IntraMed - Artículos - Demencia y sabiduría
  
Escepticemia, por Gonzalo Casino | 06 FEB 12

Demencia y sabiduría

Sobre el declive cognitivo en la edad media de la vida y la búsqueda de las claves de la longevidad mental
6
14
Autor: Gonzalo Casino Escepticemia

Realmente no hay que sorprenderse demasiado porque las funciones cognitivas ya den muestras de deterioro hacia la mitad de la cuarentena, como sugiere un reciente estudio publicado en el British Medical Journal (BMJ). Las capacidades físicas, desde la fuerza a la resistencia, empiezan a decaer mucho antes (probablemente nada más completarse el desarrollo), al principio de forma imperceptible y luego de forma cada vez más notoria. Lo realmente sorprendente es haber supuesto que el declive cognitivo no empezaba antes de los 60 años. Con las pruebas que aparecen ahora se han desatado las preguntas, las especulaciones preventivas y las alarmas por la sombra alargada de la demencia.

Tras un seguimiento durante más de una década de 5.198 hombres y 2.192 mujeres, el estudio publicado el 7 de enero de 2012 en el BMJ venía a concluir que, en las pruebas de memoria, razonamiento y fluidez verbal, las personas situadas en la franja de edad de 45-49 años ya presentaban un déficit cognitivo del 3,6% (tanto hombres como mujeres). El editorial de la revista británica (How early can cognitive decline be detected?) plantea que si el declive cognitivo es evidente ya en la cuarentena, los esfuerzos preventivos necesitan empezar mucho antes. De acuerdo, pero ¿qué se puede hacer?

Y esta pregunta se despliega en otros interrogantes que no tienen una respuesta clara, como por ejemplo: ¿Habría que hacer intervenciones diagnósticas generalizadas? ¿Hasta qué punto puede modificarse o revertirse la propensión a la demencia? La actual ignorancia sobre el cerebro y en envejecimiento cognitivo impide plantear estrategias preventivas bien fundamentadas, más allá de un vago “ejercitar la mente” y de la importancia de promover un estilo de vida saludable, especialmente cardiovascular, apoyado en la idea cada vez más consolidada de que lo que es bueno para el corazón es bueno para mente.

Herederos como somos del dualismo cartesiano, parece como si la mente hubiera quedado separada del cuerpo a la hora de plantearse medidas preventivas. A pesar de ciertos excesos e incongruencias de la medicina preventiva, aceptamos sin mayores problemas los chequeos físicos y las pruebas de despistaje. Pero con la mente y el cerebro andamos un tanto despistados. Los exámenes sobre las capacidades cognitivas no están todavía implantados y los estudios sobre la utilidad de los programas específicos de brain training no acaban de demostrar su utilidad, como mostraba un estudio publicado en Nature el 20 de abril de 2010 (Putting brain training to the test).

El su libro La paradoja de la sabiduría, el neuropsicólogo Elkhonon Goldberg planteaba la interesante hipótesis de que el cerebro pierde con los años agilidad y destreza mental, pero gana comprensión intuitiva; pierde potencia bruta en la resolución de problemas, pero gana sabiduría cognitiva o, dicho en términos menos poéticos y más científicos, mejora en el reconocimiento de patrones. Este discípulo de Alexander Luria sostiene que, con los años, el cerebro izquierdo, más especializado en el procesamiento de patrones, gana en relevancia al derecho, más enfocado en la novedad. “Si valoramos la sabiduría”, escribe, “entonces la vejez es un justo precio a pagar por ella”.

Hay muchos ejemplos de personas de edad avanzada que conservan una mente brillante y unas capacidades cognitivas que envidiarían muchos jóvenes, pero hay también cada vez más casos de demencias y alzhéimer. Con el envejecimiento de la población, la amenaza del desmoronamiento de las funciones cognitivas y la incapacidad funcional es un problema para el que de momento no hay solución médica. Más allá del imperativo genérico de ejercitar el cerebro para crear nuevas neuronas, la neurociencia está todavía lejos de comprender las claves del deterioro cognitivo y su prevención. Y, desde la perspectiva de la salud pública, este es sin duda su mayor reto para las próximas décadas.

Gonzalo Casino (Vigo, España, 1961) es periodista y pintor. Su curiosidad se enfoca hacia las confluencias del arte y la ciencia, el lenguaje y la salud, la neurobiología y la imaginación, la imagen y la palabra. Licenciado en Medicina, con postgrados en edición y bioestadística, trabaja en Barcelona como periodista científico e investigador y docente de comunicación biomédica, además de realizar proyectos individuales y colectivos como artista visual. Ha sido coordinador de las páginas de salud del diario El País y director editorial de Ediciones Doyma (después Elsevier), donde ha escrito desde 1999 y durante 11 años la columna semanal Escepticemia, con el lema “la medicina vista desde Internet y pasada por el saludable filtro del escepticismo”. Ahora ha reanudado esta mirada sobre la salud y sus intersecciones con la biomedicina, la ciencia, el arte, el lenguaje y otros artefactos en Escepticemia.com y en el portal IntraMed.  * Archivo completo de Escepticemia desde 1999 

Comentarios

Usted debe estar registrado para expresar su opinión. Si ya es usuario de IntraMed o desea registrase como nuevo usuario, ingrese aquí
Lic. Margarita Moretti   Hace más de un año
interesante , excelente que promuevan bibliografia al respecto ! gracias ! saludos a todos.
Dr. Jose Guadalupe Vega Villagómez   Hace más de un año
Los comentarios nos exigen pensar en la necesidad de mayor investigación sobre las las incontables variables que desencadenaria el estudio.
El artículo es bueno, despierta la necesidad de saber más sobre el tema, felicidades.
Dr. Tulio A. Cimerilli   Hace más de un año
MUY CIERTO, SR. ALCÁNTARA VARGAS... comparto su comentario. Volviendo al tema edad / experiencia profesional, recuerdo uno que me hizo mi suegro, antiguo Médico Generalista en el populoso Barrio de Mataderos (Buenos Aires), referente a mi reciente culminación de la Residencia en Medicina Interna (en el CEMIC, Buenos Aires también-un sitio al que tuve la suerte de acceder-). Y me decía mi suegro - que ya 'se fue' - : Ustedes, los muchachos 'nuevos' en la Profesión, creen saberlo todo, o casi... pero con los años vas a ver que te faltaba algo que NO SE ENSEÑA EN LA FACULTAD DE MEDICINA, sino que se aprende en el Consultorio, y en los Hospitales... con los años. Claro, se refería a "eso indescriptible" que es el CONTACTO CON LOS PACIENTES... con la Parte Humana de ese contacto... //// En un comentario más arriba, me disculpo si algún Colega joven se sintiera 'tocado' por el término de 'lavarse el rabo', pero me refiero al aspecto a que hago alusión en éste comentario... (yo también, y todos, por así decir : 'salimos de West Point, ahora vienen las Trincheras...' UN ABRAZO PARA TODOS, Dr. Tulio A. Cimerilli.
Sr. Enrique Alejandro Alcántara Vargas   Hace más de un año
Estimado Dr. Tulio A. Cimerilli

1.- En Asia se alaba la sabiduría por su cultura ancestral, (V.gr. Confucio).

2.- Una de las fuentes más importantes de la sabiduría y acervo congnitivo es la experiencia (vivencias) lamentablemente muy pocos la convierten en acervo (no la guardan ni retienen).

3.- Hoy en día la televisión destruye todo.
Dr. Tulio A. Cimerilli   Hace más de un año
ESTIMADO SR. ALCANTARA VARGAS... ¿Porqué en la mayoría de los Países Asiáticos se venera la Sabiduría de la 'vejez' ? Porque a mi criterio, es real... (a menos que uno padezca Alzhemier, demencia senil, etc.) La 'Civilización Occidental' en cambio supone que toda persona mayor de 50-60 años.... 'ya es un "viejo", con sus aptitudes mentales ineptas, deterioradas' -cuando están en la plenitud de la Sabiduría! Basta pensar en quién o quiénes fueron los verdaderos Sabios de la Humanidad actual... Sócrates, Platón, Cicerón, Confucio.... y varios otros, que ahora no recuerdo. ¿Y qué, eran imberbes adolescentes? No, sin duda. Se me da por pensar que ahora estamos haciendo una 'Apología de la Juventud' (35 años o menos, cuando lo único que saben es 'lavarse el rabo' -si es que lo saben-)... o, si no, son meramente Técnicos de la hoy llamada.... "Civilización"...Saludos, Dr.Tulio A. Cimerilli, Patagonia, Argentina.
Sr. Enrique Alejandro Alcántara Vargas   Hace más de un año
Con todo respeto para el artículista pero en lo absoluto comparto su teoría, debido a que en sus estudios de campo, ignora absolutamente cual fue el modus vivendi del grupo de personas que sometio a estudios. Contrario a sus afirmaciones la decadencia del poder cognotivo empieza a decender desde que el individuo decide abandonar el uso de su intelecto, (decerción en los estudios) y mientras más temprano lo haga más temprano perderá el poder retentivo. Las personas que vivieron de su mente son los que sin muchos problemas llegarán a 80 o 90 años lucidos y al contrario, los que vivieron de su fuerza física, serán los que desde muy temprana edad, inclusive los 20 años mostrarán problemas de entendimiento o inteligencia. Mi estudio de campo, 33 ños catedrático en la UNAM, con alumnos desde 17 años hasta entrados los 50, el grado de aprovechamiento del senecto, 20 o 30 veces menor al del joven, con todo el empeño que quisieran aplicarle, por ello, absurda la educación para adultos mayores que sólo hacen los gobiernos para buscarles entretenimiento. El cerebro humano funciona exactamente como una computadora, nueva, con sistema operativo exclusivamente, así nacemos, pero tendrán que llegar los programas, los cuales entrarán al disco duro por los puertos, en el ser humano los puertos son los cinco sentidos. Sin información adicional la computadora no podrá llevar a la pantalla ningún proceso informativo, (puerto de salida) así el ser humano sin materia cognositiva o acervo de conocimiento, tampoco podrá dar ninguna respuesta, (hablada o escrita)
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2017