega y, por tanto, que no pueden escribir como un SMS a los amigos".

El inglés es la lengua franca en ciencias, pero se niega a que se escuden en el argumento de que lo importante es ser capaces de resolver las fórmulas y problemas. "Es la manifestación de un movimiento posmoderno. La ortografía no es un juicio relativo, es una ley absoluta", dice Ron.

Consensuar que se valore la forma y no solo el contenido de lo escrito no parece fácil. Hace una década un grupo de profesores de Hispánicas en la Complutense propuso al decanato un reglamento común al que ampararse ante las quejas estudiantiles, pero este adujo que el asunto no era de su competencia. "Debe bajarse la nota (incluso hasta llegar al suspenso) cuando se trata de faltas graves y/o muy reiteradas. No debería ser preciso ningún reglamento, como tampoco para ir a clase completamente vestido y calzado o no entrar en el aula con mascotas, y el simple decoro (el sentimiento de vergüenza ante el reproche común) debería bastar para que se inhibieran los infractores", sugiere Pardo. Aunque, realista, concluye: "Está claro que esto ha dejado de ocurrir, de modo que es preferible que haya una norma común, si fuera posible de Estado, porque esto sería lo más parecido a no tener que estar todo el rato advirtiendo lo que en realidad no haría falta advertir porque es de sentido común".

Que se lo digan a un profesor de un grado en Comunicación en una prestigiosa universidad pública española enfrentado a sus alumnos por su decisión de rebajar la nota con las faltas. Eso ha supuesto el suspenso de más de uno. "La culpa es de los alumnos, claro, pero también de los docentes. Rebajamos mucho el listón y obviamos la necesidad de subrayar que se debe escribir correctamente en cualquier caso, pero más en el nuestro, porque somos profesionales de la palabra", sostiene desde el anonimato. "Algunos alumnos te dicen que se tiene que valorar solo el conocimiento de la materia y no cómo se escriben las palabras porque para eso existen correctores. Pero en las redacciones apenas queda esa figura y ya no hay tiempo para corregir. Y, aunque los hubiera, no sería excusa".

Este docente esboza un presente y futuro negro en la Universidad: "La comunidad educativa tiene cada vez más miedo a imponerse. Los alumnos se atreven a decir y hacer cosas que en nuestra generación nunca habríamos hecho, y los profesores se asustan -en algunos casos- o, sencillamente, evitan los problemas porque, con la crisis, ven recortados sus ingresos, aumentado su trabajo y lo último que les apetece es enfrentarse a reclamaciones y quejas".

En la Comunidad Valenciana quieren ponerle coto a las faltas en las PAU (Pruebas de Acceso a la Universidad), eso sí, solo en las asignaturas de Lengua y Literatura II. En la Selectividad se rebajará hasta tres puntos por las faltas (0,25 por las grafías y 0,15 por las tildes), un descuento que llegará a los cuatro en 2015. El recorte es paulatino para dar tiempo a los institutos a que solventen el problema. La reforma de los planes de estudio del Ministerio de Educación prevé también reválidas al terminar la primaria y la secundaria. Dos pruebas externas que quizá obliguen al profesorado a hacer hincapié en la ortografía.

"Terminar con las faltas es complicado porque el resto de profesores consideran que es un tema de Lengua que no les compete y no bajan la nota", lamenta Javier López, periodista de formación y docente de Lengua en el instituto Serranía de Alozaina (Málaga). Existe también la queja inversa: ¿si no le suspende el de Lengua, cómo lo voy a hacer yo en Historia? "El español no es patrimonio de los profesores de Lengua. Es de todos. Y cada uno en su ámbito tiene que enseñar su léxico y en clase de Matemáticas no puedes dejar que un niño escriba hangulo. No puedes", razona Medina Bocos.

Hace tres cursos, López, de 37 años, comenzó a ser profesor de Lengua y Literatura y le sorprendió "una didáctica del siglo XIX en el XXI". En su opinión, para mejorar la ortografía "ya no sirve, como funcionó con generaciones anteriores, hacer dictados o copiar muchas veces una palabra mal escrita". Él mantiene contacto a través de las redes sociales con sus alumnos y les obliga a expresarse con corrección. "Cuando escribías una carta te esforzabas, aunque fuese a un amigo, porque era algo de lo que quedaba constancia y decía mucho de ti. Por eso quiero que entiendan que en Tuenti o en Facebook también se puede escribir bien y tienen que elevar el registro. La relación alumno-profesor no puede ser la misma que entre ellos". López saltó a los medios con su campaña Tu ignorancia me alimenta. "Por cada falta que le restaba puntos en el examen tenían que traer un producto si querían recuperar la nota", recuerda. Y así donaron 500 kilos de comida.

No todo son malas noticias. Hay una minoría muy preocupada por la lengua. Lo constatan en el departamento de dudas de la RAE, Español al Día, que recibe un centenar de preguntas diarias. "Cada vez más gente accede a la educación media y superior y un buen dominio de la herramienta lingüística es imprescindible para acceder a puestos de trabajo cualificados. También ahora hay más medios para obtener información y resolver cuestiones lingüísticas, como los diccionarios de dudas o servicios como el nuestro, que permiten a los hablantes obtener respuesta a sus preguntas sin tener que buscarla por sí mismos en manuales de gramática u obras de referencia, a menudo, difíciles de entender y digerir", cuentan.

El descrédito del uso del lenguaje es tal que unas oposiciones a Policía Municipal en Las Palmas de Gran Canaria levantaron polvareda el año pasado por esta razón. Cien candidatos denunciaron ante el registro del Ayuntamiento la prueba ortográfica que solo aprobaron 17 de los 168 opositores. La prueba consistía en descubrir los fallos de 22 frases en 10 minutos. La cuestión es: ¿debe el Estado bajar el nivel requerido? "No es que las instituciones hayan de ser severas, sino justas", matiza Gutiérrez, también catedrático de Lingüística en la Universidad de León. "Los que desean acceder a un puesto de la Administración no solo han de conocer los asuntos que atañen a la plaza a la que concursa, sino también a la lengua en que se expresan. Si los policías tienen que redactar informes o levantar actas, han de demostrar en la oposición que pueden hacerlo de forma correcta".

El filósofo Pardo no da crédito: "Denuncian al Estado los infractores de la norma más elemental para la convivencia (el uso respetuoso y compartido de la lengua), pero si el Estado permitiese las infracciones, que es lo que sí sería un delito atroz y una dejación escandalosa, nadie pondría una denuncia. Todo un ejemplo de moralidad pública". Y se muestra categórico: "Los organismos no deben dejar de castigar a los infractores de la ortografía como no dejan de hacerlo con los infractores de las normas de tráfico".

Con la reforma educativa del ministro Wert, los alumnos de secundaria recibirán un 25% más de clase de Inglés, Matemáticas y Lengua. Quizá entonces el drama de las faltas se acabe o, al menos, se aminore. De alcanzarse este objetivo, será el adiós al hit del momento: ola k ase.

SE + HAN = 'SAN'

  • El punto final no existe y las frases no arrancan con mayúsculas. Estas se usan indistintamente.
  • 'Haber' y 'a ver' es el mayor quebradero de cabeza.
  • Por contagio de la manera de escribir por móvil desaparece la ch, que pasa a ser x. Mucho es 'muxo'.
  • La g es hoy w. Uno no es guapo sino 'wapo'.
  • Las palabras acortadas en los apuntes de clase -'tb' por también o 'pq' / porque- se ven en los exámenes.
  • Los términos se funden: 'derrepente', 'asique', 'osea'.
  • 'Hecho' de hacer y 'echo' de echar no se distinguen.
  • Aparecen nuevas palabras como el gerundio 'tuviendo'.
  • Una s por una x 'espectativas' y una n que no existe 'transtorno'.

Comentarios

Usted debe estar registrado para expresar su opinión. Si ya es usuario de IntraMed o desea registrase como nuevo usuario, ingrese aquí
Lic. Adriana Mabel Camponovo   Hace 8 meses
Yo conocí a un médico que leerlo generaba cefalea... escribía coraSon... con S y sin acento. Llegué a dudar si realmente era médico... ¿ Cuántas veces durante el tiempo que cursó la carrera leyó la palabra "corazón" ??? ¿Cómo es posible? Es lo mismo que escribir "PROFESIONAL" o "Sialorrea" con "C".
Dejémoslo ahí... Me da vergüenza ajena.
Lic. EMERIDA DEL CARMEN   Hace 1 año
En República Dominicana existe una situación alarmante de profesionales de la salud con verdadera problemática de escritura, no ya de caligrafía, que era una situación de no tener forma de entender lo que se escribe. En los últimos tiempos tenemos un desconocimiento en caligrafía y estoy de acuerdo en que aun se tenga habilidades en el trabajo del sector salud, la debilidad en la caligrafía indica sobradamente falta de calidad en el servicio que se ofrece.
Opino que esta debilidad básica debe llamar la atención y ser resuelta desde los niveles básicos de la formación.
Dr. César Antonio Infante Gonzales   Hace 1 año
Estoy de acuerdo con lo planteado, la ortografía es la imagen del profecional y por tanto hay que alimentarla con el hábito de lectura.
Dr. Carlos Alberto Velasquez Cordoba   Hace 1 año
Una vez recibí un paciente con una nota de una colega que afirmaba que éste tenía el antecedente de un "vaipaz" coronario. (By pass).
Otro escribió que el paciente padecía un sindrome de "daun" (Down) y que tenía varios "ayasgoz" al examen físico.
¿ Cómo creer que estos dos personajes pasaron por una facultad de medicina?
Me inclino a creer que 'aprendieron' medicina viendo programas de televisión. Es evidente que nunca leyeron un libro.
Dra. Graciela del Valle Ferreiro   Hace 1 año
Lamentablemente, la dedicación que nosotros, chicos y grandes , les damos a la ortografía, es muy poca. No debería ser así.
Tendríamos que leer más libros. Tendríamos que ser más exigentes con la forma en que escribimos.
Deberíamos comenzar en las escuelas, y continuar en nuestros hogares con nuestros niños.
No solamente los profesionales de la Lengua Castellana deben escribir y expresarse correctamente , sino , cada persona que hable nuestro idioma.
He visto escribir a mis colegas en las evoluciones diarias de los pacientes, " horina" o colocar " aller " en vez de ayer.
No hay que olvidarse que somos el ejemplo de nuestros hijos , y si comenzamos a escribir bien, ellos también lo harán.
Dr. Hector Rodolfo Mazzei   Hace 1 año
Soy bioquímico y docente universitario, recuerdo haberle bajado la nota a un alumno (a quien le expliqué cuál era la causa de tal actitud) por haber escrito mal en el pizarrón unas palabras. Todavía hoy me recuerda que el bochorno que pasó le hizo reflexionar y preocuparse por aprender a escribir.
Los docentes de mi cátedra tienen la orden de bajar nota por la ortografía. Todos pensamos que no es buen profesional quien no sabe redactar ni expresarse en forma adecuada.
El uso de la computadora no impide que se escriba bien, lo que pasa que nos hemos vuelto ansiosos y queremos terminar todo rápiso, lo que nos lleva a no revisar lo escrito, como ocurre en uno de los comentarios anteriores.
Dra. Patricia Alejandra González Colquhoun   Hace 1 año
Es verdad, cada día se escribe peor; tal vez sea porque no se leen libros como antes y el entretenimiento pasa por la televisión, los juegos en la computadora o vaya uno a saber la razón. Lo cierto es que nadie se preocupa cuando uno se lo hace notar y apelan al "igual se entiende". Si fuera docente, sin dudarlo bajaría puntos por una mala ortografía o una mala redacción; sobre todo a nivel universitario, no puede ser que un profesional no sepa escribir correctamente
Lic. Fernando Javier Aure   Hace 1 año
Es un tema complejísimo.Tiene muchas aristas.Ya Sarmiento había observado este problema,y postulaba la implementación de una ortografía afín al habla,escribiendo por ejemplo "caye" en vez de "calle" y demás.Por otro lado,en la actualidad hay un declive de la cultura letrada en beneficio de la oralidad y la transmisión de saberes e información a través de los medios electrónicos,que incentivan el abandono de la lectura en pos de estímulos más directos e icónicos,multimediales.Ya lo decía el pensador canadiense Marshall Mc Luhan, con su idea de la aldea global,semejante a un gran barrio donde corren los chismes a través de la televisión.Sumémosle a esto el deterioro cultural y educativo que tuvimos en los 90 con el neoliberalismo en nuestra región.Costará años remontar la cuesta.
Dra. Victoria Salas   Hace 1 año
Hay que diferenciar los errores de ortografía de las "seudo-abreviaturas fonéticas" como les llamo, que son esas cosas que uno escribe en un sms para ahorrar caracteres, porque los caracteres tienen precio, y queremos ahorrar dinero también. Sabemos perfectamente que está mal escrito, pero el "mensaje llega igual".
Además yo suelo tener errores ortográficos aunque leo mucho y escribo mucho, eso se debe a que mi memoria es figurativa, cuando imagino algo no visualizo la palabra, sino figuras, debo concentrarme para recordar palabras que no uso a menudo.
El tema de la H es complejo, desde que uno es niño debe aceptar a existencia de una letra muda que nos complica la vida jejeje
¿Cómo se enseña ortografía? Aparentemente hay nuevas formas más pedagógicas de enseñar ortografía que hacer repetir 100 veces una palabra cuando nos equivocamos, mejores que los rayones rojos que tuve que soportar de niña, tan vergonzosos. Es fundamental transmitir la importancia de la ortografía y la redacción a los estudiantes demostrándole el porqué de su función, la etimología de la palabra que ayuda a recordarlas, etc. Esta el viejo chiste de "pague" "pagué" "pago" "pagó" como varía el mensaje esté o no la tilde. Entiendan, aquellos que tienen un pensamiento más sistemático y menos creativo, que el lenguaje hablado (el primero que aprendemos) es totalmente diferente al escrito, que algunos nos cuesta desprendernos de este antes de escribir y que muchos tenemos una memoria diferente y nos cuesta recordar letras. Si a la pedagogía y el razonamiento no a al autoritarismo y la descalificación. Saludos.
Srta. Patricia Ines Chisty   Hace 1 año
Lo peor es que he visto errores de ortografía en maestros y profesores. Palabras tales como desparasitación escrita con c, sobre todo escrito todo junto, siempre bromeo al respecto y digo: sobretodo en invierno, si es sobre todas las cosas va separado, valla por vaya del verbo ir, o halla de haya del verbo haber, o llendo en vez de yendo del verbo ir. Yo soy de la vieja escuela en que nos corregían con rojo, y se hacía con todo lo que estaba mal fuera la materia que fuera, y los errores de ortografía restaban puntos.
Pasa que no había televisión y leíamos y mucho, y por supuesto la escuela era diferente. Lástima cómo se ha degradado la instrucción (nunca hablo de educación,pues debe ser impartida en la casa), encima si uno corrige a alguien contestan cualquier barbaridad.
Dr. Juan Castro Cossi   Hace 1 año
Escribir correctamente denota integridad, en razon que el lenguaje escrito es la herramienta del pensamiento.
Jc
Dra. Ana Paredes   Hace 1 año
Interesante artículo y muy atinado el comentario de la Dra. Miryam Magali González González del Pino. Considero que la lectura y la escritura son dos acciones que deben ir de la mano, y no verse ajenas una de la otra. La lectura por sí sola no es suficiente, hay que comprender lo que leemos y escritura nos ayuda a desarrollar el pensamiento divergente.
Dra. Elisa Maria Sontag   Hace 1 año
Hola. Soy veterinaria y en los últimos 2 años cursé varias materias de la carrera de Medicina en la Universidad de Buenos Aires como alumna vocacional. Realmente me resultó preocupante, no el hecho de que los alumnos tengan tantas faltas de ortografía, sino el hecho de que chicos que ya están por su 4º año de carrera, ya en la UDH, me digan literalmente " me c... en la ortografía" "la ortografía no salva vidas". Y no fue uno, sino unos cuantos. Por opinar lo contrario, por decir que hay que tratar de escribir bien, no importa si sos médico o ingeniero o abogado, por decir que me da vergüenza ajena ver una historia clínica con errores garrafales como el del ejemplo de la nota, por decir que no quiero que me atienda un médico que escriba "beces" en lugar de "veces" en las indicaciones de su receta, por todo esto me echaron de una de las páginas de facebook de la carrera y me bloquearon. Realmente es una pena ver estas cosas. En el caso de la UBA creo que el hecho de que el 90% de los exámenes (incluso finales) sean por el sistema multiple choice aumenta el problema, los chicos no prestan atención cuando leen (supongo que para estudiar leen) y encima jamás escriben.
Creo que todos podemos equivocarnos, somos humanos. pero ¿que no les importe? ¿que digan que en un médico eso no importa? Realmente deprimente.
Dr. Alejandro Lloret Rivas   Hace 1 año
Los programas correctores automáticos de ortografía de los procesadores de texto deben ser inactivados por regla, para la elaboración de trabajos escolares.Sería una gran contribución a la enseñanza permanente del uso del idioma (de cualquier idioma) en la profesión médica.
Sr. Lenin Esau Carrasco Dioses   Hace 1 año
Dra. Miryam, me identifico con su comentario. Es cierto, actualmente se tiene una gran dejadez por tener una ortografía y caligrafía de calidad; estoy seguro el poco hábito de lectura que tienen las personas incrementa estas deficiencias...
Saludos...
Lic. Antonella Baldesari Sciammarella   Hace 1 año
usualmente veo que usan de manera indistinta: hay, ahí, ¡ay!
Dra. ANGELA MARGARITA MATOS IMBERT   Hace 1 año

Dra Angela Matos Imbert
ESTOY DE ACUERDO EN QUE EL HÁBITO LECTOR !!LEER MUCHO!! ES UNA GRAN HERRAMIENTA PARA TODOS LOS PÚBLICOS - ESTUDIANTES, PROFESIONALES- LES AYUDARÁ A MEJORAR TODOS LOS ASPECTOS COMENTADOS EN ESTE FORO.

GRACIAS
Dra. Miryam Magali González González del Pino   Hace 1 año
El artículo en cuestión tiene implícito todo lo que se pueda decir. Es cierto que dice mucho de la persona, sea quien sea, que al escribir comete errores ortográficos y problemas de sintaxis que pueden hasta cambiar el significado de texto escrito. Es como mirar a una persona por dentro, es el reflejo de su ¨yo¨. Cuando vemos algo escrito de alguien que no es un profesional y está bien organizado y sin errores ortográficos, nos da la impresión de que se trata de una persona que tiene un nivel cultural elevado, sea cual sea su nivel de instrucción. Todo lo contrario sucede cuando se trata de un profesional, desluce totalmente su posición social como ente social. Eso efectivamente no solo sucede con estudiantes o recién graduados de cualquier especialidad, sino se puede ver por adultos de cualquier especialidad y denota la falta de importancia que le conceden a la gramática, tan necesaria para la buena comunicación; qué decir cuando se trata de un profesor frente a un grupo de alumnos que al expresarse o escribir en el pizarrón comete cualquier falta de ortografía, se demerita totalmente frente al auditorio y pierde su status social tan importante para poder ser respetado. No creo que se debe principalmente a la modernización de los medios como la computadora pues si la persona tiene el interés de hacer las cosas bien, lo hace. La lectura es el mejor medio para adquirir una buena ortografía entre otras cosas. En mi país se tiene en cuenta la ortografía para la calificación de cualquier tipo de ejercicio escrito y se desaprueba un examen por ortografía en cualquier carrera incluyendo por supuesto la de medicina.
Gracias
Dr. elias perez abraham   Hace 1 año
No es raro encontrar médicos que pronuncian "dísnea" o "úrea",de hecho siempre escucho "endoscopía" o "estadío" pero en los textos de origen Español siempre se lee " endoscopia" y "estadio",sin acentos.
Sr. Cristian Gabriel Cares   Hace 1 año
Si bien es cierto lo que comenta la Dra. García Lozano, los errores ortográficos no solo son frecuentes en estudiantes o médicos recién recibidos, sino que es muy común observarlos en médicos de larga trayectoria, y no sólo en el lenguaje escrito. Personalmente estimo que cerca del 80% de los profesionales de la medicina pronuncian la palabra "sindróme" (que es inexistente y de hecho es una aberración), en lugar de "síndrome". La formación profesional, cualquiera sea su área, no debería centrarse estrictamente en los aspectos concernientes a determinada carrera, sino que habría que hacer hincapié en la correcta escritura y pronunciación, de ésta manera el profesional estaría completamente formado.
Dr. higinio malave de la esporiella   Hace 1 año
tiene ud toda la razon , pero en este mundo lleno de computadoras que , a veces un tecleo del teclado , como vmos rapido , cambia las cosas y uno termna enviando escritos ue dan pena
Dra. Ana Maria Garcia Lozano   Hace 1 año
Es muy cierto lo de la ortografía y la redacción, en el lugar donde trabajo que es un hospital es muy frecuente observar y peor leer las historias clínicas, evoluciones y anotaciones de los jóvenes que se están preparando para médicos con múltiples errores ortográficos, mala redacción y pésima caligrafía, estoy convencida de que el médico tiene que tener una buena ortografía, redacción y caligrafía (a pesar de que en este tiempo ya tenemos a las computadoras), ya que a diario nos enfrentamos al llenado de múltiples documentos como: recetas, indicaciones, certificados, etc. Por tal razón trato de corregir los errores solicitándoles que mejoren en estos tres puntos, Creo que no debemos dejar pasar la oportunidad de indicarles como se debe hacer, de esta manera contribuyo un poco a su formación no solo como médicos sino como hombres y mujeres capaces de ser mejores en la sociedad.
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2014