Por la Dra. Mónica Katz | 29 AGO 11

No Dieta

Una voz de protesta contra el modelo de hambre como paradigma terapéutico del sobrepeso.
49
89
Autor: Dra. Mónica Katz Fuente: IntraMed 

Hemos construido entre todos una cultura con eje en la imagen y la eterna juventud. El resultado, la búsqueda de lo inalcanzable para muchos: un cuerpo delgado y perfecto. Pero lo más interesante y no por ello menos paradójico es que tras más de un siglo de dietas, presenciamos una epidemia global de obesidad. Frente a ello, la ciencia ha respondido con tres tipos de estrategias: guías alimentarias, etiquetas con información nutricional y dietas. Las dos primeras solo han generado exceso de información  y por ende mayor confusión entre los consumidores. Las últimas, de tanta restricción  y prohibición, dispararon  un fenómeno preocupante: la demonización alimentaria. El acto de comer ya es un ilícito.

Es impactante ser  involuntaria espectadora de lo que la gente es capaz de padecer para alcanzar un modelo corporal idealizado. Los dietantes son seres sufrientes, pero silenciados. ¿Cómo se genera el silencio? No adhiero a teorías conspirativas. “Pagan para que nadie hable”, “Hay intereses detrás”.No señores! Somos todos nosotros, pacientes, profesionales de la salud, sociedades científicas, universidades, medios de comunicación y entidades regulatorias quienes callamos frente a prácticas no éticas. Existen consensos, pero no se utilizan para validar las prácticas.

Lo que me preocupa es la proliferación de propuestas terapéuticas cada vez más riesgosas y carentes de evidencia científica  que llegaron para instalarse como el paradigma terapéutico. Validadas por famosos, por gurúes o por los medios que las difunden; dietas extremas en calorías; dietas de hambre. Dietas extremas en nutrientes; dietas prehistóricas hipertróficas en proteínas o minimalistas en hidratos; Dietas como metarreligiones. Pero lo peor es que este dietismo pandémico no muestra funcionar para la mayoría y sin embargo reina un profundo silencio ¿cómplice? ¿Pecamos de indiferencia?

No todos defendemos esas prácticas. Cuando uno escucha a los jóvenes, cuando observa su entusiasmo por cambiar el mundo en el que viven, no puede bajar los brazos. Sabiamente Bernardo Houssay sostenía “Tengamos ideales elevados y pensemos en alcanzar grandes cosas, porque como la vida rebaja siempre y no se logra sino una parte de lo que se ansía, soñando muy alto alcanzaremos mucho más”.

Así surge la idea del 1° Encuentro No Dieta. El propósito es salir del silencio, es juntar nuestras voces de protesta a un modelo de hambre como paradigma terapéutico del sobrepeso. Convocamos a los que creen que es posible perder peso sin renunciar al placer primario del alimento y del placer. Será posible sostener nuevas ideas frente a los viejos errores? Los necesitamos para cambiar.

Mónica Katz
Médica especialista en nutrición, Directora de la Carrera de Especialista en Nutrición con Orientación en Obesidad y del Posgrado en Nutrición de la Universidad Favaloro, fundadora del Equipo de Trastornos Alimentarios del Hospital Durand. Además, dirige Núcleo Terapéutico Nutricional (NTN) y Fat-Fit (
www.fat-fit.com.ar). Es autora de los libros No dieta y Comer.


15 de Octubre en la Sala Pablo Picasso del Paseo La Plaza, Bs As 

"Alcanzar un cuerpo cómodo y saludable sin renunciar al placer primario del alimento"

 

Comentarios

Usted debe ingresar al sitio con su cuenta de usuario IntraMed para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión. Si ya tiene una cuenta IntraMed o desea registrase, ingrese aquí

 
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2017