Por el Profesor Dr. Andrés Mega | 04 JUL 11
¿Quién le teme a los psiquiatras?
Las secuelas para la salud de un prejuicio socialmente instalado. La lúcida reflexión de un destacado psiquiatra argentino.
4
7

Uno viene a descubrir con el tiempo que la madre de uno tenía razón, después de todo. Cuando me recibí de médico y le comenté que seguiría mi formación como psiquiatra, mi madre me dijo, con decepcionada expresión: "¡Tanto estudio para ser psiquiatra!". Aquello era la manifestación de algo que es vox pópuli en esta sociedad: los psiquiatras son personajes de temer, que generalmente están locos, internan a la gente injustificadamente y medican a los que no pueden internar. Un verdadero peligro social. Esta opinión ha sido usada muy redituablemente por la industria cinematográfica, que, desde Nido de víboras hasta la reciente La isla siniestra , confirma que lo más revulsivo respecto de la psiquiatría es verdad y está vigente.

¿Por qué toda esta cuestión con los psiquiatras? ¿Por qué no con otras especialidades médicas? Bueno, la enfermedad mental sigue teniendo en pleno siglo XXI un margen de misterio e imprevisibilidad apto para el imaginario popular, terreno fértil para las fantasías más elaboradas.

La psicofarmacología, subespecialidad que ha revolucionado el campo de los tratamientos y recuperado a millones de pacientes en todo el mundo, es sumamente joven, con sólo 60 años de existencia, y los modernos tratamientos en psicoterapias reconocen su inicio en el primer tercio del siglo pasado. La combinación de ambos es el mejor tratamiento disponible, según lo afirma la American Psychiatric Association.

Con todo, el temor al psiquiatra se impone. Cuando se desliza que alguien tiene un problema anímico, es válida y comprensible la consulta psicológica, pero si es necesario ver al psiquiatra, esto es percibido como un recurso in extremis. De hecho, una vez un gerente vino a verme a una primera consulta, y apenas se sentó, me miró y gravemente me espetó: "Jamás pensé que iba a caer tan pero tan bajo como para tener que venir a ver a un psiquiatra".

¿Qué es lo que toda esta superchería acerca de los psiquiatras logra en la gente? La consecuencia es que las personas que tienen problemas psíquicos más graves no lleguen a tratarse. En rigor, las estadísticas nacionales e internacionales indican que sólo un 20% de pacientes con patología psiquiátrica llegan a ser vistos por un profesional especializado, y que el 80% restante circula entre diferentes especialistas que no logran diagnosticar y tratar adecuadamente sus afecciones. Estas vidas se dirigen al deterioro en forma inexorable. Flaco favor hacen ciertos medios a la sociedad cuando baten el parche de la leyenda negra de la psiquiatría y siguen alimentando la superstición.

La depresión mayor -patología que lleva al aislamiento social, a la desinserción laboral, al deterioro y al suicidio- está hoy en el segundo lugar mundial, según la OMS, entre las patologías más invalidantes, y en general, puede ser resuelta eficazmente con el tratamiento con el médico psiquiatra. Pero existen miles de depresivos que no se tratarán jamás, amparándose en el miedo a los psiquiatras. Ojalá esto cambie, porque la psiquiatría contemporánea está capacitada para cambiar la cara de la enfermedad mental, si la trata a tiempo, y para transformar la vida de las personas que la padecen.

© La Nacion

Prof. Dr. Andrés Mega
Presidente Fundacion Millennium-Psiquiatra/Psicoterapeuta

 

Comentarios

Usted debe ingresar al sitio con su cuenta de usuario IntraMed para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión. Si ya tiene una cuenta IntraMed o desea registrase, ingrese aquí